¿No sabes de qué color pintar la habitación infantil? En este tema encontrarás toda la inspiración que necesitas para darle un nuevo look al cuarto de los peques.

2 /19

1.

El blanco nunca falla en una habitación infantil (de niño o de niña)

00461871b

Sin duda, uno de los mejores colores para pintar una habitación infantil. ¿Por qué? Porque se adaptará a todas y cada una de las etapas de tu peque: la de los dinosaurios, la de los aviones y hasta la de vaqueros. Con unas láminas, estará solucionado. Además, otra de sus ventajas es que es la opción más económica (la blanca es la pintura más barata) y combina con todos los colores. Para que no quede frío, añade elementos de fibra, como una alfombra, una butaca o la lámpara.  

itera, armario de madera de pino con persianas mallorquinas pintadas de blanco mate, potro de piel, butaca de fibra vegetal y alfombra, todo en Cassai Home & Fashion. 

2.

BEIGE, UN COLOR TODOTERRENO PARA LA HABITACIÓN INFANTIL

00521453

Es normal tener dudas, sobre todo cuando hablamos de elegir el color del dormitorio de los niños. ¿Les gustará?, ¿se sentirán a gusto con él? Una opción tan socorrida como funcional y exitosa es pintar las paredes en color beige. Se trata de una tonalidad neutra y unisex que, además, podrás combinar con cualquier estilo decorativo. Otra de sus ventajas es que es un color atemporal, elegante y que aporta mucha luz. Aquí te enseñamos cómo pintar una pared, por si te apetece ponerte en plan manitas.

3.

Verde grisáceo, muy armónico

041 DSC2943

Para nada queda serio o triste. Más bien queda cool, ¿no crees? Eso sí, no olvides aplicarlo en habitaciones con mucha luz y donde las piezas principales sean blancas, para no oscurecer la estancia demasiado. Si lo vas a elegir para decorar las paredes, juega con textiles cálidos en tonos caldero y rosas empolvados.

Taburetes, en La Maison. 

4.

TOPO, UN TONO NEUTRO QUE PEGA CON TODO

00456670b

Hace unos años, el color topo arrasó en el terreno de la moda y la belleza (¿recuerdas los esmaltes de uñas?). Hoy, este tono neutro entre el gris y el marrón sigue causando furor en los interiorismos. ¿Te gusta cómo queda en las paredes de esta habitación infantil? Para restarle seriedad, se optó por una cama con dosel  y un estilo entre boho y provenzal. Aprovecha la base neutra de las paredes para jugar con los estampados en los textiles.

Literas, de IKEA. Alfombra, en Sacum. 

5.

Amarillo suave, perfecto para la concentración

00477487

Y una opción muy atemporal. Además queda igual de bien tanto si es para las paredes de una habitación infantil de niño como si es de niña. Es relajante y fomenta el ánimo, pero es que además aporta un punto cálido muy agradable y acogedor. 

Mesa, cajonera y lámpara flexo de Ikea. Silla de Coton et Bois y alfombras de Carolina Blue.

6.

¿Y QUÉ NOS DICES DEL NEGRO? SÍ, SE PUEDE

 FER5095

Cuando pensamos en una habitación con las paredes pintadas en color negro, lo último que imaginamos es un dormitorio infantil. Sin embargo, en estancias que rebosan luz natural puede ser una opción interesante, siempre y cuando te guste el estilo nórdico. El truco para mantener a raya la oscuridad es elegir el mobiliario en color blanco, al igual que el techo y, a poder ser, los marcos de puertas y ventanas. También te ayudarán las fibras naturales, los textiles suaves y las láminas decorativas para darle ese toque infantil.

Cama y mueble libreria de La Redoute. Cuadros de Amaya de Alba. Cojines rosas de La Redoute. Cojines amarillos y de nube de H&M Home. Los vichy son de Decoshop. 

7.

Rosa, el color más dulce de la paleta

Dormitorio infantil pintado en color rosa con mobiliario blanco y cama tipo nido 00412101

Si buscas colores para pintar la habitación de una niña, no te vamos a engañar, el rosa sigue siendo uno de los favoritos. Lo bueno de este color es que se puede jugar con distintas intensidades y matices para generar el efecto deseado. En este dormitorio, por ejemplo, los tonos empolvados y sosegados aportan romanticismo y dulzura junto al mobiliario de color blanco. Sin embargo, no resulta nada cursi. La clave está en los textiles y en los elementos decorativos. Ellos pondrán el broche final al estilo.

Mobiliario, diseño de la decoradora Laura Ehlis, realizado a medida. Papel pintado, de Dijous. Pavimento, de madera.

8.

Verde oscuro para una habitación muy natural

Dormitorio infantil con litera blanca y pared pintada en color verde oscuro

Con un verde oscuro en las paredes que los traslade directamente a la selva amazónica. Utilízalo si la habitación tiene mucha luz natural. Y combínalo con muebles de color blanco y piezas de fibras naturales para crear un ambiente vivo y alegre. Muy acertado como color para habitaciones de niño. ¡Descansarán como angelitos!

Litera de madera blanca, de Kibuc. Fundas nórdicas, manta, cojines, cestos, alfombra de yute y guirnalda con banderines, de Filocolore. Mesa y sillas, de IKEA.

9.

Aguamarina, un color que transmite serenidad

Detalle de habitación infantil con cama de hierro en blanco y paredes en azul

Entre el verde y el azul, el color aguamarina tiene lo mejor de ambos mundos. Elígelo en una intensidad suavizada para pintar las paredes de la habitación de los niños, y lograrás duplicar su luminosidad. ¿Quieres más luz? Opta por muebles en blanco.

