8 /16

1.

¡Arriba ese ánimo!

Semitoma de salón de estudio con paredes verdes, puertas correderas azules y butaca mostaza

Sí, el color nos ayuda a ver la vida con más optimismo. Por eso no temas a la hora de ponerlo en tu salón. La clave está en utilizarlo en pequeñas dosis. Aquí, la puerta corredera azul ya nos anuncia la entrada a un espacio distinto: un salón pintado en un suave mint que transmite serenidad y decorado, en contraste, con una butaca y complementos mostaza llenos de vitalidad. ¡Venga, atrévete con el color!

2.

Verde + coral y mostaza

 H8B6660

Al aspecto rústico de este salón se le dio un toque chic pintando las paredes de un verde grisáceo que lo ensalzan. Y para que el ambiente no quedara tristón, se eligieron textiles en coral y mostaza que lo dinamizan y equilibran. Al fondo, se ve el luminoso comedor en blanco. El proyecto es de Meritxell Ribé, de The Room Studio al que también pertenecen el sofá y la butaca. ¿Quieres saber los 10 colores feos que debes evitar?

3.

Textiles en verde manzana

Detalle de sofá con cojines de color verde_ 00461989

La mejor manera de darle un toque fresh a tu sofá pasa por renovar las fundas de los cojines por unas en color verde apple, como estas que te conectan directamente con la Naturaleza. Y si además eliges un plaid, una lámpara de mesa o unas plantitas en la misma tonalidad ¡creerás estar en pleno campo! 

Cojines de Filocolore y Sira Barcelona.

4.

Verde, solo en una pared

Rincón de salón con mueble bajo con cuadro de perro y butaca en primer plano

Si quieres llamar la atención de una zona concreta, píntala de un color distinto. Es lo que se hizo en una de las paredes de este salón. Se pintó de un verde grisáceo que le da interés. Para no quitarle protagonismo, equípalo con un mobiliario discreto, como este mueble bajo decorado con un cuadro de la mascota de la casa que focaliza aún más el rincón.

5.

Con dos tonalidades de verde

salon verde 00480523

Si tu salón cuenta con dos ambientes y quieres diferenciarlos, mira cómo lo ha solucionado la interiorista Meritxell Ribé, de The Room Studio en esta vivienda. La zona más social, en torno al sofá, se pintó de un verde claro para captar la máxima luz posible mientras que en el rincón de lectura, frente a la chimenea, se optó por un tono más oscuro, un verde musgo, que le da intimidad y profundidad. ¡La conexión y el equilibrio es total! ¿Quieres saber cómo la pintura cambió el resto de la casa?

6.

Sofistificado y fresh

CORTINA VERDE OSCURO

Puede que la apuesta te parezca atrevida pero elegir unas cortinas en verde eucalipto te ayudará a dar carácter, intimidad y frescor a tu salón. "Elige telas lisas si quieres integrarlas en la decoración o estampadas, si prefieres convertirlas en punto focal", aconsejan desde la firma Gancedo. Aquí, las cortinas se han combinado con tonos verdes más claros, grises, amarillos o neutros para no recargar demasiado el ambiente. Míralo detenidamente y descubrirás porqué el color verde en decoración siempre es un acierto. 

7.

Explosión otoñal

salón con sofá de terciopelo verde y cojines botánicos

No lo puedes remediar pero te apasionan los colores del otoño: ocres, marrones, púrpuras, verdes apagados... Aprovecha ahora que ese look botánico está en pleno auge y llévalo a tu salón. Fíjate lo bien que conjugan en este de la imagen las diferentes tonalidades: verde limón, verde manzana, verde musgo... ¡Estar en el salón será como dar un paseo por el bosque! 

Sofá de terciopelo, de Miki Beumala. Cojines estampados, de Gaston y Daniela y amarillos, de Filocolore y Lo de Manuela. Láminas impresas sobre madera, de Posterlounge. Plaids, de Teixidors en Bon Vent. Mesa de centro, de Mercader de Venecia.

8.

