"Asegurar que una casa tiene buen Feng Shui o no de base no es una tarea fácil. Antes hay que hacer un estudio profundo en los que entran en juego determinados datos: el plano de la casa, la direcci��n, el año de construcción, la última reforma íntegra y la fecha de nacimiento de las personas que la habitan".—explica Alejandra Balbás, experta en Interiorismo Feng Shui y CEO de Área Feng Shui Madrid (@fengshui_madrid).

"Con todos estos datos se plasman en el plano las 4 escuelas de Feng Shui clásico que yo manejo para determinar qué distribución, colores, materiales y formas son las adecuadas en base a los 5 elementos de la Naturaleza con los que trabaja esta ciencia milenaria (Agua, Madera, Fuego, Tierra y Metal) y en base a las personas interesadas, ya que cada una tiene su propia energía vital", continúa Alejandra. No es lo mismo una casa Fuego (con la fachada Norte y el fondo en el Sur) que una casa Agua ( con fachada Sur y fondo Norte).

Lo que sí se puede saber es qué detalles nos afectan al entrar en una casa, por ejemplo, los flujos de trayecto, algunos elementos decorativos, como lámparas de techo, vigas, columnas, altura de muebles, ausencia de cabeceros... Vamos a ver algunos ejemplos que, de entrada, favorecen o no que tu casa tenga buen o mal Feng Shui. ¿El objetivo? Lograr una casa equilibrada y en armonía.

1 /12

1.

¿Qué colores atraen el buen Feng Shui?

Salón comedor con sofá blanco y cojines verdes

Proyecto de Marta Prats. Sofá, de Gems. Cojines, de Teixidors, Filocolore y Güell-Lamadrid.

El Mueble

"Todo depende de los resultados del estudio, aclara Alejandra. Si en tu salón es más recomendable utilizar el elemento Madera para potenciar ese espacio, tendrás que jugar con verdes en todas sus tonalidades, marrones, papeles pintados florales y, por supuesto, plantas naturales y artificiales".

2.

SÍ a sofás con las espaldas protegidas

Salón con consola apoyada en trasera de sofá

Consola pintada de color verde.

El Mueble

Para empezar a aplicar Interiorismo Feng Shui, de base debemos observar si hay lo que se denominan "tortugas protectoras" en zonas clave, como el sofá, el cabecero o el escritorio. En el caso del sofá, "la sensación de estar mucho tiempo sentada con las espaldas desprotegidas hace que no estemos totalmente a gusto —asegura Alejandra—. Por ello, un sofá protegido por una consola más alta que él, decorada con un bonito jarrón de flores o algún detalle decorativo que sobrepase nuestra cabeza, conseguirá dar protección, respaldo real y estar más integrado en el ambiente". Para las zonas de trabajo, asegúrate tener detrás una buena pared o un biombo, nunca una puerta.

3.

NO a muebles puntiagudos

Salón con sofás neutros, mesas redondas de madera y butaca de fibra.

Proyecto de Clara Joly D'Aussy. Sofá y pufs, de Margarita Ventura. Mesas de centro, de HK Living. Butaca, de Tine K Home.

El Mueble

"Evita a toda costa las llamadas "flechas envenenadas" que nos afectan inconscientemente porque apuntan hacia nosotros, previene Alejandra. En general, todo lo demasiado puntiagudo representa el elemento Fuego y, puesto que es necesario realizar un estudio para determinar en qué zonas se requiere cada elemento, es preferible evitar muebles con mucho pico. Entorpecen el flujo energético del espacio, sobre todo, si conviven con otros muebles y el espacio es pequeño".

4.

SÍ a muebles en un pasillo largo

Pasillo largo con molduras en paredes, cuadros y bancos

Pavimento de parqué y paredes con molduras. Proyecto de Miriam Barrio.

El Mueble

Otra de las llamadas "tortugas protectoras" tiene que ver con el pasillo. "Si es excesivamente largo es recomendable poner un mueble o un banco que corte el flujo de esa energía tan rápida que recorre el pasillo", aconseja nuestra experta. Dos bancos en esta zona de paso XL resultan perfectos.

5.

SÍ a las camas con cabecero

Dormitorio con cabecero tapizado a rayas

Cabecero tapizado diseño de Natalia Zubizarreta.

El Mueble

"El cabecero es lo que nos protege la coronilla y refuerza el descanso, afirma Alejandra. Dormir sin un modelo sólido empeora la calidad del sueño y hace que desaparezca la barrera real y protectora con lo que hay al otro lado de la pared, sobre todo si se trata de un cuarto de baño".

