9 /77

1.

Una mesita de noche moderna en madera y metal

 Cabecero con tachuelas 00526280

Un cajón y una repisa para libros garantizan con eficacia el almacenaje en esta mesilla de noche pequeña, ideal para dormitorios mini. Las interioristas Isabel Flores, Nuria Almansa e Isabel Font han elegido este modelo que combina dos materiales bien avenidos: la madera y el metal. En el sobre hay sitio suficiente para colocar una lámpara de mesa, unas flores y una vela aromática.

Mesita de noche, de Adaleya. Cabecero y lámpara, de Gajisa. Papel pintado, de Leroy Merlin. 

2.

Apuesta por lo natural

Dormitorio con cama y mesilla de noche 00525565

Camilla Falconer y Emma Longmore, de Interior Facelift, han elegido una mesilla de noche mini en madera natural que casa a la perfección con el resto de materiales: la fibra del dosel, la cerámica del pie de la lámpara y el vidrio de los floreros. Sus patas ligeramente onduladas le dan gracia y movimiento al conjunto.

Mesilla de noche, de Maisons du Monde.

3.

Una mesita de noche en forma de tronco

Dormitorio con mesilla de noche y cabecero 00525516

Fibra y madera protagonizan la decoración de este dormitorio en el que la interiorista Júlia Casals ha elegido una mesilla de noche diferente y original: un tronco de madera con amplia superficie de apoyo para colocar todo lo necesario.

Mesita de noche, de Jordi Quintana, en Imo. Cabecero ideado por la decoradora con una alfombra de ratán, de Zara Home. Cortinas confeccionadas con tela de La Maison. 

4.

Con dos cajones

Mesilla de noche de madera 00524326

Líneas rectas y dos cajones resumen el sencillo diseño de esta mesilla de noche de madera elegida por la interiorista Marta Noguera Trías. La belleza de las vetas y los tiradores de metal redondos dan juego para decorarla con una lámpara metálica tipo flexo y un espejo enmarcado.

Mesita de noche y cabecero, de Antinea Interiorismo. Lámpara, de Lampegras. 

5.

Una mesita de noche ligera y cálida

Mesilla de noche blanca y madera 00524716

La aparente frialdad de una estructura metálica se vuelve cálida si se pinta de blanco y se le añade un soporte de madera clara. Así es esta mesita de noche de estilo nórdico por el que ha optado la interiorista Marta Prats en este dormitorio. Si en su superficie no queda sitio para colocar una lámpara de sobremesa, la solución pasa por elegir un aplique.

Mesita de noche, de Carlos Santiago. Cabecero, de La Maison. Aplique, de Marset, en Avanluce. 

6.

Una mesita blanca y volada

522578

En dormitorios con una distribución difícil o con poco espacio, la mejor solución es colocar muebles a medida, como esta mesita de noche volada diseñada por la interiorista Pía Capdevila. Integrada en el cabecero blanco, cuenta con hueco y cajón sin tirador que le da uniformidad al conjunto. La ausencia de lámpara de mesa, a favor del aplique, deja sitio para crear una mini librería en el sobre.

Cabecero y mesita de noche, diseño de la decoradora. Aplique, de Santa & Cole. Papel pintado, de Sanderson. 

7.

Sin patas

Mesita de ncohe blanca y volada 00522512

Otra buena versión de mesilla de noche volada e integrada en el cabecero pero esta se presenta con dos cajones con apertura de uñero, muy de tendencia. Puedes llenar el hueco inferior con una preciosa caja de zapatos forrada con un papel de regalo bonito, como ha hecho aquí la interiorista Mercedes Pérez. Las líneas rectas de la mesilla se contrarrestan con el aplique de formas redondeadas.

Cabecero con mesitas de noche integradas, de Renova. Lámpara aplique, de Faro. 

8.

Mesita de noche de factura artesanal

Mesilla de noche de madera 00521427

La decoradora Belén Campos ha logrado duplicar la capacidad de almacenaje en este dormitorio. Y todo, gracias a la elección de una mesilla de noche en madera maciza, con cajón y armario cerrado, y a la repisa creada en el cabecero de obra. ¿Te has fijado en el estilizado pie de la lámpara de mesa? ¡Apenas ocupa espacio! 

