Descanso garantizado

Elegir la cama perfecta: un experto de una famosa marca nos da las claves

¿Te cuesta conciliar el sueño? ¿Tu colchón te resulta duro e incómodo y la almohada te provoca dolores cervicales? Tal vez no lo has elegido bien. Hablamos con un experto que resuelve todas nuestras dudas

dormitorio con estor y cortinas en la ventana 00547356(1)

Dormir del tirón es el sueño de muchos. Y es que, para una gran cantidad de personas despertarse por la noche es algo habitual que afecta en el descanso. Cierto es que es normal despertarse varias veces por la noche, aunque muchas veces no somos ni conscientes de ello. Pero el problema surge cuando, al despertarnos, no volvemos a conciliar el sueño.

Nuestro descanso está directamente relacionado con el nivel de estrés, cenas copiosas o malos hábitos de sueño, pero en él también influya la calidad nuestra cama. Y es que un colchón y almohada que nos sean cómodos, así como un buen somier son básicos para dormir como un angelito.

Para saber cómo es la cama perfecta, hemos preguntado a Juan Pedro Lore, de Bedland, experto en el mejor descanso.

00545058 Dormitorio con lámparas suspendidas, banquetas y mesillas tipo cajonera

¿Cómo es la cama perfecta?

El colchón, la almohada, el somier y hasta la ropa de cama son fundamentales para disfrutar de un sueño reparador. Según Juan Pedro Lore, "los clientes buscan siempre camas confortables y diseñadas para ofrecerles un descanso saludable. Estos factores se traducen en que el durmiente descanse evitando micro despertares y se levante sin dolores de espalda, en articulaciones o musculares. Además, cada vez se valora más el diseño del producto: que un colchón no se vea no quiere decir que deba tener un diseño obsoleto. La imagen del producto también cuenta y cada vez más en el descanso".

Teniendo en cuenta estas premisas, ¿qué debemos tener en cuenta para elegir el mejor colchón para cada uno? Según el experto de Bedland, debemos tener en cuenta 3 factores:

  • La adaptabilidad: "Es la capacidad del colchón de amoldarse al cuerpo para evitar puntos de presión que provoquen cortes de circulación o dolores musculares. Además, la adaptabilidad ayuda a mantener una correcta postura cervical durante el descanso", nos dice.
  • La firmeza: "Un buen colchón debe ser firme, no podemos confundir la firmeza con la adaptabilidad. La adaptabilidad cumple su función en las partes superiores del colchón, mientras que una firmeza adecuada es la base para que un núcleo ofrezca un descanso confortable y una buena durabilidad del producto", añade.
  • La transpirabilidad: "Los materiales del colchón han de ser transpirables para evitar sudoraciones excesivas o falta de transpiración de nuestro cuerpo. Los materiales y tejidos porosos nos ayudan a mantener una correcta temperatura corporal durante la noche, evitando sudoración y alergias o reacciones en la dermis".

Colchón de Bedland en un dormitorio decorado por Pilar Perea. 

Bedland

Para saber cómo elegir un colchón, lo primero es informarse sobre las características de las que nos habla el experto de Bedland, pero también probar el colchón. Y lo mismo pasa con la almohada: "Las almohadas, al igual que los colchones han de probarse. Cada persona dispone de una fisionomía diferente y es indispensable para su salud que un profesional le ayude en la elección de su almohada. Los valores a tener en cuenta en la elección de una almohada son: la altura del producto, su firmeza y su transpirabilidad", nos explica.

¿Es importante el somier para el descanso?

Si el colchón y la almohada son importantes para lograr un buen descanso, el somier también juega un papel importante. Existen tres tipos de bases para la cama: somieres, bases tapizadas y canapés abatibles. "Los tres tipos de base deben garantizar resistencia para soportar el peso del colchón y los durmientes y ofrecer la ventilación adecuada para garantizar la durabilidad de nuestro colchón", nos dice Juan Pedro.

"La base tapizada es la opción más atractiva a nivel visual. Un elemento que garantiza la transpirabilidad con tejidos microperforados en su parte superior y a su vez aporta ligereza visual", nos explica. Por su parte, los canapés abatibles son "la opción perfecta para aquellos que necesitan un espacio extra bajo la cama. Cada vez se cuida más el diseño en estos productos", añade. Lo importante para que un canapé sea cómodo es que su tapa sea transpirable, lo que garantizará la durabilidad del colchón.

Por último, el somier "es el producto más básico en el sentido de garantizar la durabilidad de nuestro colchón, ya que las lamas son más volubles y, además, están en contacto directo con el colchón evitando que esas zonas transpiren correctamente y generando manchas de transpiración amarillentas", nos cuenta.

Cama con canapé W00522408

La ropa de cama, un factor básico

Otro de los factores que puede alterar nuestro sueño es la composición de la ropa de cama, es decir, el tejido con el que está confeccionada. "La ropa de cama es el principal factor que afecta a la transpirabilidad de nuestro cuerpo durante el descanso. Una ropa de cama transpirable garantiza un descanso más fresco. La ropa de cama debe además proteger a nuestro colchón de la humedad; debe ser impermeable", nos explica Juan Pedro.

Y añade: "El mejor material para confeccionar una ropa de cama transpirable e impermeable es el tencel" Se trata del comercial de la fibra artificial celulósica Lyocell, tipo de rayón. Es una fibra respetuosa con el medio ambiente que se obtiene a partir de celulosa de madera del eucalipto en su mayoría, pero también del pino, la haya o el abeto. Ofrece un tacto suave y sedoso y se emplea tanto para ropa como para textiles del hogar. "En Bedland, además, las sábanas de tencel incorporan óxido de zinc para mejorar sus cualidades dermatológicas, algo muy positivo para aquellas personas con dermatitis o pieles sensibles", finaliza el experto en descanso.

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?