9 /17

1.

Una casa ampliada para toda la familia

salon rustico con los sofas en U 00515257

La historia de esta casa arranca unos años atrás, cuando sus actuales propietarios compraron una pequeña masía en un pueblecito del Empordà, la reformaron y ya por entonces la decoradora y estilista de El Mueble Gabriela Conde le hizo un restyling para adaptarla a las necesidades de una segunda residencia hoy en día. Veranos, fines de semana, vacaciones de Navidad... Hasta que la casa se les quedó pequeña. La familia había crecido y los cinco necesitaban más espacios y más amplios. Pero, ¿cómo dejar una casa que atesoraba tantos recuerdos? ¿Y si la ampliamos?

2.

Una masía actual con sabor a campo

 Salón comedor de casa rústica con paredes de cristal_ 515222

Con la reforma, la masía original ha visto duplicado su espacio con la construcción de un edificio anexo, que se ha destinado para la amplia zona de día. Del proyecto de ampliación se encargó el arquitecto de BCA Arquitectes Albert Blanc, que buscó integrar un edificio de lenguaje volumétricamente más moderno –con un espacio diáfano compartido y paredes de cristal–, con la construcción original, que se reservó para las habitaciones.

En el comedor, mesa de Isaías Lumbreras y sillas de Taller de las Indias. Butacas y lámpara de cuentas de Little House.

3.

Unidad de materiales para más sensación de conjunto

Salón rústico con paredes de cristal_ 515225

Para que los dos edificios parecieran estéticamente uno, los propietarios recurrieron una vez más a Gabriela, que apostó por unificar materiales: suelos de microcemento, que dan continuidad a todos los espacios de la casa; paredes de piedra –algunas más nuevas que otras–, carpinterías de madera y la unidad cromática. 

Sofás diseño de Gabriela Conde y realizados por Miki Beumala. Cuadro de Carmen Galofré, en Sennacheribbo. Maletas antiguas de Antic Centre.

 

4.

Un trío cromático natural, fresco y a la vez acogedor

Vista de salón rústico con paredes de cristal hacia la cocina_ 515223

Como esta casa es para disfrutarla durante todo el año, la decoradora buscó una combinación de colores que no resultara demasiado oscura, que pudiera ser acogedora en invierno pero también fresca en verano: "Jugué básicamente con tres colores, todos ellos muy naturales: el camel, que unifica paredes y techos en la zona de día; diferentes tonalidades de verde, en la carpintería, la cocina y los dormitorios, y un color teja". 

5.

Una cocina actual con sabor tradicional

Cocina rústica separada de la zona de día por cristaleras_ 515230

La cocina, a pesar de ser totalmente, nueva recuerda a las de nuestras abuelas, con la encimera y la gran pila de mármol, la mesa de trabajo recuperada, que da un toque rústico, la campana de obra o los muebles con molduras que combinan armarios con baldas. “Me horrorizan las cocinas modernas donde todo está integrado, con un look de laboratorio. Para mí, una cocina debe verse vivida, con cacharros a la vista...”, explica la decoradora. 

Mesa de trabajo recuperada a modo de isla de Isaías Lumbreras. Sopera y frutero de Antrazita, en La Bòbila.

6.

Con distribución en U

cocina rústica con muebles verdes 00515281

Para aprovechar todo el espacio, la interiorista planificó los muebles de la cocina en U, de manera que no se pierde ni un solo centímetro. Y se adapta con perfección a la arquitectura de la estancia: en un lado, los armarios llegan hasta el techo ligeramente abuhardillado, mientras que en el otro se ha dejado abierto para que el mobiliario 'respire'.

7.

Una pared de cristal separa cocina del salón comedor

Vista de salón comedor desde cocina con puertas acristaladas_ 515226

La cocina es un mix tan personal como original. De estética tradicional, la concepción del espacio no podría ser más moderna: está cerrada en un box que no llega hasta el techo para no fragmentar un espacio tan diáfano. Y, para conectar los diferentes ambientes, una estructura acristalada que integra las puertas.