Mesita de noche, en Merc & Cía. Lámpara, en Carolina Blue. 

9.

Una cómoda recuperada

00518413 O

¿Quieres poner una cómoda antigua como mesita de noche? Actualiza su aspecto, pintándola en un blanco roto o en gris y dándole un aspecto envejecido, como esta de la imagen. Si ves que te queda muy alta cuando estás en la cama, utiliza los cajones de en medio para guardar las gafas, la tableta, el libro... Decórala con una lamparita baja y objetos de cristal que capten la luz.

10.

Con estante y mesita integrada

dormitorio-mesita-noche-estantes 00516958 O

Si te encantan las escaleras decorativas por la funcionalidad y calidez que proporcionan al dormitorio, te enamorará esta utilizada como librería y mesilla de noche. La interiorista Meritxell Ribé, de The Room Studio, la ha diseñado con un peldaño más ancho, que hace las veces de estante, y una mesita de noche con estilo e integrada con dos cajones. ¿No te parece ideal?

Librería, de The Room Studio. Papel pintado, de Phillip Jeffries. 

11.

Del salón al dormitorio

dormitorios-00515123

¡Nos apasionan los diseños irregulares porque dan dinamismo a las estancias! Fíjate en este mueble recuperado que nos recuerda a las antiguas mesitas de teléfono que tenían nuestras madres: con cajones dispares, patas torneadas y espacio libre en el medio para albergar las guías telefónicas. Ahora en él puedes depositar plaids para tenerlos a mano, si tienes frío. Begoña Susaeta lo ha actualizado lacándolo en blanco, a juego con el aplique, dando como resultado una mesita de noche elegante y con estilo. 

Mesita de noche, de Crisal decoración. Cabecero tapizado, de Sube Interiorismo. Espejos, de Leroy Merlin. Papel pintado Voyage, en Gancedo. Apliques Astro, en Susaeta Iluminación. 

12.

Dos por una

Mesita de noche doble 00516857

Crear hornacinas en el cabecero de obra resulta muy útil cuando no hay espacio, pero pueden llegar a ser incómodas al estar recostada. Para solventarlo, Pía Capdevila las ha diseñado como mini librerías donde dejar las próximas lecturas. Y, como había sitio suficiente, ha añadido una mesilla de noche elegante y ligera donde tener más a mano el vaso de agua, un jarrón o el libro que estemos leyendo.

Cabecero de DM, diseño de Pía Capdevila. Aplique, de Faro. 

13.

Mesilla de noche vintage

Mesilla de noche vintage 00515306

Si quieres darle a tu dormitorio un aire retro, una mesa de jardín plegable en hierro forjado puede ser la mejor compañera para tu cama. Déjala decapada, para conseguir ese aspecto antiguo que tanto te gusta, y empieza a disfrutar de tu nueva mesilla de noche vintage. Para su decoración utiliza velas y objetos de metal y cristal, como ha hecho aquí la interiorista Gabriela Conde.

14.

Un toque bohemio

00508714 O

Para llevar a tu dormitorio el estilo boho chic nada mejor que decantarse por una mesilla de noche de corte natural donde la madera esté muy presente. La interiorista Mireia Pla ha optado por un estante de pared en forma de tronco y un sencillo taburete que le da al entorno cierto aire rústico. Decora el sobre con flores silvestres y objetos étnicos. Para la iluminación, elige una lámpara con la bombilla a la vista.

Mesita de noche, diseño de la decoradora, realizada por Mirabosc. Lámpara, diseño de Mireia Pla, realizada en Mercantic. 

15.

Una mesita de noche en fibra natural

Dormitorio con mesilla y aplique 00508559

Ligera, cálida y discreta, así es esta mesilla de noche realizada en fibra natural, perfecta para dejar a la vista lo estrictamente necesario: un libro, un jarrón con flores y una vela. ¿Para qué quieres más? La iluminación puedes solventarla con un aplique o una lámpara de techo moderna, como la que ha elegido aquí Mireia Torruella, de Júlia Brunet Interiorisme.

