6 /11

1.

Los decoradores en la cocina reformada

Asun Antó y Javier Baldrich

El equipo de Coton et Bois Madrid, con los interioristas Asun Antó y Javi Baldrich al frente, fueron los responsables del proyecto de reforma e interiorismo de esta casa en las afueras de Madrid. 

2.

El garaje que se transformó en una cocina super luminosa

 FER4578a

“Cuesta creerlo, pero antes era el garaje. Anexionamos una parte a la vivienda y lo reconvertimos en esta maravillosa cocina, con su cristalera a modo de invernadero con vistas al jardín”, explica la decoradora. “Asun dudaba con el color, pero yo la quería en negro. Las había visto en internet y me gustaba este punto como de conservatorio inglés... ¡Es lo mejor que ha quedado!”, se sincera la propietaria. 

Muebles diseño de Asun Antó, de Coton et Bois. Lámparas, en Coton et Bois. Mesa del comedor, de anticuario. Banco tapizado con lino antiguo, en un anticuario.

3.

Una cocina ligera pero muy capaz

 FER4688

Catalina no lo dudó: la cocina sería abierta, pero sin armarios altos que no “pesaran” y no le dieran un look tan marcado de cocina. De ahí la balda de madera, con un fin más decorativo. Y como que el almacenaje era básico, se aprovechó el lateral, que queda oculto desde el salón, para la nevera y la despensa. 

Mueble despensero junto a la nevera, diseñado por Coton et Bois. Paños de cocina de Deco & Living.

4.

Un salón que ahora sí es familiar

Untitled Panorama6

La reforma modificó por completo lo usos de la zona de día. El salón, que hasta entonces se usaba de manera esporádica, se convirtió en uno de los espacios preferidos de la familia para reunirse. Y para que nadie se quedara sin asiento, se amplió el banco del mirador y se diseñó un mueble bajo con espacio para guardar. Y es que, como explica Catalina, ”en una casa con familia numerosa siempre falta espacio”. 

5.

Una librería que es banco y almacenaje

 FER4991a

Ganar capacidad y versatilidad era muy importante. Por eso una balda de la librería puede servir de banco improvisado y la zona inferior sirve para guardar. Además, con la reforma, se aprovechó para actualizar la chimenea, que era de origen. 

La chimenea y la librería son un diseño de Coton et Bois. En la librería, cuadros de Covadonga Tellaeche. Espejos de Deco & Living.

6.

Cambio de look de la escalera

 FER5038a

Si a la zona de día se le dio un buen meneo, la escalera que sube a la planta de los dormitorios tampoco se libró del cambio. "Era de cerezo oscuro y aprovechamos la reforma para lacarla en blanco para darle más ligereza", explica la propietaria.  

El pavimento es un laminado de roble de Quick- Step. La barandilla de madera está lacada. Hacia el salón, la alfombra a rayas es de Deco & Living.

7.

Un dormitorio en suite con vestidor ganado a la "calle"

 FER4756a

El garaje en esta casa dio mucho juego, porque además de regalar metros a la cocina, los sumó indirectamente al dormitorio principal: “Este espacio no existía. Era la calle. Lo que hicimos fue subir una planta encima del garaje para montar nuestra suite con vestidor. Siendo abuhardillado, me daba miedo que tuviéramos sensación de agobio, así que hicimos el techo super alto", recuerda Catalina. 

Cabecero y armarios del vestidor, diseño de Asun Antó. Lámpara, en Coton et Bois.

8.

Un baño semiabierto con un ducha XL

 FER4811a

Para que tanto el vestidor como el baño tuvieran más luz, Asun no llevó los tabiques hasta el techo, así queda un espacio más diáfano, que da sensación de amplitud, y además deja que la luz fluya entre los 3 espacios del dormitorio. "En el baño queríamos poder tener una ducha grande, de 90 cm de ancho, ¡es una gozada!", explica Catalina. La detalle de la grifería en negro va a juego con la de la cocina.

Tiene un plato ultra liso y más cómodo, una mampara de panel fijo, con grifería negra.

9.

El toque cálido de la madera

 FER4825a

Aunque el baño cuenta con el mismo suelo laminado presente en toda la casa, Catalina temía que con tanto blanco y los toques de negro quedara frío. Por eso le pidió a Asun un mueble de madera, que da el toque cálido. 

Mueble de roble, diseño de Coton et Bois.

 

10.

Un despacho con librería y armarios camuflados

 FER4844

La buhardilla, que ya se había ganado en una primera reforma, se mantuvo como espacio multiusos: despacho para el marido de Catalina, que muchas veces trabaja en casa, y zona de ocio familiar. 

11.

La buhardilla, para trabajar y relajarse en familia

Untitled Panorama4

Aunque tras la reforma a la buhardilla no suben tanto como antes, sigue siendo una de las estancias más privilegiadas de la casa. Y es que, como explica Catalina, “aquí hay una luz preciosa. Es la luz más bonita de toda la casa”. Además, en el gran sofá rinconero, que se adapta como un guante al espacio, caben todos cómodamente.

El sofá modular en U es de Ikea. Los cojines de Deco & Living y el plaid de rayas, de Ofelia.

Catalina, la propietaria de esta casa de Madrid, necesitaba que su casa creciera. Una reforma integral multiplicó, literalmente, los metros. “Cuando compramos esta casa éramos dos y ahora somos cinco. ¡Imagina! Además, yo soy de fuera y cada dos por tres tenemos familiares y amigos de visita. Ya bromeamos que esto parece un hotel. ¡Pero es que ya no cabíamos! Y menos ahora, que los niños ya han crecido. Era necesario ganar más espacios”.

Y con este fin contactaron con la decoradora Asun Antó, de Coton et Bois, que se puso manos a la obra para ganar metros como fuera a la casa. Y visto el resultado, ¡vaya si lo logró! No solo la cocina creció, con espacio tomado prestado al garaje, sino también el comedor, que se integraría en esta renovada zona de día y haría de separación con el salón.

Eso sí, Catalina lo tenía clarísimo: quería una mesa enorme. “Iba a ser la pieza principal del comedor, y debía ser práctica para 5 como para 15. Piensa que las cenas de Navidad se hace aquí... Antes de la reforma teníamos la mesa en un rincón del salón y cada vez que recibíamos en casa teníamos que montar toda la parafernalia. Ahora es super cómoda”. Precisamente buscando esa practicidad, la equiparon con una gran bancada, que permite acoger a más comensales.

Una mesa y un banco que atesoran su propia anécdota: “Son de un anticuario. Me gustaron, hice una foto y la subí a Instagram. Y cuando Catalina las vio, le encantaron”, recuerda Asun. “Después me arrepentí, porque no era la idea inicial que tenía... Pero la verdad, ahora cada día me gustan más”, se sincera Catalina.

Y es que tras la reforma, todos han ganado. ¡Empezando por la casa!

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.