7 /9

1.

La ropa ¿al sol?

Algunas personas siguen tendiendo las prendas limpias al sol argumentando dos razones: la secadora estropea la ropa y porque su consumo de energía eléctrica es alto. Pero, ¿es del todo cierto?

2.

Secadora = mayor calidad de vida

Lo que realmente estropea la ropa son los rayos UV del sol, decolorando las prendas de color y amarilleando las blancas. Las secadoras de hoy en día cuidan de las prendas, protegiéndolas del desgaste, con programas específicos para cada tipo de tejido. Además, si no tienes espacio para tender, son un must

3.

Las mejores secadoras

Son las secadoras con bomba de calor, que llevan los consumos eléctricos apenas a los 200kWh/año (para un promedio de 160 ciclos al año) y que harán que el coste eléctrico no supere los 4 € mensuales adicionales. Podrás secar prendas voluminosas fácilmente, disminuyendo las arrugas, incluso llegando a prescindir del planchado en algunos casos, lo que también disminuirá el tiempo de planchado y su coste energético correspondiente.

4.

Más ventajas de la secadora

Es ideal para las personas alérgicas porque su alta temperatura mata los ácaros. El proceso de secado puede alcanzar temperaturas de más de 70°C. Además ganarás tiempo, ahorrarás esfuerzo y podrás tener la ropa del cole o el uniforme del trabajo siempre preparado en poco tiempo. ¡Se acabó mirar la previsión meteorológica para poner una lavadora!

5.

¡Qué bien huele!

El uso de secadora hace que el aroma del suavizante perdure más en las prendas. Por no hablar de que las salva de ese olor de cuando a tu vecino se le ocurre hacer sardinas, brócoli o barbacoa, mientras tu tienes tus camisetas preferidas tendidas en el patio de luces...

6.

Desventajas de la secadora

Además de ser otro aparato más que instalar en la cocina, el baño o el lavadero (cuestión de espacio), es un gasto adicional, tanto por el coste de la secadora en sí, como por la energía que gasta repercutiendo directamente en tu factura de la luz. El sol es gratis, de momento... 

7.

Si no usas el programa adecuado...

Puede que tus prendas noten un pequeño desgaste, incluso encojan. Las secadoras son ideales para sábanas y toallas, pero no para tus prendas delicadas. 

8.

Todo tiene un límite

La vida útil de una secadora se estima en 10 años. Esto no significa que dejará de funcionar después de una década, pero su rendimiento puede ser menor o puede ser que comience a consumir más energía.

9.

Lavadora secadora

Si la falta de espacio apremia, no queda más remedio que apostar por un aparato que aglutine las dos funciones: lavar y secar. Además de ahorrar espacio, al tener doble funcionamiento resulta cómoda, ya que no hace falta que traslademos la ropa a la secadora. Eso sí, los aparatos independientes son más eficaces, porque no estamos exigiendo en un mismo electrodoméstico dos funcionalidades. Por tanto, habrá más probabilidades de que una lavadora-secadora se estropee.

España es uno de los países con más kilómetros de costa de Europa, lo que conlleva que la humedad sea una constante en muchas zonas del país. La humedad puede impedir que la ropa recién lavada se seque rápidamente, con lo cual son muchos los que apuestan por erradicar el problema adquiriendo una secadora.

Además, secar la ropa al aire libre no siempre es posible. Puede que el tiempo no acompañe, que no tengas tiempo o simplemente no dispongas del espacio adecuado para hacerlo. Las secadoras pueden resolverte este problema y facilitar tu día a día. En los últimos años este electrodoméstico ha evolucionado mucho, son más eficientes y cuentan con mayor número de programas para adaptarse a cada tejido.

00469450 O

POLÉMICA EN EL BAÑO

A favor o en contra del bidé

Según un estudio reciente (febrero 2018) de la OCU, "hace algunos años anunciábamos un cambio de tendencia en el mercado de las secadoras. Aquellas conocidas como secadoras de condensación estaban creciendo rápidamente, desplazando a las secadoras de evacuación. Hoy dicho desplazamiento es aún más marcado, especialmente con la aparición de las secadoras de condensación con bomba de calor, que son mucho más eficientes. Este cambio nos ha llevado a que dentro de los productos que elegimos para analizar ya no entren las secadoras de evacuación, como un intento de impulso a los electrodomésticos más eficientes".

Secadoras de evacuación

Fueron las primeras en aparecer. Cogen aire del exterior, lo calientan mediante resistencias eléctricas, el aire caliente se introduce en el bombo donde recoge la humedad de la ropa y después se expulsa por un tubo al exterior.

