¿No sabes si te cabe una isla en tu cocina pequeña? Lo básico es respetar las medidas básicas, de la isla, y de las zonas de paso. En este sentido, la decoradora Natalia Zubizarreta aconseja que, para poder moverte con comodidad y abrir cajones y armarios fácilmente, dejes alrededor de la isla al menos 95 cm libres. Si es un metro, mucho mejor.

En cuanto a las medidas mínimas de la isla, Natalia recomienda que mida menos 60 cm de fondo. "Se podría hacer de 45 cm, pero corres el riesgo que se vea demasido ridícula. En cuanto al largo, yo recomiendo que mida, al menos, 120-150 cm", indica la interiorista. 

En cocinas abiertas, si la isla te sirve de separación con la zona de día, y no cuenta por esa cara con armarios o una barra, con un paso de 60-70 cm podría bastarte. Pero solo si no va a haber trabajo. ¿Ya has hecho las cuentas? Si te cabe, ¡no te pierdas estos 30 ejemplos de cocinas pequeñas con isla que te llenarán de inspiración!

1 /31

1.

Una cocina pequeña con una isla multifunción

Cocina pequeña con isla en blanco y en madera con taburetes de madera y estor.

Cocina con mobiliario de Santos, en Santos Estudio Bilbao.

El Mueble

Esta cocina demuestra que, con una buena planificación, es posible tener una isla en una cocina pequeña. Lo importante es respetar las distancias mínimas de paso –al menos 95 cm– y darle un uso, como aquí, que reúne la zona de aguas y cocción. Mientras que la columna de electrodomésticos y la despensa se han reservado en el frente de armarios. Y todo en blanco, para aligerar el peso visual del conjunto.

2.

Con una península muy bien aprovechada

Cocina pequeña blanca con península.

Cocina, con mobiliario realizado a medida por un carpintero. Taburetes, en Maisons du Monde. Pavimento, de Mosaico.,

El Mueble

Esta cocina con península es tan pequeñita como bien resuelta. Con muebles hasta el techo para ganar espacio de almacenaje y en blanco, para que resulte ligera, y con una península central polivalente: reúne la zona de cocción, integra una completa barra para comidas rápidas y la estructura de la campana se ha aprovechado con baldas. 

3.

Ls mejores ideas para cocinas pequeñas

Ls mejores ideas para cocinas pequeñas

El espacio nunca tiene que ser una excusa para no tener una cocina con estilo. ¡Aprovecha al máximo el espacio con estas ideas!

4.

Con una mini isla y mucho estilo

Cocina blanca pequeña con isla.

Cocina con mobiliario diseñado por Miriam Barrio y realizado por Oltapol.

El Mueble

Esta cocina está pensada para pasar desapercibida y ser un mueble más del comedor, de ahí la pared de espejos y la original estantería de madera. La decoradora Miriam Barrio proyectó una mini isla que, además de ampliar la superficie de trabajo, sirve de separación con el comedor. 

5.

Semiabierta y con sabor rústico

Cocina pequeña semiabierta con isla y pared de cristal.

Cocina con mobiliario, diseño de Luderna Design.

El Mueble

Esta cocina es pequeña pero no le falta de nada. Organizada semiabierta, se ha podido ganar una zona de barra adosada a la isla, perfecta para comidas rápidas o para hacer un tentempié. Y así, además, se ha habilitado como espacio útil de la cocina parte del pasillo. 

6.

Una cocina moderna con isla muy bien aprovechada

Cocina pequeña con isla  blanca y con encimera gris y taburetes.

Cocina con mobiliario diseñado y realizado por Mäinities.

El Mueble

Esta cocina moderna con isla se ha optimizado al máximo con armarios altos en la zona de cocción y de aguas, y almacenaje extra en la isla central, que se ha reservado como zona de trabajo. Además, al prologarse unos cm la encimera, se ha ganado también una práctica barra. El blanco, junto con la luz natural, amplían visualmente el espacio. 

7.

Pequeña, blanquita y muy original

Cocina pequeña blanca con isla y sabor alpino.

Cocina con muebles, de Balay.

El Mueble

Esta cocina abierta es pequeñita pero no le falta de nada, sobre todo gracias a su gran isla que, además de integrar una completa barra a su alrededor, ofrece mucho espacio para guardar. En blanco, la isla se ha revestido con listones de madera, en sintonía con el look rústico de la casa. 

