Buscar ideas y soluciones para aprovechar el espacio es siempre una actitud acertada, pero cuando los metros escasean se convierte en un imperativo, en una necesidad imprescindible. Más aún si se trata de cocinas pequeñas, pues lo suyo es lograr una estancia cómoda, tanto para trabajar como para reunirse con amigos y familiares, y funcional, con suficiente capacidad de almacenaje para guardar multitud de enseres. Parece complicado, pero con ingenio y creatividad es posible lograr cocinas que satisfagan todas estas necesidades, sin importar lo reducidas que sean. ¿Quieres pruebas? Aquí las tienes.

1 /13

1.

Armarios a medida

Cocina pequeña con armarios en el hueco de la escalera.

Mobiliario, de Nobilia. Taburetes, de Zara Home.

El Mueble

Quizás nunca se te hubiera ocurrido reservar el espacio que queda junto a la escalera para ubicar la cocina, pero, ¿y si descubrieras que el hueco que queda debajo es un potencial espacio de almacenaje? Con armarios a medida que se adaptan a la inclinación de la escalera, ganarás zonas para guardar desde utensilios y alimentos, hasta electrodomésticos. 

2.

No subestimes ningún rincón

Cocina con estantes en la pared de la ventana.

Casa de la lectora Paloma Blanch. Mibiliario, de Ábaco Cocinas. Estor, de Leroy Merlin. Papel pintado, de Kenay Home.

El Mueble

Por pequeño que sea un trozo de pared que queda libre, siempre existe una oportunidad para maximizar su uso y añadir funcionalidad a tu cocina. Plantéate instalar unos estantes volados que se adapten perfectamente al espacio disponible. Te resultarán muy prácticos para guardar pequeños electrodomésticos, especias, utensilios de cocina, o incluso crear un rincón de exhibición para elementos decorativos. 

3.

¡Con comedor y todo!

Cocina peque��a con barra de desayunos bajo la ventana.

Casa de la lectora Lara Fontan. Mobiliario, de Cajoneras Jopa. Encimera, de Mármoles ELX. Taburete, en Noble Interiorsmo. Suelo, en Antón Blasco,

El Mueble

Aunque no lo creas, en cualquier cocina, por pequeña que sea, es posible montar una zona de comedor. La clave está en adaptar la planta y dimensiones de la estancia a los muebles y soluciones que mejor encajen: desde baldas a adosadas a la pared hasta mesa abatibles. ¡Posibilidades hay! Así que estudia la distribución de tu cocina. Seguro que tienes una pared (en el mejor de los casos) o un pequeño tramo libre de muebles. Aprovéchalo con una pequeña encimera adosada a la pared acompañada de un taburete para crear un office perfecto.

4.

8 ideas para cocinas pequeñas

8 ideas para cocinas pequeñas

Una cocina pequeña no tiene por qué renunciar al estilo. ¡Toma nota de nuestros consejos!

5.

Saca partido a las paredes

Cocina con armarios superiores de madera .

Cocina, de Mobalpa.

Mobalpa

Si lo que estás buscando es ampliar el almacenamiento en tu cocina (¡¿quién no?!), busca accesorios que ye ayuden a organizar la pared que tienes libre en tu cocina de la mejor manera posible: desde las típicas barras para colgar accesorios hasta perfiles como los de esta cocina, de Mobalpa, diseñados para alojar ganchos, baldas, porta rollos y todo tipo de soportes.

6.

Estantes y muebles en esquina

Cocina con muebles de color azul.

Mobiliario diseño de Alto Interiorismo. Apliques, de Jieldé. Grifería, de Blanco.

El Mueble

Aprovechar el espacio con diseños en esquina es una estrategia inteligente para maximizar la utilización de cada centímetro en una cocina pequeña. Si has decidido prescindir de armarios altos por miedo a que se coman el espacio, puedes instalar una serie de estantes a lo largo de dos paredes para guardar platos, tazas, vasos y otros utensilios.