10.

Luz y energía con un punto de amarillo

Habitación infantil con pared pintada en color amarillo

Es un color 100% vital pero también delicado. Utilízalo en una pared concreta y matizado para "apagarlo" un poco, ya sea con pintura o papel, ya que un amarillo muy vibrante puede volverse en tu contra y generarle nerviosismo.

Cama nido, de IKEA. Escritorio y silla, de Filocolore. Alfombra, de Gra.

11.

Azul vivo, una opción atrevida

Carta Jotun MAJESTIC KIDS_tcm37-109040-20
Jotun

Es un tono atrevido, apto solo para habitaciones con luz, pero es genial para decorar. Las piezas blancas, con él, ganan todavía más luz y armoniza bien con estampados coloristas. Pero lo mejor es su efecto: a más intensidad, más calma y concentración.

12.

La paleta de colores pastel siempre triunfa

Dormitorio infantil con cama arrimada a la pared y escritorio debajo de la ventana

Porque les baja las revoluciones y son tonos dulces que combinan bien con todo tipo de estilos, no solo con los más clásicos. ¿Un ejemplo? El que ves en imagen: el rosa, que, combinado con gris, rebaja ese halo romántico y femenino que siempre se le asocia. 

Cama nido, estanterías con forma de casa y funda nórdica, en Kenay Home.

13.

Rosa chicle, para detalles o una sola pared

Carta Jotun MAJESTIC KIDS_tcm37-109040-8
Jotun

El rosa chicle es un color muy juvenil, desprende energía y vitalidad e incita a la creatividad. Por eso mismo, si vas a elegirlo para pintar las paredes de la habitación infantil de una niña, lo mejor es que dosifiques. Piensa que queremos lograr dos objetivos opuestos: que descanse y que se mantenga activa durante el día. Empapelar o pintar una única pared y completar el pink look con los textiles, es la mejor forma de hacerlo. Combina el fucsia con el blanco y ganarás luz por un tubo.

14.

El verde pastel dulcificará y aportará luminosidad

Dormitorio infantil con paredes blancas y detalles en verde 341140

Antes hablábamos de que los tonos pastel son capaces de calmar hasta a los niños más revoltosos. El rosa y el azul son dos de las opciones con más tirón, aunque el verde pastel (que a veces se convierte en mint) es el rey desde hace varias temporadas. Puedes usarlo para pintar toda la habitación o tomar ejemplo de este precioso cuarto donde se pintaron las vigas y algunos detalles de las puertas de los armarios.

Armario, de Lope Nogalera. Silla, en La Rústica.

15.

Color berenjena para una habitación elegante

Habitación infantil con armarios altos a medida y zona de juegos en el centro sobre alfombra

Combinado con el gris, el color berenjena (más apagado que el violeta o el lila), es perfecto para habitaciones infantiles tirando a juveniles. Vamos, que si tienes una niña a punto de convertirse en adolescente, este color la hará sentirse más segura durante la transición.

16.

Verde oliva para estar a la última en tendencias

Carta Jotun MAJESTIC KIDS_tcm37-109040-5
Jotun

El color verde oliva forma parte del top en tendencias decorativas. Además, es ideal para habitaciones infantiles, ya que transmite calma y crea ambientes seguros. Por otro lado, permite generar contrastes muy bonitos y llenos de fantasía con colores como el rosa.

17.

PINTA DE AZUL CLARO Y SE CALMARÁN

Carta Jotun MAJESTIC KIDS_tcm37-109040-3
Jotun

Porque transmite paz y relajación. De hecho, si tus peques tienen miedo por la noche (algo bastante común), el azul les tranquilizará y mantendrá alejados a los monstruos más terribles. Tiene un punto clásico, así que quedará perfecto en ambientes no muy urbanos y con textiles blancos y pastel. 

18.

Tostados para la casa armónica

Habitación infantil en tonos tostados con zona de juegos y tipi

¿Prefieres usar un único color para toda tu casa? Los arenas son ideales. Y si quieres darle un toque más gracioso al cuarto de los niños, combínalo con un papel pintado como aquí. No perderás armonía, ganarás personalidad y a ellos les encantará.

19.

No descartes el papel pintado

00472462b

Es decorativo, fácil de renovar y será un punto fuerte en la decoración de una habitación infantil. Puedes elegirlo con ramas, como este de la imagen, pero los hay con motivos botánicos, geométricos, lunares y hasta de rayas. Si te parece muy arriesgado, prueba a empapelar tan solo la pared del cabecero. ¡Verás qué efecto!

Literas, diseño de Luderna Design; papel pintado, de Gaulan; tipi, de Really Nice Things y alfombra, de Zara Home. 

Elegir uno u otro color responde a gustos pero también a intereses... Porque, sobre todo si tienen que hacer deberes o estudiar, no interesa que los colores les estimulen demasiado... Aquí tienes una miniguía de los colores con los que se concentrarán mejor:

  • Color blanco: transmite paz y genera espacios tranquilos.
  • Color verde: porque da tranquilidad y genera seguridad, un sentimiento que les empuja a enfrentarse a las tareas más difíciles sin problema.
  • Color rosa y lila: estimulan la comunicación y reducen la impaciencia.
  • Color azul: potenciarás la sensación de confianza y seguridad.
  • Tonos tostados: son perfectos. Generan equilibrio, confort y recogimiento.

En El Mueble nos encantan los cambios con color y los hemos practicado mucho. Aquí te dejamos 18 habitaciones a las que dimos un giro de 180º y donde el color era protagonista. Te gustarán.

Los colores que mejor funcionan en...

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.