37 /50

1.

Aprovecha las paredes

Si tu cocina es peque y crees que ya no te quedan cajones donde guardar... ¡echa un vistazo a las paredes! Si pones estantes ganarás espacio para botes y los utensilios que más luzcan. Otro consejo: no los llenes demasiado. 

2.

Barra para colgar

Te ayudará a mantener las superficies despejadas y a tener los utensilios siempre a mano. Lo más práctico es que recorra tanto el salpicadero de la placa de cocción como el fregadero, que son las zonas de máxima acción en la cocina.

3.

Especias ordenadas y en su sitio

En cajones con compartimentos especiales para ello o en un estante. Las especias ordenadas por uso, de más frecuente (delante) a menos (detrás) te facilitarán la tarea de cocinar y darán un aspecto más cuidado a tu cocina. 

4.

Ollas y sartenes, las justas y bien guardadas

Las que estén viejas y gastadas, a reciclar. Quédate solo con la batería de cocina que realmente uses y esté en buen estado. Guarda de mayor a menos, una dentro de la otra, y con sus tapas en fila, para que cada oveja esté con su pareja. Pon láminas antideslizantes en la base del cajón, ayudarán a mantener las ollas y demás en su sitio. Estas están en El Corte Inglés.

5.

Adiós mil ollas, ¡hola, olla exprés!

¿Sabes que una olla rápida te permite ahorrar el 50% de la energía que usas con una olla normal? Revisa tu batería de cocina. ¿Cuántas ollas no usas nunca? Sácalas del armario y deja espacio para las que sí utilices y para una olla rápida. Te compensará con tiempo, más espacio y orden y rebajas en la factura.

6.

La encimera, cuánto más despejada mejor

Tener la encimera de la cocina llena de cacharros y pequeños electrodomésticos que solo usas una vez al año, hace daño. En la encimera solo debe haber una tabla de madera para cortar, la cafetera, unas flores y poco más. Agrupa lo que tengas a la vista en cestas o cajas y tu cocina se verá más ordenada. 

7.

¿Y dónde pongo el pequeño electrodoméstico?

Primero, plantéate lo siguiente: si haces gofres una vez al año, ¿es necesaria esa gofrera que ocupa un estante o espacio en tu encimera? Pues va a ser que no. Quédate solo con el pequeño electrodoméstico que utilices y agrúpalo en un rincón como este, en columna. 

8.

Que tu despensa no sea un agujero negro

Destina un armario o parte de él a los alimentos que no necesiten frío, pero consérvalos adecuadamente. Lo que más usas, de nuevo delante, y lo que menos detrás. Revisa cada mes su contenido para que no se echen a perder alimentos y no acumules. Aquí tienes más consejos para una despensa perfecta

9.

Guarda y conserva bien la fruta

Si tu cocina es pequeña, nada de fruteros exuberantes, rollo Carmen Miranda. Guárdala adecuadamente en sus cajones y, además, te durará más tiempo. Aquí tienes las claves para almacenar bien frutas y verduras

10.

Con buen fondo

Ya sabemos que los cajones son grandes aliados del orden en la cocina. Pero si son como este, con diferentes alturas dentro de un mismo compartimento, ganarás orden visual y organización interna. 

11.

Cajones extraíbles

Si estás pensando en renovar el mobiliario de cocina, instala muebles transformer como este, que duplican el espacio interior de los cajones y facilitan el acceso a todo lo que guardas dentro. 

12.

Cajones bien compartimentados

El cajón de los cubiertos no debe ser un batiburrillo de tenedores, cucharas y objetos perdidos. Cada pieza con su igual, en un compartimento adecuado a su tamaño. Nada de cuberterías dispares y piezas sueltas. Si lo tienes así de organizado, tu mesa (y cocina) lucirá más y mejor. 

13.

Directos a la mesa

Los compartimentos extraíbles son muy prácticos ya que puedes llevarlos directamente a la mesa. Este cajón de mimbre forma parte de un proyecto de Deulonder Arquitectura Domèstica.