8.

Con una isla que hace de separador

Cocina pequeña blanca con isla que separa del comedor.

Cocina con diseño de ND Disseny d'Interiors y con mobiliario de Kvik. 

El Mueble

Pequeñita pero con una isla generosa que sirve de separación visual con el comedor y la zona de día. Para aprovecharla mejor, se ha planificado con armarios a ambos lados y la zona de barra se ha reservado para el lateral, prolongando la encimera volada. La elección del blanco contribuye a que el espacio se vea más amplio.

9.

Con una mesa alta de trabajo a modo de isla

Cocina pequeña abierta al comedor con isla de madera y mobiliario blanco.

Cocina con mobiliario de la cocina, de IKEA. Mesa a modo de isla, de Brucs. 

El Mueble

¿No te cabe una isla al uso en la cocina? Inspírate en esta idea ¡y no te quedes sin ella! Basta con integrar una mesa de trabajo, en este caso una pieza recuperada, para que haga su función. Si la eliges con baldas o cajones, será más útil. 

10.

Con una práctica isla a dos alturas

Cocina pequeña con isla abierta al comedor con lámparas en el techo, taburetes de madera y alfombra de fibras.

o, de Blum. Taburetes, en La Maison. Pantallas, en Tierra Extraña. Mesa del comedor, de El Corte Inglés.

El Mueble

Esta cocina se ha integrado en la zona de día para que sumara amplitud y, así, poder incluir también una isla multifunción: por un lado, reúne la zona de aguas, y por el otro, una práctica zona de desayunos que se planificó a menor altura para que fuera más cómoda y accesible para los niños pequeños de la casa. 

11.

Con isla y muebles lacados negros

Cocina pequeña con isla y muebles negros.

Cocina con encimera, de SIlestone Blanco Zeus, de Azulejos Gala. Lámparas de techo y taburetes metálicos, en Maisons du Monde.

El Mueble

Esta cocina no podría ser más personal. A pesar de ser pequeñita, la decoradora Paula Duarte se atrevió con un mobiliario lacado en negro, que encaja de maravilla con el aire industrial del espacio, con la columna de hormigón y el tubo de acero visto. La isla reúne la zona de aguas y una cómoda barra de desayunos.

12.

Una cocina que ha crecido gracias al pasillo

Cocina pequeña con isla blanca, azulejos, taburetes de madera y pasaplatos.

Cocina con mobiliario de DM lacado diseño de la arquitecta y realizado a medida por JJ Fusters.

El Mueble

Esta cocina no se parece en nada a lo que era. Tras pasar por las manos de la arquitecta Vera Sánchez Guasch ha crecido –la península era antes un tabique– y ha ganado en luz –se ha abierto el pasaplatos que además ofrece una práctica superficie de apoyo–. 

13.

Mini y con una península de madera

Cocina mini abierta al salón con isla de madera y mobliliario negro.

Cocina proyecto del arquitecto Antonio Cortines con mobiliario de la cocina de��Carpintería Francisco Pérez.

El Mueble

Pequeña pero con mucha personalidad. Así es esta mini cocina de madera abierta al salón que se ha completado con una península que sirve de barra-comedor y, a la vez, de encimera extra de trabajo. Su material contrasta con el mobiliario lacado en negro mate. 

14.

Una cocina pequeña con una isla muy ingeniosa

Cocina pequeña con isla de madera, tburetes de fibras y office.

Cocina con mobiliario, diseño de la decoradora y realizado por sistema Midi de MD.

El Mueble

Esta cocina creció, literalmente, cuando la decoradora Mireia Torruella la abrió a la zona de día. Aunque surgió un problema: la columna, que la interiorista salvó integrándolo en la isla. Para aprovechar al máximo el espacio, se planificaron armarios a ambos lados de la isla y la encimera se prolongó para ganar una mini barra. 

15.

Con una isla con mucha personalidad

Cocina pequeña en finca señorial con isla de madera y sobre de mármol.

Cocina con mobiliario, diseño de Àbag Studio. 

El Mueble

La isla, inspirada en un mostrador pastelero, es la gran protagonista de esta cocina, que se ha resuelto con elegancia y mucho ingenio. Para darle ese aire clásico acorde con el piso, el interiorista Abel Pérez Gabucio, de Àbag Studio, combinó mármol y nogal macizo. El mismo nogal lo encontramos en los tiradores, aunque para la cocina se optó por un diseño de mobiliario más actual. 

16.

Con una isla central que integra el comedor

Cocina pequeña y blanca con isla y office integrado y taburetes y lámpara de techo de fibras.

Cocina con mobiliario, de Toni Cabello. 

El Mueble

Esta cocina es un dos en uno: cocina y comedor. Y es que la isla central no solo reúne la zona de cocción y espacio para guardar, sino que se ha adosado a ella el comedor, con una mesa alta a modo de barra. 

17.

Una isla muy capaz y una mini barra

Cocina pequeña blanca con isla con superficie y taburetes de madera.

Cocina con mobiliario, diseño de Àbag Studio. 

El Mueble

Pequeña no significa poco capaz. Y esta cocina así lo demuestra. De hecho, la península reúne en gran medida el almacenaje de la cocina, con armarios en las dos caras. Precisamente para no sacrificar capacidad de almacenaje, la zona de barra se ha destinado en el lateral de la barra. Además, la cocina, al estar abierta, se ve más amplia. 

18.

Pequeña y con un look vintage

Cocina pequeña con isla con mobiliario lacado en negro y puerta de cristal.

Cocina con mobiliario de DM lacado, diseño del Estudio de Teresa Olea.

El Mueble

Con un look de casa de campo británica, esta cocina es pequeñita pero va sobrada de encanto y personalidad. La península se ha reservado como cómoda superficie de trabajo y la encimera se ha prolongado unos centímetros para poder habilitarla como zona de barra. 

19.

Con una isla que integra el office

Cocina pequeña de madera con mesa alta integrada en la isla.

Cocina con mobiliari, de The Singular Kitchen. 

El Mueble

Esta cocina es tan pequeña y acogedora como bien aprovechada. Precisamente con este fin se reunió todo el almacenaje en una sola pared, con armarios hasta el techo. Y la isla, que integra la zona de cocción, se planificó con la encimera volada para poder unir una mesa alta a modo de original office. 

20.

Una cocina con isla muy capaz y ligera

Cocina pequeña con isla en blanco con taburetes de madera y azulejos en el suelo.

Cocina con mesa, modelo Omnia, sillas de ratán, sillas Easy y lámpara de techo, todo de El Corte Inglés.

El Mueble

La decoradora Paula Duarte no ha dado ni un centímetro por perdido en esta cocina, que al abrirse a la zona de día, ha permitido integrar una completa isla que hace de superficie de trabajo complementaria y de barra de desayunos. 

21.

Con una península a modo de comedor

Cocina pequeña con isla abierta al salón con muebles color visón.

Cocina con mobiliario, de Gunn & Trentino. 

El Mueble

A falta de metros, derroche de ingenio. En esta cocina la decoradora Júlia Casals aprovechó la península para ganar almacenaje y ampliar la superficie de trabajo, y a la vez la convirtió en pequeño comedor de diario. Para darle un look más de "mesa", superpuso a la encimera un sobre de madera que se prolonga volado. 

22.

Una cocina con isla y mucho color

Cocina pequeña con isla con muebles color visón y techo abovedado.

Cocina con isla con techo abovedado, muebles de color visón y pavimento de mosaico hidráulico.

El Mueble

Que una cocina sea pequeña no significa que tenga que ser sí o sí blanca. Esta, proyectada por la decoradora Meritxell Ribé demuestra que el color puede favorecer, y mucho, a una cocina, incluso si cuenta con poca luz natural. Aquí, además, se ha dado protagonismo a la isla, que reúne zona cocción y agua, y para ganar el máximo de almacenaje se ha renunciado a zona de barra.

23.

Una isla con todo a mano

Cocina pequeña y blanca con isla con taburetes de fibras.

Cocina con mobiliario, diseño de Asún Antó. Taburetes y lámparas, en Coton et Bpis.

El Mueble

Esta cocina blanca, proyectada por la decoradora de Coton et Bois Asun Antó, se ha aprovechado al máximo sin que con ello se vea recargada. ¿La clave? Agrupar los electrodomésticos y las columnas de almacenaje en la pared del fondo y así liberar el resto. En la península se ha reunido la zona de aguas y se ha ganado una pequeña zona de barra. 

24.

Con una isla multifunción a modo de separador

Cocina pequeña con isla que separa del comedor.

Cocina con muebles, de Santos.

El Mueble

Aprovechar la isla o, en este caso, la península para separar visualmente la cocina del comedor es un recurso muy habitual en cocinas pequeñas y abiertas. Para aprovechar al máximo el espacio de almacenaje la isla se ha equipado con armarios por las dos caras. 

25.

Una cocina pequeña con una isla a modo de barra

Cocina pequeña con isla con mobiliario en color gris y taburetes blancos.

Cocina con mobiliario, de Bulthaup. Lámparas de techo, modelo Aplom, de Foscarini.

El Mueble

En esta cocina se ha aprovechado la isla a modo de península para planificar, por un lado, una práctica zona de barra de desayunos. Y, por el otro, se ha ganado espacio de almacenaje con armarios bajos. 

26.

Una cocina pequeña con una isla muy capaz

Cocina blanca con barra de desayuno junto a la isla y taburetes de fibras naturales.

Cocina con mobiliario, de Cassai. Electrodomésticos, de Gaggenau.

El Mueble

Blanca y abierta a la zona de día, esta cocina, siendo pequeña, parece mucho más grande de lo que realmente es. La isla, no solo ofrece mucho espacio para guardar por ambos lados, sino que reúne, además, la zona de cocción. 

27.

Con una isla que es el corazón de la cocina

Cocina abierta y pequeña con isla y con muebles grises modernos.

Cocina con mobiliario de cocina Logos, diseño del espacio de Del Pino & Del Valle. 

El Mueble

En esta cocina, la isla reúne la zona de aguas y de cocción, siendo el núcleo central del espacio. Mientras que la zona de almacenaje y despensa se ha reservado detrás de la isla, creando un cómodo triángulo de trabajo. Las puertas correderas totalmente acristaladas hacen que la cocina parezca más grande de lo que en realidad es.

28.

Abierta al comedor y con una isla polivalente

Cocina pequeña con isla, taburetes y mobiliario blanco con armarios sin tiradores.

Cocina con isla central con mobiliario de Kvik.

El Mueble

El gran acierto de esta cocina ha sido abrirla a la zona de día, ya que así ha ganado amplitud y se ha podido incluir una pequeña isla multifunción que, a su vez, hace de separación visual con el comedor contiguo. 

29.

Con una isla central pensada para guardar

Cocina pequeña blanca con isla y pared con pintura de pizarra negra.

Cocina blanca con isla y pared con pintura de pizarra negra.

El Mueble

Esta cocina blanca y moderna, dónde la ves, es pequeñita. De hecho, la separa del comedor una gran corredera acristalada que hace que el espacio se vea más amplio de lo que es. Además, la luz que entra por el ventanal y el mobiliario en blanco contribuyen a ganar sensación de amplitud. Precisamente, para exprimir al máximo el espacio, se optó por una isla que reúne muchos armarios y, a la vez, complementa la encimera de trabajo. 

30.

Una cocina clásica con una isla a modo de barra

Cocina pequeña blanca con isla con sillas.

Cocina con isla con mobiliario, y encimera Silestone, de Cocinas Arbesu. Horno, de Siemens. Pavimento de madera de iroco, original de la casa.

El Mueble

Esta cocina clásica es pequeña y tiene una isla que cuenta con tres aliados que hacen que parezca más grande: la luz natural, la altura de los techos y el color blanco del mobiliario. Organizada en "L", el espacio central se ha aprovechado para habilitar una isla a modo de cómoda barra.

31.

En blanco y abierta al comedor

Cocina pequeña con isla en blanco y antepecho de azulejos azules.

Cocina con mobiliario, de Creixell. Taburetes, de India&Pacific.

El Mueble

Planificar la cocina abierta, como aquí, es doblemente práctico. Por un lado, ganas centímetros útiles, que en una cocina pequeña es vital, y por otro, sensación de amplitud al no haber barreras. Aquí, además, se ha integrado una península, que contribuye a separar visualmente la zona de la cocina del comedor contiguo. 

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.