4 /16

1.

Jennifer López en el show de la Super Bowl

Shakira y Jennifer López en el show de la Super Bowl

La portorriqueña fue la protagonista, junto con Shakira, del intermedio de la Super Bowl. Jennifer López y la colombiana hicieron un show espectacular con el que mostraron al mundo el poder de la música latina, y que ya es considerado el mejor de la historia de la competición. Desde El Mueble aprovechamos para recuperar la casa de Jennifer en Los Ángeles, ¡que nos encanta!

2.

A Jennifer le gustan las casas clásicas

Lo tengo claro. Por muy rompedora que vaya a las galas, para vivir la cantante y actriz quiere una casa de aspecto y sensación acogedora, como de toda la vida. Me encantan, por cierto, los grandes tiestos con petunias junto a la piscina.   

3.

Una cocina para quedarse a vivir

La cocina de JLo lo tiene todo: barra, office, isla, vajillero... ¡Qué bonita! Es de corte clásico, los muebles son casi campestres, aunque la lámpara y los tapizados de las sillas ponen el toque de glamour.

4.

Un toque nórdico

Después de pensarlo un buen rato, creo que a JLo le va la decoración. Ojo a las pilas de los fregaderos. A las tarteras retro tan cuquis. Al mueble-vajillero. ¡Al color de la cocina! Muy de revista, sí señor.

5.

El comedor

Me parece una de las estancias más elegantes de la casa, con ese color visón tan agradable del papel pintado en las paredes, muy engamado con las sillas y hasta con la chimenea. ¡Qué detalle la foto familiar encima de ésta! En blanco y negro queda muy decorativa. La lámpara es cuestión de gustos, pero podría ser peor, aún más excesiva. Y no lo es.

6.

La sala del piano

La sala de estar me resulta muy acogedora, con esos tonos suaves, beiges de los muebles, y blanco en las paredes. Con esa estructura cerrada con la chaise longue y la butaca, es toda una invitación a la charla y el compartir. Puede que yo cambiara los puff por otros de punto, más actuales, y las mesas de cristal por otras menos frías, pero el conjunto funciona. 

7.

A JLo le gustan las chaise longue

En esta sala, ha puesto dos, y desde luego aportan un look más relajado, a la vez que elegante, en este caso gracias a los textiles, que se aprecian de calidad.

8.

La biblioteca

Reconozco las buenas intenciones de la sala. Un rincón de lectura, apartado y tranquilo, con recuerdos de la trayectoria de Jenny. Pero ¿qué falla? ¿La oscuridad de las paredes y el techo, con lo que parece que se te cae encima? ¿La piel en el sofá? ¿Los marcos de las fotos? ¿O todo a la vez?

9.

El salón

Aquí sí que tengo que empezar con mi lista de NO: no a las pieles (no entiendo por qué pone tantas, si la casa está en Los Angeles, no en Nebraska). No a esa maderota, techo incluido, que la da un look anticuado a la estancia. Quedaría mucho mejor de blanco.  

10.

El cine privado

Cosas de ricos. ¡Y otra vez las pieles! Nada más que añadir.

11.

El dormitorio

Uf, ¡al fin hemos vuelto a la claridad! Por suerte, Jenny ha elegido para su espacio de descanso el blanco como color principal. Yo le daría un aire con unas cortinas y unos plaid más alegres, de la cama me sobran los espejos, y la madera tan oscura ya no se lleva, pero el dormitorio es bonito. 

12.

El baño que envenena mis sueños

. Repartido en dos zonas, tocador por un lado y bañera por otro, sólo tengo algunas pegas: el tocador con tanto espejo lo cambiaría por algo más provenzal, más a tono con el rincón de la bañera. Y en lugar de esa piel en el suelo, ya si buscamos calidez pondría un parqué hermoso en todo el baño.

13.

La escalera

Qué bonito queda un gran jarrón con ramas o verde, es capaz de alegrar cualquier rincón, ¿no os parece?

