¡Cuidado!

Trucos de limpieza que en realidad NO funcionan

Porque no es oro todo lo que reluce, no debes creer todo lo que lees o te cuentan. Estos trucos de limpieza no lo son tanto. ¿Los vemos?

Isabel Lavín Actualizado a

encimera de marmol con productos de limpieza 00529058

Cierto que cada maestrillo tiene su librillo y no dudamos de que tus trucos y remedios caseros (casi) siempre funcionan. Pero luego están esas veces que mezclamos productos que no deberíamos, los aplicamos mal o directamente nos hacen perder el tiempo porque ¡no funcionan! Así que antes de liarla y estropear algo mientras pones en funcionamiento ese truco tan viral que acabas de ver en internet, mira a ver que no sea alguno de estos.

1. Limpiar los cristales con las medias

Si usas la misma media todo el rato verás cómo no consigues limpiar ni medio espejo. Lo mejor es que lo limpies con vinagre o con un limpiador específico y un paño y después sí pases la media para eliminar las posibles pelusas que hayan podido quedar.

2. Ni el periódico

Si lo has hecho alguna vez, seguramente habrás visto que llega un momento que la tinta deja marcas en el cristal y que, incluso, tus manos dan la sensación de que has estado pintando con ellas. Mejor emplea una bayeta que no deje pelusas.

14 falsos mitos de limpieza que no lo son tanto

¿Verdadero o falso?

14 falsos mitos de limpieza que no lo son tanto

3. Fregar el suelo de toda la casa con agua caliente

Si es gres o cerámico podrás utilizarla, ¡pero no friegues el parquet con agua caliente! La madera es poco fan del agua, y mucho menos si está a altas temperaturas. ¡Ah! Y si utilizas lejía para las baldosas, tampoco eches agua caliente, ya que el cloro se evapora y la lejía pierde todas sus propiedades desinfectantes. Ante la duda, para fregar el suelo, mejor utilizar agua fría y no arriesgar.

mujer-fregando-el-suelo-00393001-o 61589940

4. Los muebles lacados se limpian con limpia muebles

Lo cierto es que no. Y tampoco con polvos de talco. Lo mejor para limpiar los muebles lacados es utilizar un poco de leche en una bayeta. Despacio, ve frotando los frentes del mueble. Después, seca bien con un trapo que no deje pelusa y recuperarán su brillo.

5. La madera queda mejor con un limpiador específico

En realidad, la mejor manera de limpiar la madera es con un paño un poco humedecido y jabón neutro. Ni más ni menos. La clave está en no mojar demasiado el trapo y pasarlo en dirección de la veta. Para recuperar el brillo de los barnices más delicados puedes aplicar una mezcla de alcohol, aceite de linaza y limón con una esponja. Después, seca la superficie con un trapo y da brillo con una gamuza.

6. La pantalla del ordenador se limpia con limpiacristales

No, ¡nunca! Evitar utilizar limpiacristales o productos que contengan alcohol, acetona, amoniaco o cualquier otro abrasivo. Las pantallas LED, LCD y de plasma son muy delicadas. Mejor emplea un producto específico para pantallas. Aplícalo sobre un trapo de microfibra (nunca directamente en la pantalla), pasa suavemente la superficie haciendo círculos. Evita presionar muy fuerte y, si las huellas no desaparecen, aplica más líquido sobre el paño y vuelve a pasarlo hasta que desaparezcan.

mesa-con-ordenador-00505439 O

7. El betún sirve para arreglar el cuero

Es uno de los remedios que no funcionan con el cuero, ya que además de desteñir, evita que el cuero transpire, lo que provocará que se cuartee. Tampoco valen la crema hidratante corporal, la vaselina o el amoníaco. Y ni se te ocurra pasarle un trapo con un limpiador de madera. Lo ideal para un sofá de cuero es aplicarle una cera jabonosa específica para ese material. Un sofá de cuero es una inversión, ¿no será mejor gastar un poco más en un producto para limpiarlo?

8. Limpiar la tabla de madera con sal y limón

Cierto que servirá para quitarle el mal olor y las manchas más pequeñas, pero si las marcas son de sartenes calientes o manchas de grasa impregnadas, no esperes milagros. Las quemaduras no se irán y las de grasa irán desapareciendo, pero con el tiempo. Ante todo, nada como fregarla bien y dejar que se seque para que no mantenga la humedad.

9. Limpiar con coca-cola

Seas fan o la detestes, en realidad este truco no tiene mucha eficacia para eliminar la suciedad incrustada en el baño. De hecho, para que funcione, hay que emplear también vinagre y bicarbonato. Así que mejor que te quedes solo con estos dos últimos productos y utilices la bebida para lo que es. Además, ten en cuenta que una lata de refresco cuesta casi lo mismo que un producto específico o un litro de lejía.

10. Poner medio limón en el lavavajillas

Si estás utilizando el limón como método para abrillantar tu vajilla cuando la metes en el lavaplatos, sentimos decirte que no funciona. Las propiedades de medio limón apenas harán nada en un ciclo completo del lavavajillas. Emplea un producto específico y verás cómo tu cristalería vuelve a brillar.

11. Sumergir la ropa en agua con sal para conservar los colores

Sí que se puede utilizar la sal para al lavar la ropa para que no pierda color, peeeeeero no tienes que mantenerlo sumergido más de una hora, ya que la sal terminará por estropear los tejidos. Asimismo es inevitable que las prendas vayan perdiendo algo de intensidad cuantas más veces las laves. Lo ideal es emplear programas delicados y evitar lavarla en exceso y cuando no es necesario.

12. Usar el vinagre para todo

Cierto que el vinagre se ha convertido en uno de los productos naturales más empleados en la limpieza del hogar, pero no es aconsejable aplicarlo en todas las superficies. Por ejemplo sobre mármol o granito no es nada recomendable, ya que dejará marcas y será muy difícil quitarlas. En ocasiones, la única opción es pulir la superficie. Lo mejor es emplear una solución de agua con jabón neutro con un paño y después seca la superficie.

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.

PULSA PARA GUARDAR EL ARTÍCULO

EL ARTÍCULO SE HA GUARDADO EN FAVORITOS

Podrás encontrar tus favoritos en el menú

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?