Pros

Lo bueno de estas secadoras suele ser su precio, más bajo que las otras dos. Además, al ser un sistema más sencillo, existe un menor riesgo de averías.

Contras

Como inconveniente encontramos la necesidad de sacar un tubo al exterior, así como su mayor consumo (es el sistema menos eficiente).

Secadoras de condensación

En estas secadoras, también se calienta el aire con resistencias eléctricas, aire que entra en el bombo con la ropa mojada para sacar la humedad. La diferencia principal con las anteriores es que es un circuito cerrado, donde el aire húmedo, en vez de ser expulsado al exterior, se introduce en un intercambiador refrigerado, haciendo que se condense la humedad que transporta en una bandeja. Ese mismo aire, vuelve a pasar por las resistencias eléctricas y vuelve a entrar en el bombo. De esta manera, al no ser aire nuevo del exterior es necesaria menos energía para elevar la temperatura, por lo que estas secadoras son más eficientes que las de evacuación.

Pros

Al no renovar el aire con cada ciclo, estas secadoras son más eficientes que las de evacuación, ya que es necesaria menos energía para volver a calentar el aire. Además, al no tener tubo exterior, no existen limitaciones a la hora de instalar.

Contras

El mayor inconveniente sería la necesidad de vaciar la bandeja donde se condensa la humedad. Cabe destacar que algunos modelos cuentan con la posibilidad de sacar el agua, en vez de en el depósito, mediante desagüe, que se puede conectar con la salida de agua de la lavadora.

Secadoras de condensación con bomba de calor

El circuito de este tipo de secadoras es exactamente igual que el que acabamos de explicar. La diferencia es que estas secadoras utilizan una bomba de calor para calentar el aire, en vez de resistencias eléctricas, que puede llegar a ser hasta 3 o 4 veces más eficiente.

Pros

Es el modelo más eficiente de todos. Además, son las que mejor valoración obtienen en el comparador donde, a parte de la eficiencia, tenemos en cuenta otro tipo de prestaciones (resultados que se obtienen, variedad de programas, ruido que hacen, etc.).

Contras

Como contrapartida podemos decir que el precio de estas secadoras suele estar por encima de los otros dos modelos.

Consejos para elegir secadora

El mejor producto es el que se ajusta mejor a lo que necesitas, teniendo en cuenta el uso que le vayas a dar y tu presupuesto. A continuación, enumeramos una serie de características en las que deberás fijarte a la hora de elegir:

Capacidad

La capacidad de la secadora, al igual que la de la lavadora, se mide en kilos de ropa que puedes introducir cada vez. Escoge una secadora que tenga más capacidad que tu lavadora, ya que la ropa mojada pesa más que la ropa seca.

Coste

Como pasa con todos los electrodomésticos, a la hora de valorar el coste hay que tener en cuenta, no solo el precio de venta si no también el consumo. El sobre coste que pueda tener una secadora más eficiente, puede verse compensado con el uso (ten en cuenta que la vida de una secadora pueden ser más de 10 años). También te aconsejamos cuando compares precios entre unas tiendas y otras, que te fijes bien en las condiciones de entrega. A veces una tienda que a priori es más barata resulta que no incluye transporte, instalación o incluso la retirada del electrodoméstico antiguo. En muchos casos compensa elegir otra tienda que sí lo incluya.

Dimensiones e instalación

Otra característica que debes comprobar es si la secadora tiene algún requisito a la hora de instalarla. Por ejemplo, si es de evacuación ten en cuenta la salida del tubo, o si es de condensación con opción de desagüe deberá estar cerca de la salida de agua.

Programas

Como hemos visto, existe un falso mito que dice que la secadora estropea la ropa. En realidad, salvo ciertos tejidos que no se deben meter, el resto no corren ningún peligro utilizando el programa adecuado. También es importante la exactitud con la que la secadora se ajusta a sus programas, es decir, que el grado de humedad de la ropa sea el que indica el programa.

Otras prestaciones

  • Características de la puerta: con protección para niños o que se pueda invertir el sentido de apertura (de manera que sea más fácil cuadrarlo con la lavadora).
  • Programa antiarrugas: consiste en que el tambor gira ligeramente una vez acabado el secado para evitar que se formen arrugas muy marcadas.
  • Aviso de limpieza de filtro: con esta función evitas tener que limpiar el filtro con cada secado, solamente cuando la máquina te avise.
  • Comienzo retardado: poder programar la secadora para que empiece a determinada hora.