NO MÁS FROZEN

Cómo descongelar el congelador: paso a paso

Que la Navidad no llegue a tu nevera. Si notas que te cuesta cerrar la puerta y tu congelador empieza a parecerse al castillo de hielo de Frozen, ya vas tarde. ¿Cómo, cada cuánto y por qué hay que descongelar?

nevera-panelada-en-cocina 412981

Estamos en plena época prenavideña, a punto de hacer la compra del siglo y de atiborrar la nevera y el congelador con un sin fin de exquisiteces: los langostinos, la pierna de cordero, el pescado... Lo cierto es que es el mejor momento para aprovechar y darle un repasito a la limpieza de la nevera en general, y la del congelador en particular.

congelador con recipientes de cristal

¿Cada cuánto hay que descongelar el congelador?

Cuando abrimos y cerramos la puerta, el aire que entra hace que se forme hielo. El hielo funciona como aislante y esto provoca que el motor tenga que hacer un sobreesfuerzo para poder mantener la temperatura adecuada, elevando el consumo eléctrico. Esto repercute también en la vida útil del electrodoméstico. Mira, aquí te decimos cómo cuidar de tu nevera.

¿Sabías que solo 3 mm de escarcha en las paredes del congelador, equivale hasta un 30% más de gasto energético?

Por eso lo ideal es descongelar el congelador dos veces al año. Una puede ser durante las vacaciones de verano. Si sales, puedes aprovechar para vaciarlo por completo y una vez limpio, dejarlo reposar durante tu ausencia. Verás cómo también lo nota tu factura de luz.

NEVERA OK

Otra fecha que te recomendamos agendar como "día de descongelación", es justo ahora. Como te decíamos, sabemos que estamos próximos a hacer la compra de Navidad y es una buena ocasión para ordenar, ver qué alimentos aún están en buen estado y cuáles no, ordenar y clasificar y dejarlo listo para el momentazo del año. Todos deberíamos aprovechar estas fechas para descongelar la nevera, por higiene, por ahorro energético y por espacio.

Relacionado con este artículo

¿Cómo descongelar la nevera?

  • Sin excepción lo primero que debes hacer es desenchufar el electrodoméstico.
  • Pon trapos alrededor de la nevera para evitar que se hagan charcos de agua con los que pudieras resbalarte.
  • Saca toda la comida que tengas y métela en una nevera portátil o en bolsas térmicas, aunque lo ideal sería que aprovecharas para hacerlo cuando no tengas nada congelado.
  • Ve sacando los accesorios y cajones con cuidado. Si el hielo los ha dejado pegados, espera a que se derrita un poco, de lo contrario, podrías romperlos.
  • Limpia los cajones con agua y jabón.
  • Cuando se haya derretido el hielo por completo, procede a limpiar el interior del congelador. Puedes utilizar una mezcla de agua y bicarbonato, así matas dos pájaros de un tiro diciéndole adiós a los malos olores.
  • Seca bien los accesorios antes de colocarlos y vuelve a enchufarlo a la corriente eléctrica.
  • Es recomendable que aproveches para limpiar y colocar el resto de la nevera.
  • Nota: Si se ha descongelado algún alimento, no vuelvas a congelarlo de nuevo.

nevera-panelada-en-cocina 412981

Es muy importante repetir esta operación dos veces al año. Así que ya sabes, si quieres que tu cena de Navidad sea perfecta, adelántate con los preparativos y comienza por descongelar tu nevera.

Un consejo: Existe modelos no-frost con los que te olvidarás de descongelar de una vez por todas. ¡Echa un vistazo!