Delicada pero duradera

Cómo lavar los sujetadores: tu guía para que queden como el primer día

Una ropa interior bien cuidada y de buen aspecto nos ayuda a sentirnos más confiados y mejor dispuestos a lo largo del día. Por ello, te dejamos unos consejos para mantener la lencería como nueva, ¡mira, mira!

Cómo lavar los sujetadores

Seguro que más de una vez te has preguntado cómo lavar los sujetadores correctamente para que no se deformen. No tienes claro si ponerlos en la lavadora o lavarlos a mano, si es bueno lavarlos a diario o no... En definitiva, se te genera un mar de dudas cada vez que estás pensando en lavar tu ropa íntima favorita y quieres evitar que se dañe. Antes de lavarlos a mano o en la lavadora, revisa estos consejos y ¡aplícalos!

Cómo lavar los sujetadores

¿Cómo se lavan los sujetadores en la lavadora? Paso a paso

Como bien sabes, los sujetadores son una de las prendas de ropa más delicadas de nuestro armario. Por eso, es muy importante saber cómo y cuándo lavarlos para evitar que se desgasten.

Siempre que sea posible, lávalos a mano y tras haberlos usado en cuatro ocasiones, a no ser que acabes de hacer un deporte intenso y entonces sí tengas que lavar tu sujetador antes de volver a usarlo.

Sea como sea, si eres de las que siempre va a contrarreloj y no tienes tiempo de lavar a mano tus sujetadores, sigue estas seis recomendaciones para ponerlos en la lavadora. ¡Verás qué fácil!

1. utiliza una bolsa de rejilla

Al tratarse de una prenda de ropa algo más frágil que cualquier otra, te recomendamos poner los sujetadores en una bolsa de rejilla especial para prendas delicadas y así evitar posibles daños.

2. Agrupa tus sujetadores por colores

Como ocurre con otros tipos de ropa, siempre es preferible que juntes los sujetadores de colores similares en un mismo lavado. Un truco infalible para evitar que se enganchen entre sí es cerrar los corchetes de cada sujetador antes de ponerlos en la lavadora.

3. Usa ciclos cortos ​de lavado

Para prendas de ropa delicadas como los sujetadores, te aconsejamos que emplees un programa corto con agua fría o a un máximo de 30º. ¡Recuerda no mezclarlos con ropas más pesadas! Si tu sujetador es push-up, mejor lávalo a mano y evita que las cazoletas se deformen.

4. Opta por un detergente suave

¡Ojo! Si tu idea era utilizar un suavizante para que tenga un olor más agradable, puede que tu sujetador se ablande más de la cuenta y acabe estropeándose.

5. Seca tu sujetador al sol

Una de las premisas que debes tener presente durante el proceso de secado de tus sujetadores es que nunca pueden ir a la secadora. Busca un sitio donde les pueda dar el aire y evita cualquier susto.

6. Fíjate en la etiqueta de tu sujetador​

Cada sujetador es un mundo, y, por tanto, su proceso de lavado puede variar en función del material en el que esté hecho. Fíjate siempre en las instrucciones de la etiqueta y consigue que tu sujetador dure más.

Cómo lavar los sujetadores a mano

Cómo lavar los sujetadores a mano: tu guía en 4 pasos

Siempre que puedas lava tu lencería a mano. Al tratarse de una ropa más frágil y delicada, podemos correr el riesgo de dañarla si la metemos en la lavadora. Así que, si tienes tiempo, arremángate y sigue los siguientes pasos para ver cómo lavar a mano ropa delicada. ¡Te sorprenderán los resultados!

1. Prepara un balde con agua tibia

Antes de nada, tómate un momento para coger un balde de tamaño medio y llénalo con agua tibia con un poco de detergente suave y especial para ropa delicada.

2. Deja la ropa interior en remojo

Una vez tengas todo listo para lavar tu ropa interior más preciada, sumerge tus sujetadores en el balde con agua tibia y déjalos en remojo durante 15 minutos. ¡Recuerda!, puedes lavar varios sujetadores al mismo tiempo siempre que sean de colores similares.

3. Frota las zonas más sucias

Después de dejar en remojo los sujetadores, frota a mano aquellas zonas que estén más sucias y que sean de más difícil acceso para su lavado.

4. Enjuaga tus sujetadores con agua fría y escúrrelos

Si crees que tus sujetadores ya están limpios por completo, enjuágalos con agua fría y escúrrelos sin apretarlos mucho para evitar que se deformen los aros.

Trucos para secar un sujetador sin que pierda elasticidad

Ahora que ya tenemos nuestros sujetadores limpitos y recién lavados, pasamos a la recta final: el proceso de secado. ¿Cómo puedes hacerlo sin causarles ningún daño?

  • Ante todo, nunca pongas tu sujetador en la secadora. Las altas temperaturas pueden jugarte una mala pasada y puede que sea la última vez que vayas a usar ese sujetador.
  • Regula tu fuerza a la hora de escurrir el agua sobrante de tu sujetador. Podrías arriesgarte a deformar la forma de la copa.
  • Tiende tu sujetador al aire libre. Te recomendamos que, en la medida de lo posible, evites utilizar pinzas que puedan deformar las copas o los tirantes.
  • Si eres de los que plancha hasta la última prenda de ropa interior, no hagas lo mismo con los sujetadores. Podrías acabar dañando su tejido, sea de la calidad que sea. Si es posible, usa un organizador de sujetadores para evitar que se dañen y te duren mucho más.

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?