¿Y si alguna de tus piezas "eternas" fueran además iconos del diseño? No solo tendrás una casa que nunca pasará de moda, sino que, además, le darás un toque de alta deco. ¿A qué piezas nos referimos? Ahí va nuestra lista.

1 /50

1.

Un sofá blanco

No sólo será el rey del salón que captará todas las miradas sino que un sofá de color blanco encaja en cualquier estilo y es atemporal.

2.

Consolas

Son la superficie de apoyo ideal para espacios pequeños y sobre todo estrechos, como pasillos o recibidores. Además, son muy fáciles de integrar en la decoración de la casa, de ahí que sea una pieza que haya superado el paso del tiempo como un comodín muy útil. 

3.

Antigüedades

Tener una pieza antigua es tener un tesoro porque se revalorizan con el tiempo, en concreto, se estima que hasta un 10% al año. Las más valoradas son las piezas anteriores al segundo tercio del siglo XIX porque están hechas a mano y, por lo tanto, son únicas.

4.

Mesas de madera

De pino, roble o de nogal pero si hay algo que no pasa de moda y debería ser un must en cualquier casa es una mesa de comedor de madera. Aporta calidez y denota un ambiente acogedor. A su alrededor pueden haber sillas de corte clásico o del diseño más contemporáneo. Siempre combina con todo.

5.

Alfombras orientales

Persas, indias, pakistaníes o afganas, son piezas hechas a mano con tintes naturales que no precisan casi mantenimiento y que duran intactas toda la vida. Quedan bien en cualquier ambiente y, por sus tonos, son piezas muy sufridas.

6.

Sillas Thonet

 Le Corbursier las admiraba por su sencillez y su prestancia: 6 piezas, 2 tuercas y 10 tornillos consiguen hacer de la silla Thonet un icono del diseño. La versión más conocida es la de rejilla, aunque hay muchas variantes y modelos. Combínalas como en esta cocina. 

Mesa de Maisons du Monde. Sillas, en Kenay Home. 

7.

Lámparas de lágrimas

Las arañas de cristal han pasado de decorar los ambientes más clásicos a los más trendy. Aportan un toque de distinción y, con sus reflejos, mucha más luz que otros modelos. Si te parecen demasiado elegantes, puedes elegirlas pintadas de colores intensos. Así son más desenfadadas.

8.

Molduras y cornisas

Son un clásico que nunca muere. En techos, paredes o enmarcando arrimaderos, aportan elegancia a tu casa. Puedes incluso pintarlas de colores distintos a la pared, de esta forma, destacarás también la arquitectura de tu casa. 

9.

Papel pintado

La amplia opción de estampados y texturas convierten el papel pintado en un revestimiento apto para todas las tendencias. Sus diseños se han adaptado al paso el tiempo y son una opción económica (y limpia) para cambiar los espacios. 

10.

Suelos de madera

Un clásico que nunca muere. La madera es eterna y queda bien con cualquier estilo decorativo. Su ventaja: envejece y esto la hace todavía más bella. Hoy vuelven los suelos en espiga, una alternativa chic a la socorrida lama ancha. 

11.

Aparadores

Nacieron para guardar todo lo relacionado con el comedor: vajilla y mantelería sobre todo. Pero en los últimos tiempos, el espacio del comedor ha ido desdibujando sus límites y el aparador también ha cambiado sus usos. Hoy pueden estar incluso en recibidores para guardar revistas, bolsos, etc.

12.

Las plantas de interior

Los seres verdes siempre han sido una parte indispensable de la decoración. De distintos tamaños, con hojas lisas o estampadas, las plantas conseguien naturalizar el ambiente y llenarlo de vida y de color.

13.

Alfombras de fibras vegetales

Mimbre, esparto, coco, yute... Las fibras vegetales no pasan de moda y menos, en alfombras. Son cálidas y frescas a la vez por lo que resultan muy versátiles. Además, quedan bien en todo tipo de decoraciones y encajan en cualquier espacio. 

14.

Sofás Chester

Nacieron en el siglo XIX para decorar elegantes clubes londinenses y no han perdido su nivel. Puedes elegirlo en la clásica piel marrón envejecida para ambientes más retro o en terciopelo, para otros más chic y sofisticados. Y otra idea: lo puedes combinar con sofás de otros estilos; siempre queda bien. 

15.

Chaises longues

Mira atrás y las verás. Pero muy atrás: mira hasta la época de griegos y romanos, cuando comían uva recostados sobre ellas. Con el tiempo evolucionaron en diseños con respaldo y reposabrazos. Y hoy siguen ahí para aportar elegancia y comodidad a tu casa.

16.

Cojines

Son tus mejores herramientas decorativas. De distintos tamaños y formas, colores y texturas, los cojines son útiles para redecorar cualquier estancia en un pispás y sin rascarte demasiado el bolsillo.

