CLÁSICOS Y NOVELES

Buen asiento + luz + mesita = rincón de lectura

Solo necesitas dos metros cuadrados y estas piezas clave para crear el escenario en el que engancharte de nuevo a la lectura

Butaca beige con estructura de madera, librería pequeña, puff de piel, lámpara de pie tipo flexo y alfombra de pelo en crudo

La falta de tiempo puede sonar a excusa razonable, pero cuando estamos al día en esa serie que nos tiene tan enganchados o no nos perdemos los últimos estrenos de cine… Ahí se nos ve el plumero. Pero eso no quiere decir que, entonces, sea por falta de ganas. Quizá lo que necesitas es tener el escenario perfecto en el que engancharte de nuevo a la lectura.

El sofá o la cama pueden ser esporádicos lugares donde leer, pero la buena pluma de los clásicos y los noveles bien merece un sitio de honor: un rincón de lectura hecho a tu medida. Bastan una butaca o un cómodo asiento, una entrada de luz natural (a la que tomará el relevo una lámpara al caer el sol) y un punto de apoyo para los libros, una taza de té, una copa de vino… En tan solo 2 m2 puedes crear tu rincón de lectura desde el que viajar a mil y un lugares a través de las palabras.

Un banco junto a la ventana

Banco con almacenaje bajo la ventana, con cojines de colores, mesas auxiliares y lámpara de pie
Parece un mueble hecho a medida, ¿verdad? Pues este banco, que mide 240 cm, está hecho con dos cómodas bajas modelo Nordi de Ikea. Una mide 160 cm de ancho y la otra 80. Y sus 43 cm de fondo son perfectos para sentarse. Aunque el banco ocupa todo el ancho de la ventana el color blanco lo hace más ligero visualmente. Las mesitas de apoyo a juego, además de ser muy prácticas, hacen que el conjunto se vea completo y estudiado.

Relacionado con este artículo

Las colchonetas y los cojines suman comodidad a este soleado rincón, y los cajones de almacenaje son perfectos para guardar los libros, las revistas o un gustoso plaid para tenerlo bien a mano si refresca.

Butaca reservada

Es la gran joya de los rincones de lectura. Orejera, estilo club, con o sin reposabrazos… La única condición es que la butaca sea cómoda. Asegúrate de que recoge bien la espalda. Si tiene el respaldo acolchado y un poco inclinado hacia atrás evitarás malas posturas. Si te cabe, acompáñalo de un reposapiés. Elige un espacio tranquilo, alejado de ruidos y de la puerta de entrada, y con mucha luz natural junto a una ventana: así no fuerzas la vista al leer. Y ten siempre una lámpara tipo flexo para cuando la necesites. Una pequeña mesa auxiliar es suficiente para dejar los libros.

Con mini biblioteca

Butaca beige con estructura de madera, librería pequeña, puff de piel, lámpara de pie tipo flexo y alfombra de pelo en crudo

Aunque los eBook van ganando terreno, para muchos los libros en papel siguen siendo los mejores compañeros de lectura. Y pasar página, un placer incomparable. En este caso, una minilibrería como esta de Coton et Bois será la pieza clave. No solo evocará la esencia de una biblioteca, aunque en formato “de bolsillo”, sino que también te permitirá decorar un poco ese rincón. ¿Quizá un toque de verde con unas plantas?

¿Cómo elegirla?

  • De poco fondo: los libros caben en 25 cm de fondo, por lo que si la zona de lectura está en un lugar de paso no te quitará mucho espacio.
  • En blanco: es la mejor opción si quieres restar peso a la pieza. No pongas demasiados objetos encima, pues genera desorden.