1 /10

1.

Cocina nueva con solo cambiar los frentes

Será lo más parecido a estrenar cocinar pero sin tener que echarla abajo. Mantén la "caja" o estructura, sobre todo si está en buen estado, y cambia las puertas de los armarios. Pero ojo: para que te salgan los números, los módulos deben ser estándar. Puedes aprovechar, por ejemplo, para incluir módulos de vitrina en los armarios altos. Cocina con mobiliario de DM pintado, en Contilan Cocinas.

2.

El poder transformador de la pintura

Si no te interesa cambiar el mobiliario de tu cocina, siempre puedes renovar su imagen con pintura. Los esmaltes para muebles se pueden utilizar sobre melamina, aglomerados o incluso madera maciza. También aprovecha para cambiar los tiradores, así el cambio de look será completo. Aquí, los muebles son un diseño de la decoradora Gemma Gallego. Antepecho con baldosas que simulan los antiguos diseños hidráulicos, a la venta en Azul Acocsa.

3.

Un suelo continuo y sin obras

 El microcemento ofrece esta posibilidad, ya que puede instalarse sobre el suelo antiguo, sin tener que levantarlo, siempre que esté nivelado. Además, se trata de un suelo continuo, sin juntas, lo que garantiza un fácil mantenimiento; se puede elegir entre una gran variedad de tonalidades, está disponible en 4 acabados y puede restaurarse en caso de aparecer grietas. En su contra, es un suelo que se raya y se marca con los golpes.

4.

Pintar las paredes

Es una de las reformas más fáciles, económicas y con mayor poder transformador. El cambio se hará más evidente si eliges un color distinto al que tenías. Lo mejor es que elijas una pintura acrílica, ya que es resistente a la humedad y la grasa. Antes de pintar aplica una capa selladora contra la humedad. Puedes aprovechar para pintar un rincón con pintura de pizarra, como se ha hecho. 

5.

Estrena azulejos

¡Y sin tener que arrancarlos! Basta con pintarlos para que tu cocina respire un aire nuevo, una opción económica, que puedes hacer tú mismo y con un efecto transformador increíble. Lo único que debes tener en cuenta es elegir un esmalte especial para azulejos. Si no te decides por el color, no lo dudes: el blanco es apuesta segura. No pasa de moda, es luminoso y queda bien con todo.

6.

Renovar la encimera

 Te sorprenderá ver cómo cambia la cocina con solo cambiar la encimera. Elige un material resistente, sufrido y fácil de mantener: saldrás ganando. Las más resistentes son las de porcelánico y las de acero inolvidable. 

Encimera de Silestone. Mobiliario de The Singular Kitchen.

7.

Protege las paredes

Un antepecho es una opción perfecta para proteger de la grasa y las salpicaduras la zona de los fuegos. Elígelo a juego con la encimera para que el conjunto se vea más integrado, como se ha hecho aquí, que se ha apostado por un antepecho y una encimera de Silestone blanco Zeus. Los materiales más habituales por sus buenas prestaciones son el acero o los sintéticos. 

8.

Una iluminación más sostenible

No se trata de cambiar las lámparas, sino las fuentes de luz. Reemplaza las bombillas por Leds y verás cómo lo notas de inmediato en tu próxima factura de luz (el ahorro en energía es notable, además de que su vida útil es mucho mayor). Si quieres reforzar, además, la iluminación de la zona de trabajo, puedes instalar linestras de Leds, como se ha hecho aquí.

9.

Estrena grifería y ahorra

 Renovar la grifería no solo es una cuestión estética, sino también práctica. Todo son ventajas: dará una personalidad nueva a tu cocina, no supone un gasto excesivo, es fácil de instalar y, lo más importante, te ayudará a reducir el consumo de agua. Y es que las nuevas generaciones de griferías incorporan dispositivos que pueden reducir el consumo de agua en un 50%. 

Grifería de Grohe.

10.

Viste las ventanas con screens

En la cocina, son la opción más práctica. Su tejido, fabricado con hilos de fibra de vidrio recubiertos de PVC, no se deforma ni se decolora por el sol y basta un paño húmedo para mantenerlo en perfecto estado. Además, puedes elegirlos con la trama más abierta o cerrada, según si necesitas más o menos claridad. 

Estos son de Bandalux.

Eso de "cuando me toque la lotería reformo la cocina" es un muy típico. Pero lamentamos decirte que las probabilidades de que eso ocurra son mínimas. Y no. No pretendemos tirar por tierra tus sueños. Lo que queremos es hacerlos realidad sin que tengas que esperar a ganar "el gordo". Estrena cocina por muy poco con estas 10 ideas de reforma low cost que te proponemos. Lo mejor: también son muy rápidas. Así que tendrás cocina ¡tan pronto como quieras!