Mesita de noche y lámpara, de Idees Disseny.

16.

Un cajón encajonado

cabecero-costilla-de-adan 00503821

Si el espacio que va de la cama a la pared es mínimo, lo mejor es poner una mesita de noche a medida y volada que de cierto desahogo. Es lo que ha hecho en este dormitorio la interiorista Paz de Tord: colocar un sencillo cajón fijado a la pared. Lo ha dejado en madera natural, a juego con el suelo y en contraste con el blanco del entorno. Piezas de cristal transparentes y etéreas decoran su superficie.

Mesita de noche, de Ethnicraft. Aplique, de Kave Home. 

17.

Diseño redondo en la mesita de noche

Mesilla de noche de madera redonda 00485206

Una versión mini y actualizada de la mesa camilla puede ser una excelente alternativa a la mesilla de noche tradicional. Asun Antó ha elegido un modelo redondo de madera para este dormitorio donde impera el estilo vintage. Una lámpara de sobremesa con pie envejecido y marco de fotos decapado decoran el sobre.

Mesita de noche, en La Maison. Cabecero realizado con una puerta de anticuario. Lámpara, en Coton et Bois. 

18.

Un archivador venido a más

Mesilla de metal y madera con cajones 00483292

¿Quién te iba a decir que una mesa tipo archivador podría quedar tan bien como mesilla de noche? Esta de la imagen con sus seis cajones ayuda a mantener el orden en el dormitorio. En su sobre de madera despejado podrás colocar un bonito ramo de flores y una lámpara de sobremesa ligera, como esta de pie estilizado y pantalla de lino.

Cabecero, de La Redoute Interieurs.

19.

Mesitas de noche modernas y transparentes

cabecero-terciopelo 501855 O

¿Te gustaría saber cómo decoran las interioristas sus propios dormitorios? ¿Qué mesillas de noche eligen? Aquí tienes un ejemplo en el que prima la ligereza. Pertenece a Lucía Mariñas quien ha optado por colocar un cubo de cristal a cada lado. ¡Parece que lo que hay encima de él flota en el aire! Fíjate en las piezas que ha elegido para su deco: mini floreros, objetos de cristal y lámparas de mesa súper livianas.

Mesitas de noche diseño de la decoradora al igual que el cabecero, realizado a medida con tela de Osborne & Little. 

20.

Un modelo antiagobios

00501618

Las mesitas de noche integradas en el cabecero solucionan en un periquete los problemas de espacio. Marta Tobella ha elegido este modelo volado y lacado en blanco, con hueco para depositar libros y dos cajones con apertura uñero. ¡Es perfecto para no saturar el ambiente! Decóralo como ella con piezas de fibra ¡y será todo un éxito! La iluminación la ha solventado con un mini aplique orientable.

Cabecero y mesitas, diseño de la decoradora.

21.

Un puntito atrevida

Mesilla de noche dorada redonda 00501552

¿Quieres un dormitorio con un toque sofisticado? Entonces introduce mesitas de noche que no dejen indiferente a nadie, como este modelo dorado con pie cónico y sobre redondo. Si te fijas, su tonalidad hace juego con los embellecedores de los enchufes. Decora su sobre con piezas de cristal y cerámica sencillas que le aporten calidez y no le hagan sombra.

22.

Tallada con esmero

Detalle de cabecero de madera con mesilla de noche 00500463

Si te gustan los muebles exóticos cuyos diseños te transporten a otras culturas, te encantará esta mesita auxiliar de madera de mango. Al contemplarla ¿no te parece estar en un templo hindú? La interiorista Esther Mercé la ha introducido en este dormitorio, a modo de mesilla, aportándole luz y sosiego. Una lámpara flexo en blanco y dorado y un jarrón con ramas verdes ensalzan su decoración. ¡Namasté!

Mesita de noche, en Ladies and Gentleman. Cabecero de madera de teca. Lámpara flexo, en Sacum. 

 

23.

Una mesita de noche con estilo industrial

00499147

Los polos opuestos se atraen. ¡Y en la deco, también! Si en tu dormitorio impera la madera, introduce algo de metal. Es lo que se ha hecho en estas mesitas de noche que mezclan materiales antagónicos en un derroche de personalidad. Redondas, ligeras y con el sobre ligeramente tallado denotan un equilibrio perfecto. 

Cabecero, diseño de Luderna Design. Lámpara de techo, en Its About Romi.

 

24.

Encanto natural

Mesilla de noche de madera con uñeros 00493784

Su diseño sencillo y funcional, sus patas oblicuas y su total look en madera revelan el estilo nórdico de esta mesilla de noche que encaja en el hueco como un guante. La interiorista Natalia Zubizarreta ha acertado en su elección, muy a tono con el suelo del dormitorio. Sus tres cajones con uñero y su veteado le dan un encanto especial. Una lámina enmarcada y un jarrón de cristal decoran su sobre.

Mesita de noche y aplique, en Vical Home.

25.

Una mesita de noche elegante y clásica

CABECERO-Y-MESITA-DE-NOCHE-00487080

Parece una mesa tocinera en versión mini. ¿A qué es una monada esta mesita de corte clásico? Sus dimensiones son perfectas porque el sobre queda a la altura de la cama lo que facilita los movimientos cuando se está acostada. Su único cajón y su trasera en aspa le aportan una gracia especial. Parte de su éxito se debe también a la acertada decoración de Cristina Mendoza: una lámpara con pie cerámico amarillo y un jarrón de cristal verde, en armonía cromática con el papel pintado y la ropa de cama.

Mesita de noche, de El Rastro. Lámpara de sobremesa, de Ristori. Papel pintado, de Lara Costafreda, en Coordonné. 

26.

Doble superficie

lampara-de-sobremesa-blanca 481011

¡Anda que no da juego un taburete! Como soporte de plantas, como asiento en el baño o de mesita de noche, como en este dormitorio decorado por Paula Duarte. Fabricado en madera maciza, cuenta con doble superficie, la del sobre y la de la repisa inferior. ¿Te has dado cuenta que la deco de las mesitas de noche se repite en todas las imágenes? Lámpara de sobremesa, jarrones con flores y algún objeto decorativo. ¡Toma nota!

Mesita de noche Nuuk, cabecero de lino y lámpara de sobremesa modelo Zakara; todo de El Corte Inglés. 

27.

In & Out

Mesilla de noche blanca y redonda 00488805

Una mesita de jardín de madera blanca y estructura plegable ha sido la elegida como mesilla en este dormitorio súper green. ¡Y qué mejor que rodearlo con muebles, objetos decorativos y ropa de cama que evoquen el exterior!

Funda nórdica, cuadrantes, plaid verde y sábanas amarillas, de Filocolore. El cojín pintado a mano es de Conchita Plasencia. Anémona y maceta de cerámica, de Bon Vent.

28.

Una mesita de noche súper natural

Una cómoda recuperada hace aquí las veces de mesita de noche. Un buen ejemplo de cómo los muebles antiguos, en este caso sin tratar, dan un aire bohemio a la habitación con su mera presencia. Esta bonita pieza refuerza el ambiente boho chic en el dormitorio. Su superficie se ha decorado con una lámpara de sobremesa clásica y flores, frescas y en láminas.

29.

Con un toque moderno

Esta mesilla volada a juego con el cabecero respira juventud y modernidad. Además de los cajones y el espacio central, tiene una bandejita extraíble muy apropiada para dejar las gafas, el reloj de muñeca, las pulseras... Las piezas pequeñas es mejor guardarlas en recipientes como cajas o cestas para dar sensación de orden. 

Mesilla diseñada por Cuqui Olmedo y realizada por Kotablue.

30.

Cierto aire Art Decó

Para un dormitorio tan especial, no valía cualquier mesita de noche. Se ha escogido este modelo con armazón dorado y sobre de mármol, que refuerza la imagen art decó deseada. Si empleas en su decoración objetos dorados y de cristal, como aquí, acertarás de pleno.

Mesilla de noche, de Miv Interiores.

31.

Mucho más que una mesita de noche

Además de tener una consistencia más robusta que una mesita normal, sus cajones permiten guardar desde prendas de ropa hasta joyería, liberando así espacio en otras partes de la casa. ¿Te has fijado en su delicado dibujo? Respetarlo ha sido todo un éxito como el colocar en su superficie el moderno radiodespertador digital. ¡La mezcla de nuevo y viejo funciona!

32.

Asiento y mesilla

Los modelos tipo taburete pueden funcionar tanto de asiento como de mesa. Es el caso de esta mesilla de noche tan original, de madera como el cabecero. Su pequeño tamaño obliga a que los objetos que decoran su superficie también lo sean: un portavelas, una mini lámpara y un florero XS guardan la debida proporción.

Taburete, de Carmen Caubet. Lámpara de sobremesa, cuadro y espejo, de Cottage Little House. 

 

33.

Mesillas de noche vintage

Parece salida del desván olvidado de la casa de la abuela, pero en realidad es una obra de arte de Coté Decó, una firma especializada en muebles vintage. Su diseño clásico y su aspecto envejecido dan la sensación de que es un mueble con mucha historia detrás. Un joyero antiguo y jarrones de cristal transparente serán los objetos más acertados en su decoración. 

34.

Una mesilla muy cómoda

Y es que en este dormitorio no querían elegir entre mesita de noche o cómoda, así que han apostado por adosar a la cama esta bonita pieza que hace las veces de mesa y de cajonera. Se ha pintado en gris menos el sobre que se ha dejado en blanco, como la moldura que decora los cajones. En la superficie se ha dispuesto una lámpara flexo, láminas botánicas y un jarrón con ramas verdes.

35.

Trabajo en equipo

En este dormitorio las tareas se reparten: en el cabecero integrado, objetos y decoración; la mesilla de fibra, a modo de punto de apoyo y, la cesta, como revistero. Los materiales del mobiliario y el color de la ropa de cama y el papel pintado logran un ambiente alegre y dinámico.

36.

Una mesita de noche elegante y con carácter provenzal

En madera y entramado de mimbre, esta mesita de noche cautiva con su efecto envejecido. Su diseño redondo y sus patas ligeramente onduladas recuerdan a las antiguas estufas de carbón o leña. Como ellas, la mesilla cuenta con una puerta para almacenar en ella lo que quieras.

Mesilla de noche, de Pomax, en Cassai igual que el cabecero y el dosel.

 

37.

A tu servicio

La mesitas de noche tipo bandeja permiten que lo que contienen esté más seguro gracias a sus bordes altos y su profundidad. Este modelo combina la madera con la estructura metálica en negro. ¡Muy chic! ¿Te has fijado en la lámpara de sobremesa? Casi casi compite en originalidad con ella.

38.

Mesita de noche redonda de madera

Esta pieza circular es el complemento ideal para el cabecero con librería lateral incorporada. ¿Lo mejor de su diseño? Sin duda, la originalidad de sus patas. Unos jarrones con flores del mismo color que la ropa de cama son una excelente opción para decorarla. 

Mesilla de noche, de La Maison. Cabecero diseñado por Pía Capdevila.

39.

La belleza de la imperfección

Los muebles decapados o pintados con diferentes efectos imprimen carácter a una estancia. ¡No tires las mesitas de tu abuela! Recupéralas y dales una nueva vida con barnices o chalk paint y ¡qué viva el reciclaje! Este modelo de la imagen de un solo cajón cuenta con espacio libre en su parte inferior para colocar libros apilados o plaids metidos en cestas.

40.

Mesita de noche a ras de suelo

Baja y de líneas sencillas, esta mesilla es perfecta para los amantes de la lectura. El hueco bajo el cajón puede hacer las veces de mini biblioteca mientras su escasa altura permite apilar libros sin que supongan una molestia. Esta elegante mesita está a ras del suelo, pero también podrías integrarlo a la altura del cabecero.

Mesilla de noche Nordic, de Ethnicratf.

41.

Mira qué encanto

Esta cómoda, a modo de mesita de noche, reproduce a la perfección el encanto de lo imperfecto. Se ha pintado en blanco y se le ha dado un acabado envejecido que, paradójicamente, le ha quitado años de encima. Si la decoras con un espejo de cuarterones apoyado en la pared, ¡vivirá en una eterna juventud!

Mesilla de noche, de Oficios de Ayer. Lámpara de sobremesa, de Sandra Marques. Espejo, de Kenay Home.

42.

A medida

¿Quieres aprovechar todo el hueco que queda entre tu cama y la pared? Entonces nada mejor que un mueble a medida, como esta mesilla de noche realizada con la misma madera maciza que el resto del mobiliario de la habitación, para una mayor sintonía. Ilumina tus noches de lectura con una lámpara flexo o una con forma de quinqué. 

43.

Un puf que hace de mesilla

Al hilo de las últimas tendencias que buscan piezas decorativas naturales y artesanas, este puf de fibra natural sirve en el dormitorio como mesilla o asiento. Un dos en uno muy versátil. No abuses a la hora de decorar su superficie para que pueda cumplir fácilmente con cualquiera de sus funciones.

44.

Antigua, tipo velador

Hecha de vidrio y metal, evoca a los cafés europeos de principios del siglo XX. Un jarrón con flores, unas velas o un reloj antiguo sumarán romanticismo a esta mesilla de noche tan ligera y decorativa.

45.

Con sobre de bandeja

En la misma línea que la anterior, esta mesilla de noche imprime un estilo romántico al dormitorio con su acabado desgastado y sobre, tipo bandeja. Para su decoración enmarca unas láminas antiguas y coloca una lámpara de mesa estilizada.

Mesilla de noche, de Cottage Little House.

 

46.

Con doble altura

La superficie es perfecta para colocar una lámpara, mientras que el hueco del medio puede servir para colocar libros. Los cajones inferiores se dejan para guardar el móvil, la tableta... y los secretos.

47.

De estilo sobrio

Esta mesita de noche es perfecta para quienes buscan una pieza atemporal, que sobreviva a las modas pasajeras y encaje con otro tipo de muebles. Como es más ancha de lo habitual, deberás asegurarte primero que tienes espacio suficiente en el dormitorio. Si además cuentas con repisa en el cabecero, como aquí, manténla despejada. 

Mesilla de noche, de Mujika Aramendi Decoración.

48.

Mesita de noche sesentera

Con estructura cuadrada y cajones de dos colores, esta mesita de noche de diseño nórdico podría formar parte del decorado de una serie televisiva de los años 60. Su dualidad cromática en las cajoneras le da mucho juego. ¿A qué es divina? 

Mesilla de noche, de la interiorista Pía Capdevila.

49.

Diseño flotante

Esta mesita de noche sin patas está pensada para aquellos que solo necesitan un soporte donde colocar lo imprescindible. ¿A qué parece que flota en el espacio? Como va fijada a la pared, es conveniente no sobrecargarla.

Mesilla de noche diseño de Jorge Laucirica, de Integra.

50.

Integrada en el cabecero y extraíble

Otra gran idea para economizar espacio sin prescindir de funcionalidad es esta mesilla que se extrae del frontal del mueble cabecero en un delicado gesto. ¡Visto y no visto! Lacado todo en blanco, este diseño es único para dar  uniformidad y luminosidad al dormitorio.

51.

Blanca y con cajones

¿Quieres darle a tu dormitorio un toque romántico? Esta cómoda evoca belleza nostálgica y es perfecta para espacios relajados. Además de los cajones, incluye amplia superficie de apoyo para colocar, fotos, un espejo, flores y una lámpara.

Mesilla de noche, de Maisons du Monde.

52.