Un salón muy green

salon-de-finca-regia-en-blanco-con-sofa-en-capitone-tapizado-en-verde -00452030 a57132f5 2000x1665

¿Tu salón tiene vistas a un jardín y te gustaría que fuera una prolongación del exterior? Lo lograrás si utilizas el color verde como hilo conductor. Es lo que se ha hecho en este, gracias a la presencia de un sofá en capitoné tapizado en un verde intenso —que acompaña a otro blanco— y a sutiles complementos, como el plaid y los arbolitos que parecen cogidos de fuera. ¡El resultado es impactante! Abre las ventanas y dinos dónde estás ¿dentro o fuera?

9.

Tabaco y verde, la pareja perfecta

Salón pared verde y sofá marrón

¿No digas que no casan bien? El tradicional sofá chester de cuero marrón destacará aún más en tu salón si pintas su pared trasera en un verde oasis. En este además se ha decorado con una balda lacada en el mismo color que se mimetiza con la pared. La lámpara de pie dorada y los marcos de los cuadros en madera  logran dar al ambiente un plus elegante y natural, a partes iguales. Buena pista si te preguntas ¿qué colores combinan bien con el verde?

10.

Rodéate de clorofila

Rincón verde en el salón

¿Y qué mejor que un jardín interior para dar a tu salón el imprescindible toque verde? En este rincón, sentada junto a la ventana con un libro entre las manos y rodeada de plantas, crearás tu ecosistema particular. Apúntate la idea porque es una magnífica forma de convertir tu salón soso en uno de revista.

11.

Relajante y confortable

Semitoma de salón con techo de madera y composición de cuadros en blanco y negro sobre pared verde grisácea

¿Te imaginas tu salón pintado de verde? Si eres amante de la Naturaleza puede que no te parezca una idea tan descabellada. Seguro que lo agradecerás en los largos  meses de invierno cuando el tiempo no invita tanto a salir. En esta salón rústico abuhardillado con vigas de madera en el techo, la pared en verde grisáceo va que ni pintada. Con la luz natural precisa, convierte la estancia en cálida y acogedora. ¡Qué apetecible!

12.

Mueble vintage en verde agua

Salón con sofás beige y cojines en verde y azul, mueble decapado en verde agua, espejo y mesa de centro con detalles en cristal

Quieres alegrar tu salón en el que predominan los tonos neutros ¿y no sabes cómo?Muy sencillo. Utiliza textiles, objetos decorativos o muebles subidos de tono. En este salón, por ejemplo, se han colocado sobre los sofás unos cojines en verde turquesa que lo dinamizan y, entre ellos, un mueble decapado en verde agua que le da un toque vintage súper fresco. ¿A qué te gusta?

13.

Mejor integrado, imposible

Rincón de librería en el salón pintado en verde con sofá

¿Te parece difícil integrar el color verde en tu casa? No lo es. Y si no te lo crees, fíjate de qué manera tan sencilla se ha hecho en este salón: pintando la estantería de obra del mismo color verde menta que la pared. ¿A qué se funde al instante? Si quieres darle un toque elegante al espacio, "combínalo con otros muebles o complementos en tonos negros, dorados o blancos", recomienda la interiorista Elisa López del estudio Zentro Interiorismo.

14.

Un soplo de frescor

Salón en finca regia con sofá verde y cojines estampados verdes con motivos vegetales_ 00458321b

Si piensas que el sofá de tu casa es ese lugar cómodo donde sentarte, relajarte y conversar, te encantará esta propuesta porque invita a ello. En este salón, el sofá tapizado en verde esmeralda se convierte en centro de atención pero ¡ojo! no pierdas de vista a sus compañeros de escena: cojines con estampados botánicos y plantas. ¡Juntos forman el mejor equipo! Sofá, de Ikea con funda de Sofatherapy. Mesa de centro, de Merc & Cía. Butaca de ratán, en Sacum.

15.

Efecto sorprendente

Salón con vitrina pintada en verde

Tienes en la cocina una alacena antigua que quieres llevar al salón porque crees que allí lucirá más. Házlo, pero no de cualquier manera. Píntala de un color verde suave: turquesa, menta, helecho... para que contraste con la pared, como aquí. Y si le quieres dar un toque vintage al salón, combínalo entonces con piezas en madera natural, blanco o colores pastel. ¿Quieres saber de otros muebles auxiliares que te pueden ayudar en el salón? Alacena, de Sleeping Company.

16.

Una propuesta de Jotun

H Jotun 7628 Treasure Raw-web 1200px. Una propuesta de Jotun
Jotun

¿Y si pruebas con un tono verde como este de Jotun?