14.

No te cortes

Guarda bien los cuchillos en compartimentos específicos como este y así, además de orden, conseguirás seguridad. Los rollos para papel de plata y horno integrados también son una buena idea. Este tipo de rollos, así como las bolsas de congelado, suelen estar tirados dentro de los muebles de la cocina o ser un estorbo en el cajón de los cubiertos. Agrúpalos, sin sus cajas, y ocuparán menos. 

15.

Mi platero y yo

 Guarda los platos que usas cada día en la cocina. Si los guardas en un cajón, usa soportes como estos para que no se muevan cuando abras y cierres el cajón. Por lo general, en una vajilla hay tres grandes tipos de platos: los hondos, los planos y los de postre. Ordénalos apilados según el tamaño. Aquí van más trucos para ordenar la vajilla

16.

Platos a la vista

Otra opción es tener los platos de uso diario a la vista, sobre el fregadero para que se escurran bien. Eso si, por orden de menos a mayor, se verá más armónico. 

17.

Cristalería, por filas y tipos

Disponla por filas y tipos: copas de vino, vasos, copas de cava... Protégelas del polvo, guardándolas a través del vidrio en un mueble, tipo vitrina, o armario con puertas.

18.

Aprovecha el espacio de manera original

Si no quieres colocar las tazas una encima de otra, puedes colgarlas en ganchos. Resaltarás las piezas guardadas, ganarás espacio y además parecerá que todo está más ordenado. Copas, de Cachemir.

19.

¿Cómo guardo los trapos?

Los trapos de cocina, mejor guardados. Así, escalonados para verlos a todos. Pero si no puedes destinar un cajón a ellos, siempre te quedará el recurso de tener un par en uso, colgados de un gancho sobre la encimera. 

20.

¿Cuántos trapos debemos de tener?

Entre cinco y siete, uno para cada día de la semana. ¿Dónde los guardo? El que estás usando, cuélgalo en un sitio que esté a mano, como el interior de una de las puertas de la cocina para que no se vea o de un gancho cerca de la vitro. Todos los demás, en un cajón, en vertical para que ocupen menos y se vean todos.

21.

Y bajo el fregadero...

Trapos, esponjas y todo lo necesario para fregar platos y limpieza con agua. Si lo dispones en vertical, te cundirá más el espacio y verás todo lo que tienes de un vistazo. 

22.

Aprovecha la parte interior de las puertas de los armarios

Normalmente pasamos por alto esta posibilidad, con la que aprovecharás cada centímetro del fondo de tus armarios de cocina, colgado cestas metálicas como estas, y manteniendo el exterior mucho más ordenado. 

23.

Integra los cubos de basura

Con esta solución se mantiene el orden en la cocina, gracias a que se libera el suelo de cubos que restan espacio o con los que tropezar. Si tu cocina es grande, puedes dedicar un gran cajón con 4 cubos, uno para cada tipo de desperdicio. Si no es tu caso, con un pequeño cajón con dos cubos, para orgánico y el resto de residuos, será suficiente. 

24.

Cada cosa en su cubo

 Reciclar también es un sinónimo de ordenar, así que puedes clasificar tus cubos de basura con distintas etiquetas o bien utilizar bolsas con los colores del reciclaje. ¿Los recuerdas? El verde para el cristal, el amarillo para plástico y envases y el azul para el papel. 

25.

La mejor receta para una cocina ordenada

 Es tener lo justo y necesario, nada superfluo o estropeado. Si eres un fan de los libros de recetas, destina un rincón con estantes para ellos. Si lo empapelas, le darás una entidad propia dentro de la cocina. Si tu cocina es mini, pásate a las recetas online: con una tablet y un soporte te será suficiente. 

26.

Almacenaje versátil

Los carritos de cocina pueden resultar útiles para tener frutas y verduras listas para consumir o bien la vajilla que se utiliza a diario para poner la mesa sin necesidad de hacer 4 ó 5 viajes. 