17.

Puertas correderas

Comunican espacios y a la vez los delimitan, suman metros y dejan pasar la luz para que se expanda por todos los rincones. Las puertas correderas son grandes aliadas del espacio y gracias a sus acabados, materiales y sistemas de instalación se adaptan a cualquier estilo.

18.

Sillas Luis XVI

Parece que los reyes franceses sentían fascinación por la decoración porque de sus reinados y su vida en Versalles han quedado muebles que hoy forman parte de nuestra decoración, como las sillas Luis XVI elegantes y sofisticadas.

19.

Chimeneas

Recuperadas o de nueva construcción, siguen siendo sinónimo de elegancia y sofisticación. No necesitas salida de humos para disfrutar de ellas. Cualquier casa puede tener una con los modelos eléctricos. En cuanto a idea decorativa, el dúo que siempre triunfa: la chimenea con un espejo encima. 

20.

El color blanco

Es el color por antonomasia. Lo encuentras en solitario o haciendo un sofisticado binomio con el negro, una pareja romántica con el rosa o un dúo elegante con el beige.

21.

Cortinas de lino

No entienden de estaciones, por lo que son una pieza ideal para vestir tus ventanas durante todo el año. Naturales, frescas y gustosas al tacto, conseguirás darles un aire más sofisticado si dejas que reposen ligeramente en el suelo. 

22.

El color beige

Quizás porque es cálido, versátil y luminoso el beige en las paredes nunca ha caído en el olvido. Es un color todoterreno que se amolda a todos los tamaños y estilos y que además sabe combinarse con otros colores. Aunque su mejor socio, el blanco.

23.

Suelos damero

Hace medio siglo que son tendencia. Aunque su apogeo fue en los 60, el suelo con baldosas blancas y negras -ya sean más pequeñas o más grandes- aporta estilo a las cocinas o baños que lo tienen.

24.

Mármol

Luminoso, natural, elegante y sofisticado. El mármol ha pasado por momentos bajos pero nunca ha dejado de ser un must en decoración. Hoy resurge de sus cenizas, y es que es un clásico eterno. Los más solicitados: Calacatta, Travertino y Macael.

25.

Baúles

Son tremendamente versátiles y útiles. De ahí su eterna juventud. Puedes colocarlos en cualquier estancia y convertirlos en asiento con un simple cojín. Para espacios pequeños son piezas que funcionan bien porque pueden tener doble uso. ¿El material? Desde madera hasta los de fibra, mucho más frescos.

26.

Cabecero tapizado

Un cabecero siempre viste la cama y el dormitorio. Pero, si está tapizado, todavía más. De ahí que nunca haya pasado de moda. Más allá del capitoné, puedes encontrar modelos tapizados en telas lisas, para ambientes más actuales.

27.

Butacas orejeras

A parte de la comodidad que te regala, es una pieza ideal para "cerrar" la zona de asientos del salón y decorar rincones muertos. No tiene por qué ir a juego con el sofá. Una pieza distinta puede, incluso, convertirse en un foco de atención decorativa del salón. 

28.

Alacenas

Una pieza nostálgica y muy, muy útil. Puedes utilizar las alacenas como vajillero, como librería o incluso para mostrar colecciones. Lo último: forrar su trasera con un papel pintado vistoso o bien darles un color insólito como este rosa palo.

29.

Persianas de esparto

Son un método tradicional para mantener las casas frescas de forma natural. Funcionan y son bellas. Quizás por ello no han caído en desuso y continúan siendo una opción tanto para interiores como para exteriores, como este porche. 

30.

Contraventanas de lamas

¿Cómo puedes proteger la casa del sol y a la vez airearla? Las contraventanas de lamas son la fórmula. Un sistema sencillo y muy decorativo que tiene poca competencia. Quizás por eso son la solución eterna para casas de campo y costa. 

31.

Iconos Mid Century

Como la mesa Thulip, las sillas Eames, las Wishbone... Tener una pieza de los años 50 es tener un mueble que nunca, nunca, pasará de moda y que, además, dará caché a tu casa. Y lo mejor: no son piezas de mírame y no me toques; son tremendamente funcionales.

32.

Espejos XL

 Apoyados en el suelo y en cualquier estancia son un complemento decorativo que no entiende de modas. Con marco dorado envejecido siguen siendo un must. Elegirlos es elegir un detalle con mucha clase y que modificará tu casa en positivo regalándole profundidad y más luz. 

33.

Vajillas antiguas

De loza, porcelana, blancas o pintadas, salidas de Cuéntame o de la corte british. Las vajillas antiguas son una pieza que sobrevive al paso del tiempo. Lo último es combinarlas entre sí o bien con otras vajillas más modernas. La mezcla está de moda y crea mesas muy personales. 

