7 /13

1.

Hacer de tu salón un espacio oscuro y compartimentado

00531735 Salón oscuro

Un salón compartimentado y falto de luz evidencia los años que tiene. Para rejuvenecerlo, ábrelo al comedor y unifica las ventanas en un generoso ventanal por el que entre la luz a placer. La decoración del salón girará siempre con un único objetivo: potenciar la luz natural. Es lo que hizo aquí la interiorista Elena Eyre donde el salón comparte espacio con el comedor ¡tan ricamente!

Sofás, de Miki Beumala con tapicería de Gastón y Daniela. Mesa de centro, diseño de Elena Eyre, con lamas sobrantes de parqué. Cortinas, de Ikea. 

2.

Creer que tu librería es la Biblioteca Nacional

00522504 El salón como un museo

Si en tu salón tienes un mamotreto de librería y encima es de madera oscura, parecerá más un museo que un espacio acogedor. Reduce (aunque sea un poco) tu biblioteca y quédate con los ejemplares que más te gusten o aún no hayas leído. Hay muchos sitios donde puedes donar los libros que ya no quieres o, tal vez, puedas regalárselos a alguien. Tu salón se quitará años de encima con unas baldas abiertas en la pared, como estas dispuestas por la interiorista Mercedes Pérez que combinan libros con objetos deco.

Sofá y mesa de centro, realizados a medida, por Renova. 

3.

Decorar las paredes con elementos que ya no se llevan

00526325 Renovar la deco de paredes

Durante años has tenido colgados del salón los trabajos de punto de cruz que con tanto amor te regaló tu tía. Pero ¿no crees que ya resultan un poco demodé? Sacúdete el sentimentalismo y renuévalos sin remordimientos. Enmarca una obra de arte de verdad, de esas de belleza atemporal, y verás cómo tu salón sufre un lifting ipso facto, como este decorado por la interiorista Asun Antó.

4.

Pintar las paredes en tonos oscuros

00516824 Consola delante de ventana

Te encantan los colores intensos pero ¿tanto como para llevarlos a las paredes de tu salón? No solo le quitarás luz y reducirás visualmente su capacidad sino que en un par de años estarás hasta el gorro de él y empezarás a notar tu casa viejuna. Si quieres pintar las paredes y no cansarte de mirarlas, hazlo mejor en un tono neutro —blanco, gris o beis— que resiste mejor el paso del tiempo. Aquí la interiorista Paula Duarte ha optado por un gris clarito que resalta las molduras del techo.

Butaca de mimbre, de India & Pacific. 

5.

Abusar de antigüedades

00530384 Abusar de antigüedades

Pasear por tiendas de antigüedades, mercadillos y brocanters te chifla porque siempre encuentras una pieza peculiar, diferente... capaz de captar la atención de un rincón determinado. Pero ¡ojo! una cosa es encapricharte de una pieza retro y otra convertir tu casa en un museo decimonónico. En su salón, los arquitectos Ana Blanco y Juan Mengíbar han elegido un escritorio antiguo que armoniza con el resto de muebles más modernos.

Sofás hechos a medida. Butaca, de Gervasoni, en La Maison. Mesa de centro, en Natura Casa. Mueble bajo, de Ikea. Alfombra, en La Maison. 

6.

Dejar durante años tendencias de otras temporadas

00528728 Añadir demasiadas tendencias

Las modas vienen y van. Y en decoración también. ¿Te acuerdas de los cactus, los flamencos o las piñas? Su sola presencia ahora delatan que estamos fuera de onda. Si llevas a casa alguna tendencia, procura que sean piezas pequeñas fáciles de sustituir, como los textiles o algún objeto decorativo. Nunca, nunca en muebles básicos. ¡Y alerta! Una vez se pase la "fiebre", deberás retirarlas. ¿Te has fijado en la lámpara de techo elegida por la interiorista Sandra Vergara? Todo un icono del diseño contemporáneo.

Sofás a medida, de Deco Lur Sofá. Mesa de centro, de Taller de las Indias. Butaca, de &Tradition. Lámpara de techo Vértigo, de Petite Friture. Sillas, de Ton. Mesa, de Ethnicraft. Escritorio, de Zara Home. Silla, en Bazar Decoración. 

7.

