Los propietarios de este piso situado en Málaga, una joven pareja de profesores que viven con su hija y su perrito, querían darle un aire renovado y lleno de estilo a su cocina de 21 m² que lucía un aspecto totalmente demodé. Cuando compraron la vivienda hace unos años, vieron que su anterior propietaria había unido una habitación contigua a la cocina, por lo que esta estancia tenía grandes dimensiones. Sin embargo, la distribución de los muebles hacía que el triángulo de trabajo fuese pequeño e incómodo para su uso diario. Ante esta situación, recurrieron al estudio de interiorismo Puracasa para que se hiciese cargo de la reforma. El resultado es increíble, ¡vamos a verlo!

6 /16

1.

Antes: una cocina mal distribuida

Antes: una cocina mal distribuida

La cocina antes de pasar por las manos de María Ángeles del Río Guirado de Puracasa.

Artemiofotos

Así es cómo se encontraron la cocina, los responsables de esta reforma integral. Los propietarios disponían de una pequeña zona distribuida en 'U' donde estaban ubicados el fregadero, el lavavajillas y la vitrocerámica. El resto de la cocina tenía el espacio muy desaprovechado.

2.

Después: una cocina renovada y súper funcional

La cocina tras pasar por las manos de Puracasa.

Lámparas sobre la isla de Maisons du Monde. Taburetes Gouda de SKLUM.

Artemiofotos

¡Qué cambio! Ahora la cocina SÍ que luce súper renovada y llena de estilo. Además, es cómoda y perfecta para el uso diario. Se sustituyó el suelo de la cocina por un porcelánico, imitación madera, y se quitaron los azulejos. Solo se usaron los azulejos tipo metro en la zona del salpicadero. 

3.

Antes: una cocina muy poco práctica

Antes: una cocina muy poco práctica.

La cocina antes de pasar por las manos de Puracasa.

Artemiofotos

La cocina se había quedado totalmente anticuada y sin personalidad. El suelo y la pared revestidos de baldosas hacían que este espacio se viera aún más demodé de lo que era. No había espacio para fregar ni para trabajar cómodamente. Sin duda necesitaba una reforma integral completa para convertirse en el auténtico corazón de la casa donde poder cocinar tranquilamente y pasar tiempo con amigos. ¿Qué se hizo?

4.

Después: un lugar de trabajo mucho más espacioso

La cocina tras pasar por las manos de María Ángeles del Río Guirado de Puracasa.

Papel pintado de la colección Danae by Caselio.

Artemiofotos

¡Tachan! La mayor preocupación de los clientes era conseguir espacio de almacenaje y que fuese funcional, pero sin que quedase agobiado. Para ello, se instaló este gran mueble con cajones que guardan cubos de reciclaje bajo el fregadero. No solo fue un cambio a nivel práctico, sino también de estilo. Se usó el color negro de los tiradores como hilo conductor junto con el fregadero o el grifo y la madera para la encimera que le aporta frescura a este espacio. 

5.

Después: un bonito papel pintado

La cocina tras pasar por las manos del estudio Puracasa.

Cocina con papel pintado de la colección Danae by Caselio.

Artemiofotos

Para dotar de mayor personalidad a la cocina, se optó por colocar papel pintado apto para esta estancia. La solución es ideal para contrastar con la base blanca de los muebles y del resto de la pared. 

6.

Antes: una cocina poco funcional

La cocina antes de pasar por las manos de Puracasa.

La cocina antes de pasar por las manos de Puracasa.

Artemiofotos

El espacio destinado a la cocina estaba totalmente desaprovechado. Por un lado, la zona de trabajo quedaba limitada a un pequeño espacio en forma de U. Y, por otro lado, la zona del comedor quedaba camuflada junto a los muebles y alacenas que estaban al lado. Con el objetivo de aprovechar el espacio al máximo, los propietarios querían contar con una isla y una mesa de comedor. ¿Qué hizo el equipo encargado de la reforma?

7.

Después: una cocina con isla central súper práctica

La cocina tras la reforma de Puracasa.

Reloj decorativo Irvine de Maisons du Monde. Taburetes Goude de Sklum y lámparas sobre la isla de Maisons du Monde.

Artemiofotos

Voi-là! Así ha quedado esta cocina tras la reforma integral. Ahora cuenta con una isla central que funciona perfectamente como barra de desayunos y comidas rápidas, respetando las zonas de paso de más de 90 cm. 

A la hora de elegir la campana extractora, se ha optado por ponerla integrada en el techo, ya que la vitrocerámica estaba situada en la zona de la isla.

8.