27.

Columnas extraíbles

Son un must en el mobiliario de cualquier cocina y más aún si es pequeña. Con el mínimo ancho, pero mucha profundidad, es uno de los principales trucos para tener una cocina práctica y en orden. Mucha capacidad, mínimo espacio y comodidad de acceso. 

28.

Cestas sobre ruedas

Cambiar los zócalos (que a menudo esconden zonas bajas sin ningún uso) por cajas o cestas donde guardar alimentos y utensilios, es una buena forma de aprovechar el espacio para su organización. Si además, estas cajas tienen ruedas, será más fácil manipularlas. 

29.

Las cestas de la compra

Esta fórmula facilita mucho la agrupación por tipo de alimentos, además de hacer más cómoda la forma de sacarlos. Cestas y tarros de cristal serán tus mejores aliados a la hora de distribuir la compra en una despensa bien compartimentada. 

30.

Prohibidos los paquetes a medias

 Acaban rompiéndose por varias partes, manchan el armario en el que estén, se nos cae por la cocina… Compra botes adecuados para almacenar, de cristal. Si consumes productos de 1kg, el bote debe ser de 1,5 kg. Siempre la mitad más. Práctio, fácil, limpio y decorativo. 

31.

Fechas de caducidad en etiquetas

Uno de los handicaps de sacar los productos de sus envases originales es perder la información de su fecha de caducidad. Esto se soluciona con unas simples etiquetas en el bote, donde escribir la fecha a mano. 

32.

Botelleros integrados en los muebles altos

Para tener tus botellas bien guardadas y en orden nada mejor que un botellero integrado en el mobiliario, a poder ser en el más alto, ya que así las botellas quedan integradas pero sin ser protagonistas. 

33.

O abajo

Guardar las botellas en un cajón bajo como este también puede ser una gran solución para el orden. Es una idea de Deulonder, con la que tener las botellas a mano pero bien guardadas a la vez. 

34.

Nevera en orden

 Distribuye y ordena bien tu nevera con la ayuda de unos cubos transparentes, para que los productos no se muevan y puedas ver todo lo que hay fácilmente. En este video te contamos las claves para un frigorífico impecable. 

35.

Esconde los enchufes

 Y el ambiente se verá más ordenado y, de paso, será más práctico. Integrando regletas en la superficie de la isla de trabajo, con una tapa abatible, estos pequeños mecanismos que distorsionan una visión limpia de conjunto desaparecerán como por arte de magia.

36.

El cajón para los utensilios

 Las cajas o cestas te ayudarán a ordenar y ver todo a la primera con estos cajones (son de Ikea). Lo mejor para ordenarlos es sacar todo y clasificar por tipos. Lo que no uses: bye bye!

37.

Limpieza de tápers

 El cajón de los tápers suele ser el lugar más desordenado de la cocina, ¿o no? Lo mejor es guardar cada táper dentro de otro del mismo tamaño. Las tapas pueden ir dentro de otro recipiente. Si en un mes no aparece la tapa de uno, ¡deshazte de él!

38.

El armario de la limpieza

Destina un armario para ordenar todos los productos de la limpieza en un solo espacio: baldas para los guantes, estantes para los productos... Reserva un rincón para guardar la fregona o incluso la tabla de planchar.

39.

Clasifica los productos de limpieza

 Lo más práctico es poner lo que usas a diario en un estante y lo que usas semanalmente en otro. Los productos más peligrosos deben estar en las baldas más altas. Las cajas y cestos son ideales para guardar las pinzas y objetos pequeños. 

40.

Bandejas en vertical

Guardándolas así, las verás todas y además ocuparán menos espacio. Las tendrás a mano y siempre listas en un hueco de apenas 20 cm. Y con el orden, siempre igual: ¡no acumules! No nos cansaremos de repetirlo. 

41.