Decorar tu casa igual en mayo que en septiembre

00529072 Cambiar textiles de temporada

Si cuando llega el calor haces cambio de armario y repites la operación al llegar el frío ¿porqué no sustituyes también la deco de tu casa? Esa falta de interés hará que tu vivienda se vuelva monótona, triste y deslucida. ¿Te imaginas unos cojines invernales en el sofá en pleno agosto? Renueva fundas de cojines, manteles, cortinas, alfombras y complementos, según la estación del año y ¡haz que tu casa reviva!

8.

No actualizar la cocina

00528913 cambiar azulejos y encimera

¿Cuánto tiempo hace que reformaste tu cocina? ¡Seguro que ya ni te acuerdas! Mírala detenidamente y te darás cuenta que esos azulejos con cenefa en el centro hacen que tu cocina parezca del año de Maricastaña, e incluso, la encimera tan rayada pide a gritos un cambio de imagen. Cambia o pinta los azulejos, coloca una encimera sintética, resistente y de calidad, y prolóngala en el antepecho. Y ya puestos, revisa el suelo, uno cerámico, vinílico o laminado actualizará tu cocina.

Sillas, de Coton et Bois. Alfombra de yute y lámpara de techo, de Ikea.

9.

Desoír que las cortinas se llevan largas

00531690 Cortinas cortas

Lo habrás leído hasta la saciedad en nuestros artículos: se llevan las cortinas largas. ¡Pues nada, tú sigues erre que erre dejándolas a ras de suelo y, a veces, hasta cortas! Si quieres modernizar tu casa, ya sabes, deja que las cortinas arrastren, como las bitonales que han colocado en este comedor las interioristas de Hoc Volo.

Cortinas confeccionadas con tela de Güell-La Madrid. Aparador, de Ikea. 

10.

Aferrarse a los plafones

00429330 Plafones o focos como iluminación

Hace tiempo los plafones fueron los reyes de la cocina y los focos, del salón pero desde que hemos descubierto otras formas más bonitas de iluminación, sus reinados han terminado. Si todavía los conservas, que sepas que la luz fría no permite dar a la cocina ese ambiente cálido que precisa y le hecha años encima. Opta por apliques o lámparas suspendidas, trabaja el espacio con diferentes puntos de luz no solo con los objetos y ¡siempre utiliza luz cálida!

Mobiliario, de Santos. Electrodomésticos, de Pando. Pavimento de madera. 

11.

Obstinarse en dejar tal cual el dormitorio de tus hijos

00482196 Renovar el dormitorio juvenil

Si tienes hijos adolescentes, seguro que te han pedido ya redecorar su habitación. Y es que esos cuadros de animalitos tan monos o el edredón de su súper héroe ya no les hace tanta gracia. Renovar un dormitorio juvenil es más fácil de lo que imaginas: solo hace falta sustituir algunos objetos y los textiles por otros más acordes con su edad. Fíjate en este decorado por las interioristas Isabel Flores y Nuria Almansa.

Papel pintado que imita ladrillos, arrimadero de lamas de madera blanca y cuadros, de Leroy Merlin. Cama y librería en Muebles Asoral. Mesita de noche, de Zara Home. 

 

12.

Negarse a tener plantas en el interior

00530261 No incluir plantas

Las plantas siempre han estado de moda, lo único que ha variado es su número, su tamaño y su ubicación. Antes solo decoraban jardines y terrazas pero ahora invaden los interiores dándoles alegría, frescor y ese toque green tan actual. Si quieres que tu casa sea cool, coloca plantas en puntos estratégicos y elige maceteros súper bonitos para que luzcan todo su esplendor.

13.

Dejar el baño... para los restos

 Baño con azulejos de pared en gris formando espiga 00523145

En el baño pasa como en la cocina, compramos la casa con el baño alicatado ¡hace 20 años! y así sigue. ¡Error! Dale una vueltecita: cambia los revestimientos por otros más modernos, mira si los muebles cumplen tus necesidades actuales o no, sustituye la mampara por una de perfilería fina, repasa la grifería, la iluminación... Tu baño actualizado, parecerá otro. ¡Mira qué bonito este renovado por la interiorista Vera Salvat con sus azulejos grises en espiga!

Armario bajolavabo y lavamanos, de Ikea. Espejo, de Zara Home. Encimera, de Silestone. Grifería, de Fantini. Azulejos modelo Opal, de Cifre Cerámica. Plato de ducha de resina blanca. 

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.