La vena country

Pese a su diseño austero, esta mesilla de noche de madera suma encanto a espacios de inspiración rústica. Con unas flores silvestres, ¡mucho mejor!

Mesilla de noche, de Il Coc.

 

53.

¡Una idea redonda!

Con un sobre redondo, esta mesa auxiliar de madera encaja perfectamente en ambientes contemporáneos. Su diseño nórdico la hace ideal como soporte en salones o en dormitorios. 

Mesita auxiliar, de Sancal.

54.

De líneas rectas

Es lo que exhibe este taburete de madera reconvertido en mesilla de noche. Su diseño racional queda bien en todo tipo de ambientes gracias a su perfecta simetría. ¡Un compañero de cama ideal! 

Taburete, de Kintoc.

55.

Dos mejor que una

Esta ha sido la opción elegida para este dormitorio: juntar un taburete, a modo de mesita de noche, y una mesa auxiliar. Aunque comparten materia prima, la madera, sus diferentes formas, cuadrada y redonda, le dan dinamismo al ambiente.

Taburete modelo Tanalá, de Maòli. Mesa auxiliar redonda Twist night, de Zeitraum. Lámpara, de Gubi. Todo adquirido, en Matèria.

56.

Mesillas con alma viajera

Si te apasiona viajar o te encanta el look vintage, coloca dos maletas antiguas apiladas junto a la cama. Mejor, si son de diferente tamaño. Sumarán mucha personalidad al dormitorio. 

Maletas de piel, en Sacum.

57.

Maletas recuperadas

Estas otras maletas antiguas, en cuya superficie se nota el paso del tiempo, sirven de almacenaje y soporte para lamparita, libros y accesorios. ¡Fíjate en cómo se ha customizado el sobre de esta mesita de noche reinventada con un espejo!

58.

Sentido y sensibilidad

En este dormitorio, a lo Jane Austen, se colocó una mesa de jardín a modo de mesilla de noche. Fabricada en metal, se ha pintado en un azul verdoso muy afín al papel pintado de estampado botánico. En su decoración, no pueden faltar flores.

Mesa de jardín, de Alfabia. Papel pintado, de Colefax & Fowler.

 

59.

Una mesilla tipo carpintero

Inspirada en los caballetes de ebanista, esta mesilla de madera añade calidez al dormitorio, al tiempo que le da el carácter y la singularidad propio de las piezas antiguas. Un pequeño espejo ovalado, apoyado en su sobre, le viene que ni pintado.

Mesilla de madera, de Antic Bisbal.

 

60.

Regulable en altura

Como sacada de un antiguo atelier, esta mesa auxiliar con pie de hierro y sobre de madera redondo permite regular su altura, con lo que resulta muy práctica también como mesilla de noche. ¡No te pierdas la lámpara con pie de botella! El cabecero con estante suma espacio donde colocar otros objetos.

61.

Peldaño a peldaño

Elige piezas de otros espacios de la casa y búscales una nueva función, como esta escalera de madera con peldaños convertida en mesilla de noche. Un flexo metalizado será un buen aliado decorativo.

Escalera, de Ikea. Lámpara, de Maisons du Monde. Jarrón, de Mayflower y cojines, de Filocolore.

62.

Escalera, mesilla de noche y cajonera

¿Qué más se puede pedir? Esta mesilla de noche es todo un tres en uno que ofrece una gran funcionalidad, en este caso a un cuarto infantil. En él, el orden ha de ser primordial, así que hazte con cestas y cajas decorativas que garanticen su organización.

63.

Mesita de obra

Una muy buena opción en el dormitorio es hacer un cabecero de obra. Si lo extiendes hacia el extremo, diseña una hornacina a modo de estante que sustituya a la mesilla de noche tradicional. La decoración en este caso, mejor en la repisa.

64.

En gris y negro

Esta mesita de estilo años 50 da un toque elegante y masculino al dormitorio, gracias a sus formas y combinación de colores. Un clásico actual, con un cajón donde poder guardar. Una lamparita metálica y una maceta serán suficientes elementos para decorarla.