Antes: la cocina con muchas alacenas

Antes: una cocina abarrotada de muebles

La cocina antes de la reforma.

Artemiofotos

La cocina tenía mucha capacidad de almacenaje, pero los muebles que había solo hacían que entorpecer la circulación y empequeñecer aún más la estancia.

9.

Después: una cocina con gran capacidad de almacenaje

DSC 9142

Cocina con taburetes Gouda de Sklum. Reloj decorativo y lámparas de la isla de Maisons du Monde.

Artemiofotos

La cocina con isla cuenta con una zona de torres hasta el techo donde, para romper la homogeneidad, se creó un desayunador en color madera retroiluminado que está en tendencia. Eso permite que el almacenaje sea cómodo y fácil para el día a día. 

Se usaron pomos en tonos negros para los muebles altos y, para no saturar, se optó por poner un sistema de apertura push en los muebles tipo puente de la zona de columnas. 

10.

Después: una cocina con todo al alcance

La cocina tras la reforma

Cocina con tazas y platos de desayuno modelo Itziar de Kave home.

Artemiofotos

Tras la reforma y la redistribución de la cocina, se ha conseguido una visión general del espacio sin obstáculos, dando protagonismo a las lámparas colgantes de fibras que aportan calidez a la estancia. 

Los electrodomésticos quedan perfectamente integrados junto al pequeño espacio que se ha aprovechado de la pared para almacenar más objetos que se usan en el día a día.

11.

Después: la televisión pegada a la pared

La cocina tras la reforma.

Cocina con reloj decorativo Irvine y lámparas sobre la isla de Maisons du Monde. Perchero Gaillech de Kave Home.

Artemiofotos

Para ubicar el televisor, los responsables de esta reforma decidieron crear un revestimiento de ladrillos, que además servía como recurso de separación entre la zona de comedor y la isla. Para los clientes era importante poder visualizar la televisión en ambas zonas, ya que también querían ver recetas mientras cocinaban.

12.

Antes: un comedor oscuro y sin gracia

Antes: un comedor oscuro

El comedor antes de la reforma.

Artemiofotos

La zona del comedor se veía oscura y totalmente demodé antes de pasar por las manos del estudio Puracasa. A pesar de los grandes ventanales de los que disponía esta zona y que podían ayudar a convertirla en un lugar amplio y cómodo, la base de la pared en tonos amarillentos y el mobiliario demodé creaban el efecto contrario.

13.

Después: un comedor luminoso y lleno de frescura

El comedor tras la reforma.

Comedor con sillas de mimbre y abedul de Maisons du Monde. Mesa extensible Moby, 100% natural de Roble.store. Copas y servilletas verdes de El Corte Inglés.

Artemiofotos

¡Ahora sí! El comedor se ve luminoso y lleno de frescura. Se optó por colocar estores traslúcidos de lino en color natural, para dejar pasar la luz a través de los grandes ventanales. Se trata de un modelo confeccionado a medida por un proveedor local. 

14.

Después: dos estancias espaciosas en una sola

La cocina y el comedor tras la reforma.

Comedor con sillas de mimbre y abedul de Maisons du Monde. Mesa extensible Moby, 100% natural de Roble.store. Decoración mural de Maisons du Monde. Lámpara sobre la mesa del comedor de IKEA.

Artemiofotos

Con el fin de facilitar la circulación y romper con tantas líneas rectas, los responsables de la reforma eligieron una mesa redonda extensible de roble macizo, para poder abrirla cuando quisieran reunirse con familiares o amigos, pero que en el día a día no les restase espacio. 

Además, se creó un rinconcito rústico lleno de encanto, con un banco para macetas en madera natural, y numerosas plantas de interior a diferentes alturas y materiales para aportar texturas. 

15.

Plano del antes de la reforma

Plano del antes de la reforma

Plano de antes de la reforma de Puracasa.

Artemiofotos

Así era la distribución de esta cocina antes de pasar por las manos del estudio Puracasa. Si bien esta estancia disponía del suficiente espacio para crear una cocina a la altura de las circunstancias, estaba desaprovechado y necesitaba una redistribución urgente.

16.

Plano del después de la reforma

Plano del después de la reforma

El plano del después de la reforma.

Artemiofotos

Así quedó distribuida la cocina tras la reforma de Puracasa. La isla central facilita la movilidad por la estancia y los armarios a medida dan una sensación de continuidad en este espacio. 

PRESUPUESTO DE LA REFORMA

Con material incluido: 5.800 €

Mobiliario: 12.000 €

17.800 €

AGRADECIMIENTOS: reforma cedida por el estudio de interiorismo Puracasa

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter