12 /12

1.

¡Todo al blanco!

00482199-o f67ebb5c 2000x1308

El color luminoso por excelencia no puede faltar en una lista de trucos para potenciar la luz. Paredes, suelo, tapicerías… A la hora de decorar una estancia, parte de una base blanca y, después, para animar y enriquecer el conjunto, juega con pinceladas de color en textiles y complementos. Si temes que el resultado final quede algo frío, siempre puedes añadir muebles auxiliares de madera.

Salón decorado por Isabel Flores y Nuria Almansa. Sofás, de Lagoa, con tapicerías de Gancedo. Butaca, de Vikal Home. Mesas de centro, de Sandra Marcos. Mesas auxiliares, de Adaleya. Espejo envejecido, de Galería de Robles. Alfombra, de KP.

2.

Una paleta de color sorprendente

dormitorio blanco y beig con paredes y suelo de maderablanca 00408203 O

Porque blanco hay más de uno: desde el nuclear o roto hasta el hueso, tiza o crema. Con la combinación de distintos tonos de blanco también es posible lograr ambientes visualmente ricos y atractivos. Y además de potenciar la claridad, el ambiente resultará más cálido y acogedor que si optas por una decoración monocromática. 

Cabecero, Union Square, mesitas de noche, lámpara de pie y alfombra, de Rivièra Maison. 

3.

Otros tonos que también te ayudarán a ganar luz

00528725

Gris clarito, vainilla y beis son igual de válidos, y algo más cálidos, que el color blanco para dotar a tu casa de luminosidad. Una buena opción es pintar paredes y techos en un tono tierra suave (llámalo crudo, topo, arena...), que, además de aportar calma, contribuirá a crear atmósferas atemporales y elegantes. Y como va bien con tonos contrastados, será un fondo perfecto para tapicerías verdes, azules, burdeos o chocolate.

Salón decorado por Sandra Vergara. Sofás, de Deco Lur Sofá. Mesa de centro, de Taller de las Indias. Butaca, de &Tradition. Banco, de Export Junk. Mesas auxiliares, de HK Living, en La Maison. 

4.

Acabados claros, también en el suelo

dormitorio-con-suelo-de-pino-blanco-colocado-para-que-parezca-mas-grande f222c5e5

Seguramente ya sabrás que en espacios pequeños o con poca luz natural es conveniente que el pavimento, igual que las paredes, sea claro. Si, además, es un suelo de madera, lo ideal es que coloques las lamas en el sentido de la entrada del sol.

5.

El poder de una alfombra

00522374

¿Y qué pasa si el suelo es oscuro? Podrías cambiarlo por uno más claro, pero una solución más sencilla es cubrirlo con una alfombra lisa en un tono neutro como el arena o el gris perla. Además abrigará el ambiente y aportará calidez.

Sofá de Iddesign y alfombra de BSB.

6.

Diseña una distribución fluida y cómoda

00501865 O

¡Que nada obstaculice el paso de la luz natural! Deja que fluya de un ambiente a otro mediante una distribución basada en espacios abiertos y comunicados que favorezcan su circulación, sin muebles altos ni tabiques. 

Vivienda reformada por la interiorista Lucía Mariñas.

7.

Espejo, espejito…

espejo-marco-negro-sobre-aparador 00521287

Si hay un elemento decorativo capaz de multiplicar la luz natural como por arte de magia, ese es el espejo. Eso sí, deberás colocarlo en un lugar estratégico, justo en frente de una ventana o balcón, para que la luz rebote e ilumine el espacio. Y no solo ganarás luz, también amplitud y profundidad.

Aparador, diseño de Marte Tobella. Espejo y lámpara, en Sacum.

8.

¡Y no solo en las paredes!

00418475

Colocar espejos en las paredes siempre funciona. Pero también sustituir las puertas ciegas de un armario por superficies espejadas que, además, creen sensación de amplitud. En este sentido, los frentes con cuarterones de cristal opaco o ligeramente ahumado son otras dos opciones que tampoco restarán luz natural a la habitación. 

9.

Mantén las ventanas despejadas

00455032 O

Si tienes la suerte de contar con unas bonitas vistas, no lo dudes: deja las ventanas sin vestir. También es importante que delante de estas no coloques muebles altos que entorpezcan el flujo de luz y, si tiene repisa, no la satures con elementos pesados o de gran volumen. Una buena idea para aprovechar el espacio que queda bajo la ventana sin interferir el paso de la luz es crear un "window seat": un banco a medida con cojines o colchonetas para que sea más cómodo y espacio de almacenaje bajo el asiento.

Mesa de centro, de La Maison. Espejo, en Westwing. 

10.

Y si las vistes…

00466683

Que sea con estores, visillos o telas ligeras en un color claro que dejen pasar la luz. Una buena opción son los tejidos screen, cuya trama permite el paso de más o menos luminosidad, pero no del calor ni de los rayos UV.

Salón decorado por Celia Crego. Sofá, butacas, mesas y papel pintado, de Casamance, en Acevedo Muebles. Alfombra, de Deco & Living. Cortinas, de Les Créations de la Maison. 

11.

Cambia paredes por muros de cristal

1224

Es cierto que requiere una pequeña reforma, pero merece la pena. Al sustituir una pared por un cerramiento acristalado conseguirás conectar visualmente los ambientes, el espacio parecerá más amplio y ganarás una dosis de luminosidad. Estudia y valora distintas opciones de tabiques de cristal hasta dar el diseño que mejor encaje con tus gustos y necesidades: soluciones de suelo a techo, puertas correderas, cerramientos que combinan una parte ciega con otra de cristal, pasaplatos, etc.

Consola de hierro y madera del modelo Tidder y espejo de La Redoute. Lámpara y cuencos de Catalina House. Cestos similares en Muy Mucho.

12.

Presta atención a la iluminación artificial

salon con friso a media altura y sofa verde 00535950

También es importante reforzar la luz natural con diferentes elementos lumínicos y recuerda combinar distintos tipos de lámparas para iluminar de forma puntual cada zona de un mismo espacio enriquece el ambiente.

Sofá, de Miki Beumala. Butaca Croissete, de Honoré, en Carlina Blue. Mesas de centro y lámparas, de Little House. Mesa auxiliar, de Ethnicraft, en La Maison. Cuadro, en Sacum. 

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.