8 /13

1.

Delicadeza femenina

Un juego de vasos y copas en tonalidades rosas, le dará a tu mesa un sutil efecto romántico que puedes potenciar combinándolo con una vajilla sencilla y clásica, con algún color en la misma gama cromática.

2.

Cristal quebrado

Si al color le añadimos cierta textura, tenemos unos vasos tan originales como estos. Parece que estuvieran rotos en mil pedazos y el color morado es fácil de combinar y le aporta calidez a la mesa.

3.

En la onda

Este set de jarra y vasos de cristal en color verde, tiene el plus de llevar un tallado en forma de círculos, lo que le da un efecto muy singular y refrescante.

4.

Ponte morado

Estas copas en color berenjena son estupendas para disfrutar de un buen vino, pero no te limites, porque también puedes usarlas para el agua. El tono complementa la delicada vajilla chinesca.

5.

La belleza está en el interior

Si quieres poner un toque alegre y divertido en tu mesa, nada mejor que estos vasos blancos. Nos encanta el juego de colores y tamaños; son ideales para un tentempié casual con los amigos y geniales para los niños.

6.

Cristal neoclásico

Cuando lo clásico y lo moderno se tocan, puede dar lugar a una mezcla tan maravillosa como esta. Las copas talladas en rojo tenue aportan elegancia, mientras que las lisas en rojo intenso le dan la nota original a la mesa. ¿No te parece apetecible?

7.

A juego con el cielo

Para esas comidas al aire libre, nada más inspirador que estos vasos labrados en color azul. Si además añades una vajilla de cerámica artesanal y creas algo de contraste con un centro de mesa, triunfarás.

8.

El equilibrio perfecto

Si combinas unas copas de cristal rosa, con unos platos de cerámica en los mismos tonos, harás que tus invitados a la mesa se derritan antes de ver la comida. La ligereza del cristal y la solidez de la loza forman un tándem exquisito.

9.

Detalles temporales

Para estas navidades, qué mejor que añadir un poco de color a tu mesa y hacerla diferente y elegante. En este caso, los vasos rojos resaltan el delicado dibujo de la vajilla.

10.

Mismo color, distinta intensidad

Las copas recrean un Pantone en naranja y amarillo que llenan de vitaminas la mesa. Porque una mesa bonita no se limita a las grandes ocasiones.

11.

El verde… again

Ni duda cabe que ha sido uno de los protagonistas de este año. El color verde también invade nuestras mesas y nos invita a brindar por la esperanza. ¡Salud!

12.

Coordinados con la bebida

Si tomas vino tinto en una copa roja, por qué no beber una refrescante limonada en estos vasos verde limón. Ponerle color a tu cristalería, le da un extra de estilo a cada una de tus comidas. 

13.

Una mesa bicolor

Puedes hacer que tu cristalería, las servilletas y los centros de mesa, sean uno.  Mira esta propuesta donde el azul y el blanco toman protagonismo.

Ofreces una cena en casa y piensas en qué darás de aperitivo, cuál será el plato principal, el postre, el vino… parece que tienes todos los detalles controlados para que sea una gran noche. Sin embargo, tan importante es lo que vas a servir en la mesa, como dónde lo vas a hacer. Sí, la vajilla y la cristalería, elementos clave que van a aderezar tus momentos especiales y a darle un plus de estilo a todas tus comidas.

En este sentido también existen tendencias que determinan qué es lo in y lo out sobre el mantel y en cuestión de cristalería tienes que saber que el color se ha apoderado de las mesas más chic y que tenemos todas las claves para que lo pongas en práctica.

Una mesa monocromática

Puedes elegir un color para tu cristalería: rosa, azul, amarillo… el que decidas, pero que haga juego con el resto de la mesa, es decir, la vajilla y la mantelería. Esta es la forma más sencilla de poner color en tu mesa sin arriesgarte demasiado. Conseguirás una puesta en escena muy elegante pero con ese toque de originalidad que le dará el color.

Arcoíris sobre la mesa

Utilízalos sin miedo y atrévete con los contrastes y combinaciones un tanto estridentes. Mezclar elementos decorativos y crear ambientes eclécticos resulta de lo más inspirador, así que ha llegado el momento de experimentar sobre la mesa. Puedes optar por colores distintos pero de la misma gama, por ejemplo, unas copas rojas en consonancia con vasos para el agua en un tono fucsia sería ideal y daría un ambiente multicolor y energizante a tu mesa.

Contraste para las grandes ocasiones

Uno de los efectos más buscados en lo que a grandes eventos se refiere, es crear un efecto óptico impactante al utilizar la vajilla en algún color oscuro (como negro o gris), y la cristalería en un color más llamativo (podría ser burdeos o rojo intenso). Te sugerimos que la loza sea opaca para que el contraste sorprenda todavía más.