En primera línea de mar, elevándose con unas increíbles vistas a los acantilados y pinares de la Cala Santanyí, municipio del sur de Mallorca, se ubica una casita familiar moderna muy especial. El propietario de dicha vivienda, muy aclamada por muchos, es un alemán que veraneaba desde pequeño en la isla y, años después, quiso poder hacerlo con más frecuencia, pero ya con su propia familia. Sin embargo, su hogar mallorquín de toda la vida necesitaba una reforma urgente. ¿Por qué? Para conectar la decoración de la casa con la isla y así poder transmitir sus valores a sus hijos.

El estudio de interiores Bloomint Desgin, asumió este reto. Para ello, se desprendió de aquello que no valía la pena y consiguió recuperar la tradición mediterránea en una arquitectura que mezcla los rasgos identitarios de Mallorca con los originarios de la nacionalidad del cliente. El resultado ha dado lugar a una casa moderna que inspira la historia de una familia junto con el sentimiento de pertenencia de un lugar que llevan habitando y respetando durante décadas. 

El nuevo hogar queda resaltado por una armonía visual que parte de una paleta cromática de tonos terracota, beige y blanco roto como telón de fondo y los contrasta con colores vivos y veraniegos, como el azul turquesa en referencia a las aguas cristalinas de la isla, y otros más vibrantes. ¿Quieres ver cómo ha quedado? ¡Adelante!

1 /7

1.

Un salón a doble altura

Salón en tonos blancos y terracota a doble altura.

Mobiliario de fabricantes del arco mediterráneo y piezas artesanales de la isla.

Enric Bandrinas

Nada más entrar a la casa encontramos un amplio distribuidor que se abre a un salón comedor de doble altura, en el que las vistas al mar son el punto focal de la estancia. Se ha mantenido el suelo original de baldosas de barro en toda la planta baja, que junto a los muebles escogidos en el arco mediterráneo y tiendas locales, han logrado una fuerte conexión decorativa.

2.

Comedor abierto a la cocina

Una mesa de comedor abierta a la cocina.

Mobiliario de fabricantes del arco mediterráneo y piezas artesanales de la isla.

Enric Badrinas

La zona de la cocina y del comedor, son los puntos más importantes de la casa porque se buscaba crear en ellos un punto de socialización. De ahí que esta amplia mesa de comedor esté tan conectada a la isla de la cocina. Así, mientras uno cocina, puede charlar y estar al tanto de lo que ocurre en la mesa. En cuanto al mobiliario y decoración, se han mezclado los tonos tierra de la gama cromática general de la casa con materiales naturales y de madera como el tablero y las sillas.

3.

Cocina con una isla como protagonista

Una cocina con una isla de protagonista y apariencia ligera.

Mobiliario de fabricantes del arco mediterráneo y piezas artesanales de la isla.

Enric Badrinas

En cuanto a la cocina con isla, se remodeló para que tuviera una apariencia más ligera. Como hemos comentado anteriormente, la cocina y el comedor están pensados para ser el punto social de encuentro, de ahí que los espacios estén comunicados entre sí. La isla y el resto de muebles de la cocina, son de madera oscura para resaltar la esencia rústica. En este espacio, la gama de colores es bastante neutra, dejando los tonos y colores para otras estancias.

4.

Una terraza con espacio de comedor

Una terraza con arcos y tonos neutros.

Mobiliario de fabricantes del arco mediterráneo y piezas artesanales de la isla.

Enric Badrinas

La casa también cuenta con una terraza muy equipada prevista de dos zonas: la de comedor y la de chill out o descanso. En esta imagen vemos la zona de reuniones para largas veladas al aire libre. Para el mobiliario, la gama es muy neutra y sencilla, pero estilosa. ¡Súper inspiradora!

5.

Y una zona de chill out

Zona de descanso de la terraza.

Mobiliario de fabricantes del arco mediterráneo y piezas artesanales de la isla.

Enric Badrinas

Por otro lado, esta es la zona de la terraza con chill out de descanso con dos amplios y confortables sofás, uno enfrente del otro, mesas auxiliares y cortinas exteriores vaporosas para hacer más íntimo el rincón y proteger el espacio del sol.

6.

Un baño de mármol y madera lacada en blanco

Un baño en tonos blancos con muebles a medida de mármol y madera lacada.

Mobiliario de fabricantes del arco mediterráneo y piezas artesanales de la isla.

Enric Badrinas

En el baño se combinó el mármol del lavabo con baldosas de barro hechas a medida y esmaltadas para sellar la porosidad. Por otro lado, se siguió el diseño de las persianas en madera lacada de color blanco para los armarios y muebles, también hechos a medida. 

7.

Un dormitorio mediterráneo

Un dormitorio en tonos blancos, muebles naturales y cuadros de artistas locales.

Mobiliario de fabricantes del arco mediterráneo y piezas artesanales de la isla.

Enric Badrinas

El dormitorio inspira una línea mediterránea presente en toda la casa. En esta estancia, se ha optado por vestir la cama de blanco y mantener las paredes en el mismo tono, fundido con las baldosas del suelo, en el que ya han desaparecido las baldosas del barro de la planta baja. También se han integrado sillas de fibras naturales y madera, marcos de la ventana en madera oscura y cuadros y pinturas de artistas locales como Andreu Maimó y la artista barcelonesa Carla Cascales Alimbau.