8.

El recibidor más cómodo

00515317 Recibidor con banco y perchero lacado en verde

Del mismo color que la carpintería de puertas y ventanas, así como de los dormitorios, este recibidor cuenta con todo lo que necesita: ganchos para los abrigos, un estante para las mochilas y un cómodo banco para descalzarse. 

9.

Una litera muy original tipo tatami

 DSC6469

En el dormitorio infantil la piedra vista de las paredes nos recuerda que estamos en la masía original. Una estructura de madera a modo de caja delimita la zona de descanso a la vez que integra las tres camas. 

La ropa de cama es de Bekume y la alfombra de fibras naturales, de Ikea. Los cojines rosas son de El Taller.

10.

Un completísimo armario de aire campestre

Vestidor rústico con armarios con cortinas_515231

Se aprovechó el espacio a pie de cama con un completísimo armario, diseñado con la misma madera que la litera. Y, para que resultara más ligero, se optó por cerrarlo con unas cortinas de lino, que además dan un toque campestre al espacio. 

11.

Un dormitorio en verde muy personal

Dormitorio en verde con cama con dosel_515237

Cuesta visualizarlo, pero como nos recuerda Gabriela, el espacio que ahora ocupa la suite era el antiguo salón comedor, mientras que el actual baño era la cocina. La decoradora recuperó en el dormitorio el verde, que habíamos visto en la cocina. Un verde que, además del arrimadero, colorea también los armarios, con frentes de espejo “para darles una gracia”.

12.

Campestre, romántico y muy elegante

 DSC6201

Además de la cama con dosel, que viste y "llena" un espacio generoso en metros, la decoradora apostó por un papel pintado que da un extra de calidez al espacio. “Me enamoré de este papel pintado a rayas, que simula un acabado textil. Además, ¿con este verde? ¡Queda genial!”. 

La cama con dosel de madera es un diseño de la decoradora realizado por Isaías Lumbreras. Mesita de noche de Antic Centre y papel de Élitis, en La Maison.

13.

Con todo detalle

00515287

Al cambiar la distribución de la casa, la interiorista pudo permitirse ciertas licencias en el dormitorio. Una de ellas es el acogedor rincón de lectura con chimenea falsa ubicada junto a la zona del tocador. La butaca de cuero y la chimenea en madera al natural aportan calidez y contrastan con el papel pintado y las carpinterías.

14.

El dormitorio de invitados

00515304 Dormitorio en verde hoja

Del mismo color verde que la cocina, la carpintería y el dormitorio principal, esta estancia se ha pintado de la misma tonalidad de verde. Para suavizar su efecto, los techos se han blanqueado y se ha elegido cabecero de lino de color blanco, haciendo que la cama destaque su presencia. 

15.

Con baño en suite y armarios con 'puertas' de tela

dormitorio verde con armarios con puertas de tela 00515313

Y a este dormitorio de invitados no le falta de nada. Así, en uno de los laterales se colocó la zona del aseo, con el lavamanos a la vista y el inodoro y la ducha en una zona más privada. Y, al contrario que en el principal, aquí los armarios lucen dos cortinas blancas que contrastan con el verde de las paredes. 

16.

La habitación de juegos

habitacion de juegos 00515233

Un dormitorio cálido para los niños, ¡pero también una zona de juegos! Y del mismo tono verde que el resto de la casa. Una de las paredes se ha panelado para hacer más cómodo y cálido el banco de obra –que además tiene almacenaje–. Para proteger el suelo se ha colocado una alfombra de fibras, que sube la temperatura y protege la pisada.

17.

¿Un baño sin espejo?

Baño campestre con ventana y contraventanas verdes_515236

Es lo que podría parecer a simple vista. Pero la decoradora nos sorprende con una solución tan ingeniosa como eficaz: están en el reverso de las contraventanas. Basta con cerrarlas para disfrutar de un espejo, sin duda, único. 

En el baño, encimera de microcemento y butaca de Antrazita. Botes de cristal y taburete de Antic Centre.

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.