Plantas y flores

Descubre cómo plantar mango en casa, ¡te sorprenderá lo fácil que es!

Originario de un clima tropical y de ambientes cálidos, el árbol de mango aporta numerosos beneficios. Si quieres tener uno en tu jardín o balcón, ¡sigue nuestras recomendaciones!

Cómo plantar mango 00229602

Con el verano a la vuelta de la esquina, empezamos a pensar en el calor, las bebidas fresquitas, los helados y las frutas tropicales que tanto nos apetecen en un día soleado. Y una de estas frutas estrella es, sin lugar a dudas, el mango. Así como ocurre con otros árboles frutales más pequeños, existen especies pequeñas de árboles de mango que pueden ser ideales para cultivar en una maceta.

En esta guía, te enseñamos cómo plantar mangos en casa y sus beneficios, para que vayas preparando tu balcón o terraza porque, además de dar un fruto delicioso, ¡el árbol de mango es muy decorativo!

¿Cómo germinar mango? Tu guía en 5 pasos

Lo primero que debemos hacer antes de plantar la semilla del mango, es hacerla germinar. Para ello, puedes coger cualquier mango que acabes de consumir en casa y extraerle la semilla, que viene protegida en una cáscara o hueso. A continuación te explicamos los pasos, ¡verás qué fácil!

1. abre la cáscara del mango

Con mucho cuidado de no dañar la semilla en el interior, cuela la punta del cuchillo por el extremo más ancho de la cáscara y haz movimientos arriba y abajo para abrirla.

2. extrae la semilla y envuélvela en papel

Después de abrir la cáscara, retira la semilla y prepara una servilleta o papel de cocina absorbente para envolverla. Así, conseguirás crear ese ambiente de oscuridad y humedad que necesita.

3. COLOCA LA SEMILLA envuelta EN UN RECIPIENTE

Con la semilla envuelta en una servilleta, colócala en un recipiente de su tamaño y humedece el papel con agua hasta que no se absorba más. ¡Ojo! No te pases al humedecerla, porque puede llegar a pudrir. Para evitar esto, añade en el fondo del recipiente, unos centímetros de grava como drenaje.

4. Sitúa el recipiente en un ambiente cálido

Una vez has conseguido aportar el ambiente ideal de oscuridad y humedad a tu semilla, sitúa el recipiente en algún lugar de tu casa con ambiente cálido, para que esté expuesto a una temperatura de entre los 25-30 °C.

5. Una vez seco el papel, vuelve a humedecerlo

Si el papel envolvente ya está seco, aplícale un poco de agua en la medida justa, para evitar encharcarlo. Si sigues todos los pasos, es muy probable que en unos 10-15 días, tu semilla de mango dé su primera raíz, ¡y sea el momento de plantarla!

como cultivar mango en maceta
Pratik Gaikwad/Pixabay

Cuándo y cómo plantar mango en casa

Una vez tengas la semilla de mango germinada y haya dado su primera raíz, es el momento de plantarla en una maceta con algo de profundidad. Como sabes, el árbol de mango es originario del clima tropical, por lo que necesita un ambiente cálido para su madurez y buen desarrollo. Pero, ¿cómo puedes hacerlo en casa? Mira, mira:

  • Escoge un buen sitio para plantar las semillas una vez estén listas. Tanto si optas por hacer un agujero en el suelo, como si prefieres preparar una maceta de tu balcón, te aconsejamos que apliques una mezcla de sustrato genérico y una quinta parte de humus de lombriz.
  • Ayúdate de un lápiz para hacer un agujero en el centro del recipiente, junto con los nutrientes necesarios para favorecer el crecimiento de la semilla.
  • Humedece la tierra sin excederte e introduce la semilla, al menos 10 centímetros abajo. No es necesario que la semilla quede totalmente cubierta, pero la raíz si debe quedar protegida.
  • Mantén tu planta expuesta al sol y en un ambiente cálido. Puedes dejar la semilla envuelta en papel durante los primeros días, hasta que veas crecer el primer brote. Si todo va bien, tu árbol dará frutos a los 130 días de haberse plantado, es decir, ¡en los próximos cuatro meses desde su plantación!
Beneficios del mango

Beneficios del mango

Si bien el mango es una fruta tropical que solemos asociar al verano, son tantos sus beneficios que podemos consumirla en otras épocas del año y considerarla también una fruta de otoño. Ya sea en ensaladas, batidos o acompañada de yogur, esta fruta tan suave como deliciosa, nos aporta un sinfín de propiedades nutritivas para mantener la buena salud de nuestro cuerpo. Entre otras cosas, el mango:

contiene mucha agua y pocas grasas

Su composición puede variar según la variedad que se trate, pero todos los tipos de mangos tienen en común su elevado contenido de agua.

Es rico en Múltiples propiedades

Contiene grandes dosis de vitaminas A, E y C: los tres nutrientes más potentes en la lucha contra los radicales libres, que fortalecen el sistema inmunitario.

Ayuda en el cuidado de la piel

Gracias a su alto contenido en vitamina A, el mango produce más sebo en el cuerpo y, por tanto, ayuda a mantener la piel hidratada.

Favorece la vista

¿Parece increíble, verdad? Pues sí. Una taza de mango en rodajas, tiene el 25% del valor diario de vitamina A que necesitamos, y que puede favorecer la salud ocular. Si se consume regularmente, puede llegar a prevenir el ojo seco, el ablandamiento de la córnea o el ardor en los ojos, entre otras.

Fomenta el aumento de peso

Si lo que te gustaría es aumentar de peso de forma saludable, esta fruta puede ser la solución muy útil. Gracias al mango, no solo puedes aumentar de peso, sino que su aporte de proteínas y nutrientes, hace que el crecimiento de masa muscular sea equitativo.

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?