14.

Un salón al aire libre

Es lo que ha puesto Jennifer en esta terraza, en tonos suaves, rodeado de plantas y arbolitos, ¡muy agradable!

15.

En el porche

Si la terraza no te convence, puedes instalarte en este porche, con muebles de exterior sencillos y cómodos, mientras charláis con vistas a Hollywood y la piscina. Los candelabros los veo un poco anticuados, eso sí. 

16.

La piscina

Efecto WOW. Nada más que decir.

Antes de empezar quiero dejar las cosas claras: me gusta JLo. Cuando no tenía hijos, y aún me daba la vida para ir al gimnasio y hacer spinning sin preocuparme de a qué hora volvía a casa, tenía puesta en mi nevera una foto del trasero de Jenny. En serio. Ese era mi objetivo, ponerme así. Por supuesto no lo logré, pero lo que quiero explicar es que no le tengo inquina. Me hace gracia. No obstante, si alguien me hubiera dicho '¿Cómo te imaginas la casa de Jennifer Lopez?' habría contestado sin dudarlo: 'Llena de brillos y muuuy hortera'. Y ¡oh! ¡sorpresa! Resulta que no. ¿A que vosotras tampoco os lo esperabais?

La vivienda que la diva compartió con su ex y padre de sus hijos, Marc Anthony, se ha vendido después de bastante tiempo en el mercado, y lo que las fotos nos dejan ver es cero estridencias. Yo que me la hubiera imaginado llena de animal print, con bolas de disco, y mucho (pero mucho) terciopelo, resulta que, más bien al contrario, la casa está llena de tonos suaves, relajantes... Tiene algún momentazo con pieles a las que diría ¡NO! en el sofá, o mucho espejo en el dormitorio principal, pero más bien mi sensación es de 'Vaya, vaya... Jenny, de día te gusta estar en casa y eres como las demás'.

Cosas que me gustan: la cocina. Es grande y tiene aire de cocina de campo, ¡para una gran familia! Como Jennifer es latina, me la imagino disfrutando de comidas de domingo eternas rodeada de los suyos. Además, lo tiene todo: barra, isla, office, taburetes... Es como para quedarse a vivir y el color es como muy nórdico. ¿Le gustará a Jenny la decoración? Ya visualizo a su madre sin dejar que el servicio le ayude a cocinar. Si tienes una cocina así ¡es para pasarte horas en ella! El mueble vajillero en el office es muy El Mueble, por cierto. No me extrañaría nada que su madre se lo hubiera aconsejado tras ver alguno parecido en nuestra web. Lo tengo claro: les va la decoración.

También me gusta la sala de estar, con chaise longue, butaca, el piano blanco, es como una estancia que anima mucho a la charla, a compartir... Me recuerda un poco a la de los Obama, en esos tonos grisáceos, aunque el dorado de la chimenea me sobra un poco.

Me gusta que en la sala de estar no haya televisión, creo que eso da como intimidad, hasta elegancia. Pero aquí va el truqui: la cantante tiene una sala sólo para la tele y el cine. Con póster de sus películas como motivo decorativo y muchas pieles, y en este punto es donde vemos asomarse su "nuevorriquismo". Pero bueno. Se lo perdonamos.

Y, he de decirlo, me trastorna el baño. Lo quiero. Quiero una bañera con estanterías con libros a mi lado y una mesita con flores que me recuerde que la vida es bella. Seguro que si tienes este baño, con su tocador aparte, te das el tiempo de cuidarte y relajarte, cierras la puerta con llave y avisas que nadie te moleste mínimo en media hora... ¡Hasta debe mejorar tu autoestima! Nunca pensé que diría esto (igual que no pensé que la casa de JLo no fuera hortera), pero ahí lo dejo: mujeres, deberíamos seguir su ejemplo. Nos merecemos un baño como éste.

¿Quieres ver más casas de famosos?