Según un estudio reciente, mantener la casa limpia y ordenada nos mantiene más felices. Reduce considerablemente el estrés y genera múltiples beneficios para nuestro cerebro. Hay muchas formas de conseguir que todo esté en orden gracias a robots aspiradores, trucos de experto y buenos productos de limpieza. Entre algunas herramientas que utilizarás para limpiar la casa, seguramente estén los paños de microfibra. Son tejidos que se usan para quitar el polvo con mayor facilidad y no dejar restos de suciedad por los muebles.

Pero aunque su empleo est�� muy extendido, ¿utilizas de forma correcta los paños de microfibra? Si estás dudando es que quizás no te lo habías planteado, y no los estés aplicando de buenas formas. Te enseñamos algunos errores muy comunes y también cómo debes lavarlo.

¿Qué es un paño de microfibra?

Lo más probable es que junto a tus utensilios de limpieza se encuentre un paño de microfibra. Son habituales y cómodos de usar para mantener la casa limpia y sin polvo. ¿Pero de qué están hechos? Los paños de microfibra están fabricados con poliéster y nailon. Son dos materiales bastante resistentes y duraderos. La microfibra es bastante fina, lo que hace que sea un tejido perfecto para captar mejor las partículas de polvo y suciedad.

Tres errores comunes al utilizar tu paño de microfibra

pano microfibra limpieza
Pexels

1. Limpiar del revés

Normalmente, los paños de microfibra tienen dos lados, uno para absorber la humedad y otro para limpiar el polvo. Dependiendo del uso que le vayas a dar, deberías usar una parte u otra. Si no lo haces, lo más probable es que no se adhiera bien el polvo, y finalmente no le des el uso adecuado a los paños. Si el paño tiene el mismo tejido por ambas partes, entonces no tienes de qué preocuparte.

2. Utilizar mal el paño

Es decir, usar el paño de microfibra humedecido para quitar el polvo. Es un error muy común y lo único que se consigue es que no se recoja bien la suciedad. Siempre hay que usarlo en seco, o en su defecto con la ayuda de un spray específico de limpieza. Si vas a usarlo en húmedo, lo más recomendable es aplicarlo en zonas como pisos, puertas, o zócalos.

3. Limpiar las superficies equivocadas

Los paños de microfibra se usan para limpiar el polvo de muebles, pisos, zócalos, puertas, etcétera. Pero no están hechos para quitar la suciedad de fregadores, bañeras o encimeras. Para este tipo de limpiezas, hace falta otros materiales como, por ejemplo, esponjas o cepillos especiales.

Cómo lavar los paños de microfibra

Los paños de microfibra hay que lavarlos para que duren más tiempo en perfecto estado. Es muy fácil mantenerlos limpios y así prolongar su vida útil. Estos son los pasos que debes seguir: 

  1. Sacude bien el paño de microfibra para que se eliminen los restos de polvo antes de lavarlo.
  2. Lava a máquina con agua fría o tibia. No limpies los paños de microfibra con agua caliente, ya que se pueden estropear. Las fibras, a altas temperaturas, se pueden dañar y como resultado disminuir la eficacia de los paños.
  3. Añade un detergente suave para que los paños sigan manteniendo sus mismas capacidades de limpieza.
  4. No sobrecargues la lavadora con todos los paños de microfibra o de lo contrario no se lavarán bien. Si es posible, lava a tandas o con artículos similares que nos suelten pelusas. 
  5. También puedes lavar los paños de microfibra a mano. Para ello, haz el mismo proceso: usa agua fría o tibia y un detergente suave. ¡Y listo!

Lo mejor siempre es que la ropa, y los paños se sequen al aire libre. Si no puedes hacerlo, una alternativa es usar la secadora. Si usas una secadora, selecciona un ajuste bajo o sin calor. El calor excesivo puede dañar las fibras.

Consejos para que los paños de microfibra duren más tiempo

Los paños de microfibra suelen durar bastante tiempo si se cuidan correctamente. Uno de los cuidados básicos es el lavado, pero también hay que tener otros aspectos en cuenta: 

  • No planches los paños. El calor de la plancha puede dañar de forma considerable las fibras de los paños, así que mejor, ¡olvídate!
  • Almacenaje. Guarda bien los paños de microfibra y asegúrate de que estén limpios y secos para que no generen moho. 
  • Trata las manchas. Si se han manchado los paños, intenta quitarlas con un detergente o un quitamanchas suaves.