Fayette Proper y Margarita Antes son una holandesa y una española que componen Equipo Nimú, expertas en crear soluciones creativas, alegres ¡y con buen rollo! En este pequeño piso en el mítico y joven barrio de Malasaña, en Madrid, se enfrentaron a todo un desafío: donde había dos habitaciones y un interior antiguo y oscuro, ellas obtuvieron un apartamento luminoso y muy, muy apetecible. "El dueño quería que destacara por bonito en la oferta de alquiler turístico". ¡Y vaya si lo consiguió! Ya sabemos que lo bueno viene en envases pequeños...

1 /11

1.

Pequeñito, ¡pero con luz!

El piso está en el centro de Madrid, y su estructura era antigua. Tenía dos habitaciones que se han convertido en una y las aberturas en las paredes permiten que pase la luz.

2.

En blanco

"Para ganar luz optamos por un suelo blanco, que al principio generó dudas al propietario por la limpieza. Pero nosotras apostamos por lo contrario: lo blanco, aunque puede parecer más sucio, ¡también da sensación de limpieza!

El sofá es de Ikea. Los cojines y la mantason de Deco&Living. Las mesitas blanca y azul son de Maison du Monde. Los jarroncitos son de Deco&LIving.

3.

El banco de las ideas

"Lo hicimos a medida. ¡Es muy versátil!, sirve para sentarse, para apoyar la tele, o para guardar cosas debajo. Nos gustó la idea de un solo elemento que recorriera todo el salón, más que una típica estantería", cuentan Fayette y Margarita. 

El banco es de madera lacada en gris, hecho a medida y diseñado por Equipo Nimú. La alfombra es de Kenay.

4.

La hora del relax

La butaca fue comprada en Wallapop. Es pequeña, cómoda y no ocupa mucho espacio. 

Hay similares en Maison du Monde. Los cojines y las cestas de debajo del banco son de Deco&Living.

5.

¿Pequeño y con comedor?

"En el minicomedor este banco fue una buena solución espacial. Una silla es más complicada de acoplar, y puede requerir que separes más la mesa de la pared. La mesita es plegable y la combinamos con una silla antigua, la típica de los abuelos". 

La mesita es de Ikea. El taburete gris y los cojines son de Deco&Living.

6.

¡Qué cuqui!

Las telas de flores en realidad son trapos de cocina. 

Son de de Deco&Living, igual que los platos, las tazas, y los cubiertos. El jarrón es de Fronda.

7.

Una cocina más ligera

Las interioristas cambiaron entera la cocina para ganar luz. Los antiguos dueños tenían unos módulos altos que tapaban las ventanas. Ellas quitaron los muebles de arriba para dejar un espacio más integrado. Por eso tampoco pusieron azulejos hasta el techo, sino sólo hasta la mitad.

8.

Sencillez al poder

El cabecero es una escalera de madera maciza de Deco&Living, al igual que el banco y las colchas.

9.

Al natural

Las vigas aparecieron con la reforma, pero las dejamos en su tono de madera, más acogedoras, sin esconder su historia, sino mostrarla. ¡Y son bonitas!"

Las cabezas de animales de esparto son de Cestería Sagon. Los cojines proceden de Deco&Living. La mesilla y el flexo son de Maison Du Monde.

10.

¡Que pase la luz!

Antes, el piso tenía dos habitaciones. "Cada una tenía una ventana chiquitita. Cuando se abrieron los dos cuartos, las unimos en una más grande, por donde entra más luz. Y en la pared que separa dormitorio de salón, abrimos un hueco para que pase la luz hasta el resto del piso. Con espacios abiertos, la casa parece más grande". ¡Qué buena idea!

11.

El reto: no armarios, sí orden

En lugar de poner un gran armario que se 'comiera' el espacio, Margarita y Fayette solucionaron el guardarropa con una cómoda y encima un perchero donde colgar las prendas que no quieres que se arruguen.

Espejos y alfombra son de Kenay. El lino doblado en la silla es de Zara Home.

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.