Hibisco

Destaca por su llamativo color rojo y añade una sensualidad tropical a tu decoración

Hibisco

Hibisco

Nombre científico: Hibiscus rosa-sinensis

Nombre común: Hibisco, rosa de China, cardenal, flor del beso

Tamaño: En exterior, hasta 5 m

Nivel de dificultad: Media

RIEGO

Moderado

LUZ

Abundante, pero indirecta

La flor del hibisco, llamada también flor de Jamaica, es un arbusto originario de climas tropicales y subtropicales de América y África. Se encuentran en muchos puntos de la costa sur mediterránea con microclimas tropicales, y pueden estar todo el año floreciendo ininterrumpidamente. 

 

Este arbusto de hoja perenne produce flores grandes y vistosas en colores variados. Las flores emergen aisladas en los extremos de los tallos. Verás cómo las mariposas se acercan a ellas.

 

Sorprendentemente, no requiere mucho esfuerzo mantenerlo saludable y feliz. El hibisco debe alojarse en el interior de casa para evitar daños irreversibles a no ser que vivas en una zona de calor constante: no resiste el frío.

 

CUIDADOS

 

  • En el jardín o la terraza, sitúalo contra una pared cálida que reciba abundante luz solar y cuídalo con un sustrato bien drenado.
  • Las flores duran poco tiempo, pero se pueden estimular abonando cada 15 días durante el periodo más cálido.
  • Ya sea dentro o fuera, si la planta no recibe suficiente luz, no florecerá.
  • No la riegues sin más, ya que es delicada. Comprueba el estado de la tierra introduciendo el dedo unos centímetros. El sustrato debe mantenerse húmedo, pero no empapado.
  • Poda la planta una vez al año (a principios de primavera) para mantener un tamaño razonable y para que no se “desmelene” demasiado.
  • Las temperaturas demasiado altas o bajas, demasiada o muy poca agua y poca luz hacen que los brotes de la planta caigan.
  • Si se colocan en interior, es preferible en una estancia sin calefacción, ya que no soportan la sequedad ambiental. Pulveriza las hojas de vez en cuando.

 

DECO

 

  • En una terraza, regálale una maceta grande para situarla en una esquina junto a tu tumbona favorita y una mesita auxiliar. Con sus flores secas se hacen infusiones tranquilizantes, pero comtemplarla también es un ansiolítico natural. 
  • Junto a la ventana, con un tiesto de terracota con acabado vintage, recreas un ambiente de “dolce far niente”.
  • Con una maceta cuadrada y grande, das un contrapunto sobrio a su exuberancia.
  • Frente a un espejo, multiplicarán el colorido por la estancia.

 

Artículos relacionados

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?