Casas de lectoras

Casas de lectoras: Inma quería ser interiorista y nos enseña su acogedor bajo con jardín en un pueblo de Girona

La lectora Imma Ferré estudió Diseño de Interiores pero no ejerce como tal. Aunque es su pasión y por eso nos enseña su piso, uno de los preseleccionados del concurso 'Las Mejores casas de las Lectoras'

Andrea Vázquez Creus Actualizado a

La lectora Imma Ferré

"Me llamo Imma y soy madre de dos niños. Siempre me ha encantado decorar espacios de diferentes estilos, incluso decorar las casas de mis mejores amigas, hasta tal punto que este año 2021 decidí estudiar Diseño de Interiores, aunque no es a lo que me dedico. Actualmente trabajo en la Universidad, pero el mundo de la decoración me apasiona". Ella es Inma Ferré y en su foto ya podemos ver que es una fiel lectora de El Mueble.

exterior Imma Ferré
Imma Ferré

"Si tuviera que definir mi estilo de casa sería aquella de ambiente acogedor, con colores que transmitan armonía y calidez. Por ello, mi inspiración siempre ha sido la revista El Mueble. A través de sus fotografías te transportan a diferentes estilos de casas, todas ellas con mucha elegancia, sin perder ese ambiente tan hogareño y acogedor que tanto me gusta", confiesa nuestra lectora. Y añade: "Os enseño mi nuevo piso de planta baja con jardín. Hace tres años decidimos trasladarnos aquí y cambiar de ciudad a un pueblo cercano a Girona que se llama Vilablareix".

vistas desde el salón Imma Ferré
Imma Ferré

"Mi reto más grande fue la terraza y jardín, ya que no se me da demasiado bien el mundo de la jardinería, por ello decidí combinarlas con plantas artificiales para conseguir una mayor duración. Este verano pasado decidí crear un oasis con cactus carnosos y plantas artificiales. Cuando nos sentamos en los sofás del exterior, la sensación es de estar como en un hotel, ya que nos produce mucha paz", explica Inma.

salón Imma Ferré
Imma Ferré

"Mi ilusión siempre había sido tener una vivienda con salida al exterior, así que cuando me enseñaron los planos de nuestro nuevo piso me encantó. Me faltó tiempo para empezar a diseñar cada una de las habitaciones", narra la protagonista de este artículo.

comedor Imma Ferré
Imma Ferré
cocina Imma Ferré
Imma Ferré

Y sigue contando: "El proyecto que deseo realizar algún día es la cocina-comedor que es un concepto abierto. El estilo de la cocina aún no lo tengo definido, pero deseo que sea un espacio funcional, no demasiado moderno, ni muy clásico, sobre todo que quede integrado en el comedor".

comedor Imma Ferré
Imma Ferré
casa Imma Ferré
Imma Ferré

"En el despacho-lavadero, que está integrado en el comedor-cocina y separado por una puerta corredera, decidí poner en la pared un papel mural con tonos ocres y marrones dibujando una calle con farolas. Me encantó, ya que yo suelo dibujar paisajes de este estilo. Incorporamos puertas correderas con tonos del mismo color del mural y así separamos dos estancias, despacho y lavadero", dice Inma.

recibidor Imma Ferré
Imma Ferré

"En la entrada me inspiré en tonos nórdicos, blanco lacado y madera de roble blanco. Quería un armario diferente que fuera elegante y funcional, y el radiador lo quería camuflado por un mueble sencillo poco profundo con cajones, todo hecho a medida por un ebanista. En la pared decidimos cortar diferentes medidas de madera y las pintamos de gris claro. Y el resultado es fabuloso", afirma.

dormitorio Imma Ferré
Imma Ferré

"En la habitación de matrimonio quiero destacar el cabecero hecho por mi padre, ebanista ahora jubilado. Fue uno de los pocos muebles que conservamos del antiguo piso. Lo tuvimos que modificar de largo y las mesitas, por espacio, incorporamos unos cestos que hacen esa función. El papel de la pared es textil y las lámparas tienen doble función, una luz es para la lectura", revela Inma.

habitación Imma Ferré
Imma Ferré

"Para las habitaciones de los dos niños intentamos seguir con los mismos tonos, sobre todo para la del mayor de 16 años e incorporamos un estilo nórdico, blanco lacado y roble blanco. La pared con un papel juvenil y combinamos muebles hechos a medida con muebles de Ikea con las mismas tonalidades", describe.

habitación Imma Ferré
Imma Ferré

"En la habitación del pequeño el papel es más retro y tocamos colores blancos lacados y abedul, con tonalidades azules, ya que es su color preferido. El escritorio está hecho a medida, igual que el hueco que hay entre las estanterías que hay encima de la cama y creamos un baúl, para almacenar cojines o mantas pequeñas. Entre el radiador y la columna había un hueco y aprovechamos ese espacio para incorporar unos módulos de Ikea y así crear una librería con cajones", concluye nuestra lectora.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?