Aprovecha cualquier hueco

 ¿De qué sirve un pequeño armario en la esquina si hay que hacer poco menos que contorsionismo para llegar al fondo? Sácale partido con un equipamiento interior que lo deje todo a mano. Como este pequeño cajón donde guardar en vertical las tablas de cortar. 

42.

Alíate con las cajas

Son un recurso útil y, a la vez, muy decorativo, con el que tener en orden los pequeños utensilios de la cocina: aceites, sales diversas, especias de uso habitual, sacacorchos, abridores, peladores variados...

43.

Estantes de doble uso

Las baldas son un recurso muy útil para sumar espacio de almacén en cocinas en las que se ha prescindido de armarios altos. Aquí, para que sean más útiles, se han completado con una hilera de ganchos en su base que permite tener en orden las tazas. ¡Viva los objetos dos en uno!

44.

Panela los electrodomésticos

 Es otra clave para lograr orden visual y armonía en la cocina. Electrodomésticos como la nevera o la lavadora ocupan mucho visualmente. Si las panelas con puertas de los mismos frentes que el resto del mobiliario, el ambiente se verá más armónico. 

45.

Taburetes que se puedan guardan bajo la barra

Así evitas tropiezos y el ambiente se ve más despejado y, en consecuencia, ordenado. 

46.

El pan nuestro de cada día

El pan casi nunca tiene un sitio asignado, ronda por las encimeras durante todo el día y encima está constantemente soltando migas y manchándolo todo. Una panera es una de esas soluciones de toda la vida que hemos dejado de lado. Si compras pan de forma muy asidua, apuesta por una penera; te ayuda en limpieza y sensación de orden en la cocina.

47.

La regla del dos

 Aprovecha los estantes bajos o las vitrinas para poner lo más delicado, como tazas y boles. Y sigue la regla del dos: "Dos vasos, boles o tazas por cada miembro de la familia". Así no acumulas. Si todas son iguales, además de que es más estético, necesitarás menos todavía. La regla aquí es que todo debe estar lo más cerca posible del sitio donde se va a utilizar.

48.

¡No al cajón desastre!

Siempre hay un cajón donde pululan las pajitas del cumpleaños de tu hijo, las pinzas para cerrar cereales y similares, la fondie sin estrenar, la cubitera, el molde de bombones, la baticao... ¡No! Todo eso a la basura. Y utiliza dicho cajón para cosas que realmente uses. 

49.

La pesadilla de las bolsas de plástico

 El gran truco para almacenar bolsas es… no tenerlas. Es la única fórmula para no dedicar todo un cajón a estas bolsas de plástico que tanto daño hacen a nuestro medioambiente. Lleva siempre plegada en el bolso una bonita bolsa de lino o red. Y cuando vayas a la compra, bolsas de tela lavables dentro de tu carro para frutas y verduras y listo. 

50.

Flores y plantas en la cocina

Cuando tengas tu cocina en perfecto orden y organizada, añádele unas plantas aromáticas (en fila, para que dé mayor sensación de orden si cabe) y una vela de cera 100% natural sobre la tabla de madera. Serán la guinda. 

La cocina es uno de los lugares más complicados de ordenar, pero que tiene más influencia en nuestro día a día. Por eso, el tema de su organización y orden nos trae de cabeza. Si aplicas estos 50 trucos, tu cocina claramente será otra. Muchos ya los conocerías, incluso los habrás puesto en práctica, otro te habrán sorprendido y, así, en general, quizás hasta abrumado. No te preocupes. Par resumir, hay un truco general que será tu primer paso por donde empezar: tirar. No acumular es la clave más importante para el orden. No existe orden si hay acumulación.

Así que empieza tirando, siempre reciclando, lo que no esté en buen estado, y donando lo que sí, pero no utilices. Saca todo lo de tus cajones para ello. Aprovecha para limpiarlos a fondo y volver a comenzar. Agrupa por tipo y usos, frecuencia, quita envases y pásate al cristal, etiqueta... Sí, te llevará tiempo, pero te aseguramos que lo recuperarás con creces una vez esté tu cocina por fin perfectamente ordenada.