En cuanto a los muebles inferiores, salva la esquina con un módulo o cajonera en la que puedas almacenar ollas, sartenes y otros utensilios de cocina. En su interior, instala sistemas de estanterías giratorias o extraíbles para acceder fácilmente a su contenido.

7.

Una distribución en forma de U

Cocina pequeña con muebles distribuidos en forma de U.

Cocina pequeña, de Santos.

El Mueble

Con los muebles y electrodomésticos a lo largo de tres paredes conseguirás, no solo mucho almacenamiento, sino también un amplio espacio para cocinar y preparar alimentos. No pienses que las cocinas en forma de U están reservadas a estancias amplias: lo importante es que entre los dos frentes más largos quede una distancia de algo más de un metro para que os podáis mover cómodamente.

8.

Un módulo superior de estantes

Cocina pequeña con módulo de estantes hasta la encimeta.

Cocina de la interiorista Berta Olivella. Muebles de DM lacado con encimeta de Coriam, realizado por Deulonder, Electrodomésticos, de Neff. Aplique, de DCW.

El Mueble

Sustituir el típico armario superior por un módulo como este, abierto y con estantes, es una forma de aprovechar el espacio vertical sin recargar la cocina. Estas baldas te resultarán muy prácticas para guardar utensilios de uso frecuente, especias, alimentos en frascos, platos, tazas y otros elementos que necesitas a mano mientras cocinas. Y si es necesario, utiliza cestas o botes para mantener los objetos organizados y evitar el desorden visual.

9.

Hazte con muebles auxiliares funcionales

Mesa con alas abatibles para la cocina

Mesa con alas abatibles modelo Etna, de Conforama.

Conforama

¿Crees que en tu cocina no hay sitio para una zona de comedor? Una mesa con alas abatibles es la solución. Cuando no la necesites, simplemente pliégala y colócala adosada a la pared, para que no obstaculice el paso.

10.

Alternar armarios y estantes

Cocina azul con toques en madera.

Mobiliario, diseño de Egue y Seta, realizados por Disseny9 Evo.

El Mueble

Esta combinación permite aprovechar al máximo el espacio vertical en la cocina, lo que es particularmente beneficioso en cocinas pequeñas. Esta fórmula, además, agregará interés visual y te ayudará a crear un ambiente más personalizado. Y si quieres que tenga aún más estilo, juega con los colores, las texturas y los elementos decorativos que colocas en los estantes. 

11.

Juega con la profundidad de los muebles

Cocina pequeña y estrecha con muebles en un frente y comedor de diario.

Proyecto de la inteirorista Natalia Zubizarreta. Mobiliario realizado por Carpintería Querol Serra. Encimera, de Silestone. Alfombra vinílica modelo Garlic Gray, de FancyHaus.

El Mueble

Si no tienes espacio para colocar muebles de 60 cm de fondo en todo el frente, puedes completar la zona de trabajo (de 60 cm de fondo) con armarios o baldas de 35-40 cm. En esta cocina, la interiorista Natalia Zubizarreta combinó muebles bajos con estantes en los que guardar botes y piezas del menaje.

12.

Aprovecha los huecos libres

Armario de esquina de IKEA en blanco y naranja

Armario de esquina PS de IKEA, en blanco y naranja.

IKEA

Si tienes una esquina libre, puedes poner un armario esquinero en el que guardar la vajilla. Lo ideal es que sea del mismo acabado que el resto del mobiliario y si no es así, procura que, al menos, combine con otras piezas de la cocina, como las lámparas de techo, el color de las paredes, otros detalles decorativos…

13.

Baldas en un retranqueo de la pared

Cocina con estantes en retranqueo de la pared.

Cocina, diseño de Coton et Bois. Papel pintado, de Wallquest, en La Maison.Taburetes, de Taller de las Indias.

El Mueble

Y gana un mueble desayunador como hizo el equipo de Coton et Bois en esta cocina. Elige estantes que se adapten a la decoración, resistentes y apropiados para su uso en la cocina. Acertarás seguro si son del mismo material y acabado que la encimera. 

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.