Si los jardines ya provocan felicidad por permitirnos ese contacto con el exterior, con el sol y las plantas; si aplicas estos cambios, ¡será un auténtico frenesí! Porque lo que queremos es que, sin demasiado esfuerzo, mejores algunos detalles de tu espacio exterior para disfrutarlo aún más, para que lo sientas personal y único. ¡Mágico! Tras aplicar estas ideas (tú eliges cuáles te convencen más), mirarás alrededor, mientras estás sentad@ en tu porche y por tu mente solo pasará una idea: "¿por qué no lo habré hecho antes?"

1 /11

1.

PRIMER CAMBIO: Pon una lámpara colgante sobre tu comedor en el jardín (aunque no tengas punto de luz)

Detalle del comedor en el jardín

Mesa y bancos realizados a medida en Tessa & Co. Butacas de El Corte Inglés.

El Mueble

¡Tal y como lo lees! Por eso es tan sencilla esta idea. Haz más apetecible tu comedor en el jardín, bajo esa pérgola o porche bucólico que tienes, sumando una lámpara de techo sobre la mesa. Hay varias formas -y todas muy sencillas- de hacerlo. Esta primera convierte una antigua jaula de pájaros en la pantalla fijada a la estructura del techado. Dentro, varias velas que solo tendrás que encender por la noche y disfrutar de su encanto durante la cena.

2.

Con bombillas recargables en la pantalla más bonita que encuentres

Comedor en el jardín con lámpara colgante de fibra sobre la mesa

Mesa y bancos de madera de teca envejecida, recuperados. Lámpara de techo de Maisons du Monde.

El Mueble

Escoge una pantalla de gran tamaño en fibra natural y cuélgala con cuerda de la pérgola o de un árbol del jardín. Deja que caiga sobre la mesa. ¿Y cómo lucirá? Con una bombilla recargable, con batería. La cargas dentro de casa y la sacas al jardín para disfrutar de varias horas de luz. Se controla su encendido y apagado con un mando a distancia. Con esta idea es muy sencillo convertir en lámpara lo que se te ocurra. ¿Qué te parece hacer de un cesto la próxima pantalla de tu lámpara?

3.

SEGUNDO CAMBIO: visillos ondeando en la pérgola

Pérgola en el jardín con cortinas

Banco de obra con colchonetas con tela de Güell Lamadrid. Pufs modelos Nicoleim en Sacum, mesa y lámpara de Maison D’Ingrid. Suelo de Natural Stone.

El Mueble

Otro cambio que te hará feliz en tu jardín es este: instala unos ligeros visillos en los laterales de tu pérgola. ¡Es súper evocador ver cómo ondean con la brisa! Pero también te protegerán del sol cuando empiece a caer e, incluso, de mosquitos cuando uses el espacio.

4.

¿Cómo instalar los visillos?

Jardín con un porche techado y cortinas

Sofá en Potter y Barn, pufs en Leroy Merlin, mesa de El Corte Inglés, lámpara de IKEA.

El Mueble

Como es importante que se puedan correr y descorrer, debes instalar una barra o un riel en la pérgola. Es una idea apta para todo tipo de diseños, desde los más actuales -como acabamos de ver- hasta los tradicionales. Hazte con unas abrazaderas o ata una cinta con lazada alrededor de la cortina cuando esté recogida.

5.

TERCER CAMBIO: color para la carpintería exterior

Carpintería exterior pintada en verde.

Carpintería exterior pintada en verde.

El Mueble

Basta con pintar las contraventanas de la fachada de la casa para sentir que todo el exterior se renueva. Son elementos muy visibles desde el jardín. Así que aprovecha para renovar su imagen. También puedes pintar toda la carpintería de madera, en un tono que contraste con el color de las paredes. Al verlo desde fuera, sentada en tu butaca exterior, ¡notarás la felicidad que te produce!

6.

¿Cómo pintar las contraventanas?

Comedor exterior en el porche del jardín

Mesa de JYSK, sillas de herencia familiar y banco antiguo.

El Mueble

Si no quieres desatornillarlas y quitarlas, protege con cinta de carrocero las zonas que no vayas a pintar del marco y de la pared. También las bisagras y otros elementos de la contraventana. Lo ideal es pasar una lija fina y, a continuación, pintar con brocha la pieza. También puedes usar una pistola para pintar.

7.

CUARTO CAMBIO: ¡Asientos para disfrutar del dolce far niente!

Jardín con tumbonas

Sofá y butacas de hierro de Zara Home, mesa de centro de Taller de las Indias, taburetes y alfombra de Let’s Pause y tumbonas de Maisons du Monde.

El Mueble

Esta idea produce felicidad solo de imaginarla. Si no tienes en tu jardín un par de hamacas o tumbonas… ¡Este es el momento! Con este cambio estarás ganando relax y comodidad al aire libre. Para tomar el sol, para leer, tomar algo, disfrutar de un poco de música. Este tipo de mueble es para usar todo el año, no solo en verano junto a la piscina. ¿Qué tal si sumas una mesa auxiliar? Te garantizamos que viene de maravilla.

8.

Piensa qué tipo de asiento te apetece más según el uso que vayas a darle

Zona de piscina con butacas de relax

Butacas de IKEA.

El Mueble

Porque no siempre tienen que ser tumbonas o hamacas. Hay mucha variedad de asientos especiales. Pueden ser butacas o sillones, con reposapiés por si quieres recostarte. Las hay de grandes dimensiones que permiten recoger las piernas en el asiento. Columpio o sillón colgante, cama balinesa… Lo importante es que sea cómodo y se puede ganar confort con cojines y colchonetas.

9.

QUINTO CAMBIO: una guirnalda de luces

Jardín iluminado por la noche con guirnaldas

Mantel, servicio de mesa, jarrones, sillas, alfombra, farolillos de metal y guirnaldas de IKEA. Plantas de Viveros González y faroles de cuerda de Designers Guild.

Enredada en los troncos de los árboles, en la pérgola o camuflada entre la enredadera de la valla. De este verano no pasa que coloques una guirnalda en tu jardín. Un pequeño detalle, que cuesta muy poco, y que da mucha felicidad al observar la magia que se crea en el exterior cuando se encienden todas sus bombillas. Si eliges un diseño de carga solar, no tendrás que preocuparte por el gasto de luz.

10.

SEXTO CAMBIO: un caminito de baldosas

Jardín con camino de baldosas entre la casa y la piscina

Sofá, butacas y mesa de Sklum, mesas auxiliares de IKEA, lámparas de Naluz y alfombra de Leroy Merlin.

El Mueble

Este último cambio que te proponemos también resulta encantador en el jardín. Solo tienes que hacerte con una o dos cajas de baldosas (según la distancia que haya que cubrir) y crear un camino en el césped que comunique la entrada con la casa o el porche con la piscina.

11.

Una idea extra que no se logra en un día

Plantas en la pérgola del jardín

Mesa de Maisons du Monde, sillas de Ethimo en Tot Interiors.

El Mueble

Pero aunque no es tan rápida o inmediata como el resto de los cambios que te proponemos para tu jardín, no queríamos dejar de mencionar lo especial que resulta dejar crecer una planta por la fachada o la estructura del porche. Coloca la maceta o jardinera cerca y ve orientando las ramitas para que según crezca "trepe" por donde quieres. Cuando tengas la planta frondosa, ¡sabrás que la espera ha merecido la pena!