65.

Una mesita de noche moderna en total black

¿Te atreves? El color de la noche viste a esta original mesita de noche moderna, de líneas rectas y con cajones. Dinamízala con objetos con color, como este adorable flexo, portavela y jarrón en tonos rosa.

Mesilla de noche, de Hanjel. Alfombra, de Ikea. Pared revestida con papel pintado, de Flamant. Estores, de Cortinas Sant Jordi.

 

66.

Formas geométricas

Esta mesilla de noche ocupa el mínimo espacio y aporta el máximo estilo. Se trata de un hexágono que tiene el fondo justo para guardar libros y objetos pequeños. ¡Y lo mejor de todo es que no entorpece el paso! 

67.

Personaliza tus mesitas de noche al máximo

Tira del DIY para hacer una mesita de noche única y con sello personal. Este modelo, realizado con palés de madera, sobre de pino natural y ruedas, es versátil, fácil de mover y con un estilo exclusivo. ¿Qué tal si lo decoras con una lámpara de diseño que contraste con su estilo low cost

68.

Noches en blanco

Este modelo destaca por su diseño actual a base de una estructura en blanco que sustenta un firme bloque de madera. Un soporte perfecto para colocar, por ejemplo, la lamparita, el despertador, el móvil apagado, flores y un mini joyero.

Mesilla de noche, en La Maison.

69.

Para todos los públicos

Este diseño queda bien tanto en habitaciones juveniles como en dormitorios más clásicos. ¿Su plus? Que posee una amplia capacidad de almacenaje gracias a sus dos cajones. Para su decoración utiliza todo un clásico: madera y blanco. 

Mesilla de noche, de Ikea.

70.

Mesita de noche y mini librería

Este módulo, hecho a medida junto con el cabecero, queda perfectamente integrado en el conjunto. Además de aprovechar el espacio al máximo, posee la profundidad justa para cumplir con sus funciones. 

71.

Estilo y funcionalidad

Ambas cualidades se dan la mano en este mueble que, junto a la cama, da carácter a la habitación. Su sobre, hueco y cajones ofrecen una gran capacidad de almacenaje para joyas, libros y ropa interior. ¡Nos encanta la combinación de los dos tonos de madera! Para su deco elige objetos de metal y cristal.

72.

Mesita de noche romántica

Sus líneas curvas y el color blanco son las dos claves de este mueble para dar al dormitorio un cariz romántico. Además, gracias a sus cajones, las pequeñas cosas que necesitas tener a mano cerca de la cama quedan ocultas y recogidas. ¡Que no falten flores ni velas!

73.

Y seguimos romanticones...

Con sus largas patas y estilizado cuerpo, esta mesita de noche con cajones enamora. Una lámpara de corte clásico es lo que mejor le va.

Mesilla de noche y cabecero, de Coton et Bois.

 

74.

Simplemente bonita

Esta mesita de noche hace gala de una simplicidad que la hace bella, práctica y ligera, a partes iguales. Un tesoro que puedes encontrar en mercadillos como Mercantic. ¡Mira qué bien queda la lámpara metalizada con brazo articulable y el jarrón de cristal en forma de copa!

75.

Integrada en el cabecero

Esta mesita de noche es un simple cajón que sale del mismo cabecero de la cama. ¿Qué ofrece? Una visión perfecta de conjunto, una base para la lámpara de sobremesa y un fondo ideal para dejar pequeños objetos. 

76.

Metálica y ligera

Así podría definirse esta mesita de noche que, en este caso, da servicio a un cuarto infantil. Redondita —para evitar el peligro de los cantos— y fácilmente transportable, se puede usar también como taburete. Un soporte perfecto para albergar sus primeros cuentos. 

77.

Anclada a la pared

Esta mesilla de noche prescinde de las patas lo que facilita la limpieza del suelo. Lacada en blanco, los tiradores de sus cajones quedan perfectamente integrados en su frontal. Decorada con una foto bonita, dará buen rollo con solo mirarla.

Mesilla de noche, de Cian Espais.