1 /10

1.

Una casa para vivir todo el año

IMG 1596

En la comarca del Maresme, muy cerca del mar y a pocos kilómetros de Barcelona, encontramos esta casa especial, cálida y serena. No es nueva, sino que data de los años 70 y ha sido reformada recientemente. Sus dueños quisieron convertirla en un hogar en el que vivir todo el año. “Antes vivíamos en Barcelona, pero después de pasar el confinamiento en una casa en la montaña, se hacía difícil la vuelta a la ciudad”, nos cuenta Joaquín, su propietario. “Nosotros conocíamos bien la zona y cuando surgió la oportunidad de comprar esta casa, lo tuvimos claro. Ahora, aunque llevamos poco tiempo en ella, estamos convencidos de que la decisión fue la acertada”, dice.

Sofá de Lucky Mora con telas de Planet Decor. Estores diseño de Gabriela Conde. Cojines de El Taller de Malika.

2.

Una reforma para convertirla en un hogar

PANO-1519-1525

La casa era la típica segunda residencia, un tanto fría y desangelada, que se utilizaba en vacaciones. Para convertirla en un verdadero hogar, los dueños confiaron en la estilista de El Mueble y decoradora Gabriela Conde, quien supo lo que tenía que hacer para obrar el milagro. Para las paredes empleó pintura a la cal en tonos neutros y revistió de madera la librería de obra que había en el salón, dándole así un aspecto renovado y mucho más cálido. También se modificó la chimenea para cerrarla, y se vistieron las zonas de estar con textiles naturales de lino, desde cortinas livianas hasta cojines y almohadones muy confortables.

Mesas de Coco Mat y cuadro de Andrea Sorjus. Banqueta y plaid de Catalina House. Alfombra de Ikea.

3.

Una casa más cálida

PANO-1489-1495

"El reto consistió en transformar los espacios blancos y fríos en ambientes cálidos, perfectos para vivir todo el año y no solamente en verano", nos explica Gabriela. “Gracias a Gabriela, ahora la casa ha quedado súper serena. Ningún elemento destaca sobre el resto, pero todo es importante, cada detalle cuenta”, reflexiona el propietario. Uno de los espacios más apetecibles es el jardín, otro de sus tesoros. Es fresco y con rincones perfectos para disfrutar en familia: el porche con su zona de estar, o la mesa de picnic para comer contemplando el azul del mar. ¡Qué plan perfecto!

Mesa diseñada por Gabriela Conde. Alfombra de Ikea y cortinas de Planet Decor. Lámpara en Carolina Blue.

4.

El toque perfecto de la pintura a la tiza

COMEDOR

"Lo conseguimos mediante una nueva paleta de colores de chalk paint: verde grisáceo, camel y teja. En torno a estas tres tonalidades, que recuerdan a los colores de la Toscana, se articula toda la decoración de la casa", añade la estilista y decoradora. 

Mesa diseñada por Gabriela Conde. Alfombra de Ikea y cortinas de Planet Decor. Lámpara en Carolina Blue.

5.

Una cocina ligera, pero con mucho almacenaje

PANO1625-1627

En la cocina, prescindieron de muebles altos para que la cocina fuese más ligera y espaciosa, y colocaron una alacena, diseñada por Gabriela, que proporciona el almacenaje suficiente para la vajilla y el menaje. El resultado es un espacio algo romántico, afrancesado, con estores y un mirador.

Muebles realizados por Carpintería Antonio Sánchez Olmos. Encimera de mármol de Alfons Juyol. Fregadero de Ikea. Pavimento de Neocerámica. Alacena diseño de Gabriela Conde, en Carpintería Antonio Sánchez Olmos.

6.

Desayunos con vistas al mar

1644

En la cocina, donde antes había una pared hoy hay un gran ventanal que ha conseguido dotar de luz, vistas ¡y estilazo! a la zona de office. “Quería poder desayunar cada mañana mirando al mar. Es una de las razones por las que me enamoré de esta casa”, dice el propietario. Y qué gran acierto. 

Mesa y lámpara diseño de Gabriela Conde. Sillas de Bambú Bambú. Estores de lino de Lucky Mora Studio.

7.

Los arrimaderos, seña de identidad

IMG 1740

¿Otra clave de la decoración? Los arrimaderos de madera de muchas de las paredes, pintados en los tres colores estrella antes mencionados. Ahora estos arrimaderos, que vemos en el salón y el comedor, en las zonas de paso y en los dormitorios, se han convertido en una de las señas de identidad de la casa, aportan un toque diferente y único, muy original.

Suelo de parquet de madera de roble de Neocerámica. Aplique en Amazon.

8.

Un dormitorio en calma

1800-1808

¿Y en la segunda planta? Arriba, en las habitaciones, domina la misma sensación de calma que en el resto de la casa, gracias a los tejidos confortables y a los muebles sencillos de madera. ¿Un rincón favorito? Desde la terraza del dormitorio principal se disfruta de una vista espectacular del Mediterráneo. “Los espacios son cálidos, acogedores. En ellos se respira paz y bienestar”, nos explica Joaquín.

La colcha y los cojines grandes de yute son de El Taller de Malika. Banqueta de enea, manta verde y cojines de Zara Home.

9.

Arrimaderos con pintura a la tiza que son cabeceros

PANO-1718-1719

En los dormitorios, molduras y arrimaderos hacen las veces de cabecero. En este segundo dormitorio, se han pintado de un llamativo y personal color teja, que se encarga de dar carácter al dormitorio sin perder ni un ápice de calidez. 

Las fundas nórdicas y las mantas son de Zara Home, igual que los cojines. Silla de bambú de Merc&Cia.

10.

Un arrimadero con chalk paint

1727

En este dormitorio, el color teja del arrimadero se ve suavizado por la paleta de ocres y beiges que decora el resto de las paredes y con la que se ha vestido la cama. La serenidad y el descanso están asegurados.  

Arrimadero realizado en Carpintería Antonio Sánchez Olmos. Mesita de Catalina House. Aplique de Onit&Selec.

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.