6.

SÍ a las lámparas suspendidas en el comedor

Office en cocina con arrimadero

Proyecto de Asun Antó. Mesa de roble, de Coton et Bois. Sillas de olmo envejecido, de Andrea House. Lámpara, de Peralta.

El Mueble

Tu casa no tendrá buen Feng Shui con lámparas suspendidas en zonas como pasillos, sobre la cama o el escritorio, sobre todo si son modelos pesados. ¡Nuestra energía vital está en peligro! Pero toda regla tiene su excepción. En este caso, "sí tendrás buen Feng Shui, si cuelgas la lámpara sobre la mesa del comedor", afirma Alejandra.

7.

NO a lámparas suspendidas sobre la cama

Dormitorio con vigas, cabecero gris con tachuelas y armario en verde agua

Armario y cabecero diseñado a medida con diseño de Dafne Vijande. Dibujos al fresco realizados por Mayesa Mira. Lámpara de fibra importada de Marruecos.

El Mueble

"Se trata de otra "flecha envenenada". Colocar una lámpara sobre la cama, sobre todo a la altura de nuestra cabeza, crea opresión, explica la experta en Interiorismo Feng Shui. Y no resuelve el reposo de la misma manera que sin tener nada encima colgando". Las lámparas suspendidas, mejor en el centro de la habitación, alejadas lo más posible de la cama.

8.

NO a mesillas que sobresalgan de la almohada

Dormitorio con mesilla de madera, pared con arrimadero y lámpara suspendida

Cabecero diseño de Space Stage Studio.

El Mueble

"Algo que apunta hacia nosotros todo el tiempo y más, mientras dormimos, o sobrepasa nuestra cabeza desregula el sueño y desequilibra el ambiente", comenta Alejandra. ¡Ojo con las mesillas! Son otra "flecha envenenada" Colócalas siempre a una altura inferior a la almohada, nunca que la sobrepase.

9.

NO a espejos frente a la cama

Dormitorio en blanco con espejo de cuarterones en pared

Cabecero de madera pintado de blanco.

El Mueble

"En cuánto a los espejos, hay mucho mito sobre ellos, cuenta Alejandra. Al tratarse de un elemento agua, aportan una energía específica que debe ser analizada para saber dónde conviene ponerlos y dónde evitarlos. Uno de los sitios prohibidos es frente a la cama que nos refleje al dormir, ya que su energía demasiado yang no permite descansar todo lo necesario". Si quieres ponerlo en tu dormitorio, mejor a un lado de la cama.

10.

Cada elemento, pide un color

Cocina con muebles en color topo

Proyecto de Deulonder Arquitectura Domèstica realizada en DM lacado en gris.

El Mueble

Por el contrario, "si tu cocina pide el elemento Metal, deberá predominar en ella el blanco y el gris clarito, continúa Alejandra. Y si, después de hacer el análisis a tu dormitorio, éste necesita el elemento Tierra, tendrás que optar por tonos beiges, amarillos, arenas y formas muy cuadradas. ¿Que pide el elemento Agua? Entonces, opta por negros y azules".

11.

¿Qué materiales y formas hacen mejores migas con el Feng Shui?

Salón en tonos claros con madera y piedra

Proyecto de Las Perelli. Paredes de piedra vista. Mesa de centro y sillones de madera de anticuario. Sofá y butacas de herencia, retapizados.

El Mueble

"No hay ningún material más recomendable que otro para una estancia u otra, explica Alejandra Balbás. Dependerá de los elementos indicados en cada espacio para potenciar o neutralizar la energía de los mismos y nuestra propia energía. Sin embargo, siempre es mejor optar por materiales nobles, como la madera, la piedra...". En cuánto a las formas, las redondeadas son más amables en cualquier espacio, sobre todo en los pequeños.

12.

Orden y limpieza, ante todo

Salón en buhardilla con muebles orgánicos

Proyecto de Pia Capdevila. Sofá, de Tapi Disseny. Mesa de centro y auxiliar, de Ethnicraft. Butacas, de Kave Home.

El Mueble

Efectivamente, "el orden y la limpieza es crucial para mantener la casa desbloqueada de objetos y piezas que no nos gustan, ya no usamos o están rotas", concluye Alejandra. En su libro "8 pasos para ArmonizArte: Cómo alcanzar Armonía en tu vida a través de tu hogar" encontrarás pautas para plasmar en tu propia casa, conocer el tipo de hogar en el que vives y cómo puede afectarte, según el Feng Shui.