34.

Cocinas blancas

Son eternas. Y el blanco funciona sea qual sea el estilo del mobiliario. Son una opción luminosa para un espacio, la cocina, donde suele faltar la luz natural. Y si los metros también escasean, consiguen que el espacio no se vea asfixiante. 

35.

Estampados de flores

No solo no pasan de moda sino que han saltado de las telas a los papeles pintados para paredes e ¡incluso techos! Las flores son un estampado que no sabe de temporadas. Eso sí, su aire es clásico y su efecto muy llamativo.

36.

Camas con dosel

Nacidas en el siglo XVIII, estas camas se situaban en el centro de la habitación y durante el día se utilizaban como diván. Pero hoy no es así... ¿por qué se mantienen vigentes? Porque son decorativas y, con caídas de tela, muy útiles, sobre todo en lugares muy cálidos donde proliferan los insectos.

37.

Damajuanas

Unos atribuyen su creación a un artesano vidriero del siglo XIV y otros, a una mexicana llamada Dama Juana que portaba en el XIX una jarra inventada por su marido sobre la cabeza. Sea como sea, esta jarra ha llegado a nuestros días en plena forma y convertida en todo tipo de complemento, desde simple jarrón a lámpara. 

38.

Globos de papel

Inspirados en los farolillos de papel orientales, no pasan de moda. Son ideales para espacios informales como las habitaciones de los niños. Y hoy, incluso las hay de exterior que se cargan con el sol como las Solvinden de Ikea. Un recurso económico que decora por sí solo las estancias.

39.

Complementos furry

En alfombras, en piezas que revisten y protegen asientos, en plaids... Los utilices donde los utilices, los complementos de pelo no pasan nunca de moda. Aportan elegancia y calidez inmediata. Un ejemplo: la silla más ligera ganará presencia con una pieza furry sobre ella.

40.

Bañeras exentas

Fue a principios del s. XX cuando se pusieron de moda, sobre todo en las casas nobles. Ahora las puedes encontrar en cualquier baño creando un ambiente distinto y sofisticado.

41.

Muebles a medida

Gracias a ellos aprovechamos hasta el último centímetro. Con un buen proyecto,se adaptan a cualquier rincón respetando el estilo de la estancia y aportando soluciones de almacenaje.

42.

Ramos de flores

Está claro que nunca pasarán de moda. Los ramos aportan frescura y vitalidad y combinan con todos los estilos y colores. 

43.

Estantes

Son un recurso muy útil para almacenar libros, marcos, revistas... y que éstos no estén dejados en cualquier lugar o formando una especie de torre de Pisa en el suelo. Una balda cabe en cualquier rincón y aprovecha cada centímetro útil de tus paredes. 

44.

Capitoné

Esta técnica de tapizado con remaches es de origen francés y significa acolchar un mueble tapizándolo. Aunque la mayoría de muebles con capitoné suelen ser sillones, butacas o sofás hoy también la encontramos en cabeceros, pufs y chaise-longues.

45.

Jarrones de vidrio

Altos, bajitos, pequeños, grandes, con relieve, lisos, damajuanas pero de cristal. Los jarrones -ya sean adornados con flores frescas u hojas secas- aportan un plus a la decoración de tu casa.

46.

Cubertería de plata

Su carácter intrínsicamente romántico y sofisticado tiene el don de la versatilidad. Ya que estos cubiertos -hoy son un elemento vintage- combinan con vajillas de estilo clásico pero también con las más modernas. Así que ya puedes recuperar la vajilla de la abuela o ponerla en tu lista de deseos y vestir la mesa como se merece.

47.

Butaca Bergère

Creados para que la nobleza de Versailles descansase en algún momento durante las grandes fiestas durante el reinado de Luis XIV, la butaca Bergère ha evolucionado a lo largo de los siglos y hoy en día las encuentras de ratán, mimbre, tapizados de telas de colores, animal print y con aplicaciones de cuero.

48.

Textiles artesanales

No era una cosa de las abuelas o de las tatarabuelas. Esta tradición de tejer o hacer crochet -vamos, el ganchillo de toda la vida- nunca ha pasado de moda. Aportan calidez y personalidad y además hace que las piezas sean únicas.

49.

Pufs

¿Dónde reposarían nuestros pies sin estos muebles? Redondos, cuadrados, de ganchillo, polivalentes y siempre tan decorativos. Hay muchas razones para amarlos.

50.

Velas

Aunque su función de antaño era iluminar las estancias, las velas no han perdido su presencia en las casas y también son un accesorio decorativo. Su frágil llama proporciona una iluminación tenue ideal para crear ambientes acogedores y románticos. 

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.