¡Muy importante!

¿Cuánto cuesta castrar a un gato y cuáles son sus beneficios?

Evitar nuevas camadas y abandonos son solo algunos de los motivos por los que se debería castrar a los gatos. Además, el coste es mucho menor que en el caso de los perros

Gato naranja.

¿Quieres saber cuánto cuesta castrar a un gato? Te lo contamos a continuación.

Zhang Kaiyv/Unsplash

Los gatos son, de lejos, los animales de compañía que más abundan en las protectoras, por eso siempre se recomienda adoptar antes que comprar. Además, el aumento de los abandonos y la saturación de estos centros ha obligado a las protectoras a exigir la castración como requisito para adoptar a cualquier gato. De este modo, al impedir la procreación, se evitan futuros abandonos. Pero la castración tiene otras ventajas que están directamente relacionadas con la salud de los gatos. Y en el terreno económico, castrar a un gato es bastante más barato que castrar a un perro. ¿Tiene algo que ver la castración con cuánto vive un gato? Podemos afirmar que sí, ya que es un procedimiento que regula los comportamientos agresivos y termina con los periodos de celo. ¿Quieres saber más? 👇

¿Cuánto cuesta castrar a un gato?

El precio de castrar a un gato en España puede oscilar entre los 50 y los 280 euros, todo depende del sexo del animal, aunque hay otros factores (como ciertas complicaciones) que pueden incrementar el coste. No obstante, castrar a un gato macho siempre es más barato que castrar a una gata, ya que el proceso de esta última es más complejo.

  • Castrar a un gato macho en España cuesta entre 50 y 100 euros, mientras que castrar a una gata hembra puede suponer entre 70 y 280 euros.
  • A este precio hay que sumar los análisis preoperatorios, que suelen rondar los 50 euros según la clínica veterinaria a la que acudas.
Gato tumbado en la cama.

Un gato echado en la cama.

Paul Hanaoka/Unsplash

Castrar o esterilizar a un gato, ¿qué es más recomendable?

Al igual que ocurre con los perros, castrar a un gato es un proceso quirúrgico que implica la extracción de los órganos sexuales del animal. Por otro lado, esterilizar a un gato consiste en eliminar su capacidad de reproducirse sin extirpar sus órganos sexuales.

  • Con la castración, a pesar de ser una intervención más invasiva, en las gatas se reduce la probabilidad de padecer diversos tumores en los ovarios y las mamas; y en los gatos se previene el desarrollo de tumores anales, testiculares y de próstata. ¿Los inconvenientes de castrar a un gato? Principalmente, el aumento de peso, aunque también suelen darse casos de incontinencia urinaria en machos castrados con sobrepeso, y existe mayor riesgo de padecer neoplasia prostática. Además, la castración no se recomienda en gatos con trastornos en la glándula tiroidea.
  • Con la esterilización, el animal se recupera con mayor rapidez, pero los comportamientos dominantes y agresivos se mantienen, y tampoco se reduce la posibilidad de que surjan tumores en las mamas o los testículos.

¿Castrar a un gato cambia su carácter?

Sí, la castración tiene un efecto directo en el carácter de los gatos, reduciendo conductas dominantes y agresivas y haciendo que los animales se vuelvan más estables y equilibrados. Por tanto, la convivencia en casa será mucho más agradable.

¿Cuándo se notan los efectos de castrar a un gato?

A rasgos generales, puedes comenzar a notar los efectos de la castración a partir de un mes o mes y medio tras la intervención.

Gato común europeo.

Un gato con ojos verdes tumbado sobre un banco de madera.

Nicolas Picard/Unsplash

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?