Las telas, las texturas y los colores hacen milagros. ¿Acaso no es así donde vives? Hagamos una apuesta. Aplica cada una de estas ideas en tu casa este invierno y no solo recortarás la factura sino que ganarás confort y no habrá día que, al abrir la puerta, no sueltes un gustoso Home sweet home. Se trata de preparar la casa y su decoración para que resulte calentita. ¿Aceptas?

25 /60

1.

Textiles furry para un plus de calidez en invierno

Detalle de butaca con manta peluda 00519487

Mantas, cojines o alfombras peludas o furry dan un aire más acogedor a cualquier estancia en invierno. De pelo sintético o natural, suben la temperatura visual además de ofrecer caricias gustosas. 

2.

El blanco también es invernal

Salón con butaca y alfombra 00534438

El blanco nos recuerda la nieve en invierno. Pero este color también puede resultar muy cálido, sobre todo si optas por un tono que amarillee. Úsalo en tapicerías, como esta butaca tan gustosa, en paredes o en alfombras, y tendrás una base neutra acogedora perfecta para colorearla con tonos más calientes, como los tierra, caldera o mostaza, como este cojín de terciopelo. 

Butaca de TC Collection y mesa de centro de Taller de las Indias. 

3.

Al calor de la chimenea, por supuesto

Salón de invierno con chimenea 00522942

Si tienes la suerte de tener un chimenea, solo su presencia decora en invierno con calidez. Pero además, la visión de fuego encendido caldea la casa por completo. No hagas pereza y enciéndela. 

Sofá a medida, de Miki Beumala. Mesas de centro, en Taller de las Indias. Butacas, en Zara Home. Alfombra, de Hamid. Espejo, de Antrazita.

4.

Una leñera práctica y decorativa que sume confort

Salón de montaña con leñera y chimenea 00532270

La madera apilada nos transmite seguridad y confort. Si cuentas con una chimenea, aprovecha para planificar una leñera: tendrás los troncos a mano cuando los necesites y, además, decorarán por sí solos. A veces basta con tener un cesto o una caja al lado de la chimenea. 

Leñera diseño de Carmen Caubet. 

5.

Una pared entelada, ¡qué acogedor!

Detalle de pared revestida de moqueta 00535932

En este dormitorio decorado por Bàrbara Serra, la moqueta ¡se sube por las paredes! La decoradora revistió la pared del cabecero con este tejido de moqueta con un diseño de espiga que, además de decorar, suma calidez y garantiza un mejor aislamiento térmico. 

 Moqueta de KP. 

6.

Deja que la nieve se vea por el ventanal

Comedor con vistas a montañas nevadas 00517203

Si disfrutas de vistas, desde el comedor o desde el salón, deja que se cuelen dentro de casa. Saber que fuera hace frío y dentro te espera una comida calentita, con la mejor compañía y una larga sobremesa, es uno de los pequeños placeres del invierno.

Mesa, de PNP Furniture. Sillas, de Gescova.

7.

Un cabecero con un papel con efecto cuero

Dormitorio abuhardillado con papel pintado que simula piel de potro 00519990

La pared de la cama de este dormitorio abuhardillado tiene poca altura y un cabecero quedaría encorsetado. Así que las decoradoras de Marina & Co lo reemplazaron por un papel muy original que simula la piel de un potro. Es muy 'de montaña' y suma personalidad y mucha calidez invernal. 

Papel pintado, en Marina & Co. 

8.

Texturas abrigadas: calor al tacto y a la vista

Detalle de mantas en silla 00520019

Con el invierno se inaugura la temporada por excelencia de "manta y sofá". Viste el sofá con mantas de lana, mohair, algodón o tipo borreguillo, tan de moda, y apuesta por colores cálidos. Verás como sube al instante la temperatura del ambiente. 

9.

Alfombras, calidez asegurada

Cubre el suelo en invierno con alfombras. Es confortable a la pisada, visualmente da calidez pero además aisla el suelo del frío. ¿Qué más quieres? 

Alfombra Shirvan y lámpara de pie Bucke de Mujika Interiorismo.

10.

Un alfombra de pelo largo muy gustosa

Recibidor invierno 00517196

El calorcito llega por el tacto pero también por la vista. Y una alfombra de pelo largo siempre resultará más cálida y gustosa en invierno que una de pelo corto. Eso sí, debes mentalizarte que requerirá de más mantenimiento, porque el pelo largo suele acumular más suciedad. 

Consola de PNP Furniture y taburete de Little House. 

11.

Madera en estado puro

Detalle de mesas de centro de troncos de madera 00472479

Y en bruto. Incorpora a tu salón mesas auxiliares o taburetes con forma de tronco tosco de madera. Es una nota natural muy inspiradora que decora con calidez.

Mesas de centro diseño de Luderna Design. Alfombra, de Benuta. 

12.

Destellos dorados que suman calidez

salon-mesas-de-centro-nido-redondas-00535949

Las lámparas de techo, las mesas de centro, la lámpara de pie o la estructura de la butaca. Metal, pero en acabado oro o de forja envejecida, que regala unos reflejos dorados muy cálidos que suman calorcito de hogar, sobre todo en los meses más fríos del año. 

Salón proyectado por Olga Gil-Vernet. Sofá de Mike Beumala, buataca de Honoré y mesas de centro de Little House. 

13.

Un bosque nevado dentro de casa

Detalle de papel pintado en cabecero 00519972 O

Si las flores nos evocan la primavera, un bosque nevado nos lleva de inmediato al invierno. Y este efecto es el que buscó el decorador Pablo González a la hora de revestir la pared del cabecero con este original papel pintado, que llena de magia este dormitorio. 

Papel pintado de Cole & Son. 

14.

Una mullida moqueta para una pisada extra cálida

Dormitorio con moqueta 00534512

Pocas sensaciones son tan agradables como andar descalzo sobre una mullida moqueta de lana y notar como el pie se "hunde" entre sus fibras. Las moquetas vuelven a llevarse y los nuevos tejidos técnicos aúnan estética con las máximas prestaciones para su fácil mantenimiento. 

Butacas, cómoda y mesita de noche de Crisal. 

15.

¿Quién dijo que el gris es frío?

Es perfecto para dar calidez si lo combinas con los textiles adecuados. Llena tu sofá gris en invierno de cojines y solo apatecerá hundirse entre ellos.

 Sofá diseño de Lara Vallés, mesas de troncos en Mercantic, pieles de Ikea y alfombra en Gra.

16.

A la luz de las velas

A falta de una chimenea… ¡enciende las velas! Su iluminación es cálida y ver la llama evocará sesiones de manta y sofá delante de una hoguera. 

Mesa de centro de Chalet des Pins y alfombra en Gra.

17.

El terciopelo, un textil muy cálido

El terciopelo en el sofá o en cojines es sinónimo de invierno, como también lo son las alfombras de pelo largo. 

Salón decorado por María Luisa Malagarriga. Sofá de Becara y alfombras de pelo largo de Francisco Cumellas en Alterra.

18.

Ambiente cálido

Se trata de crear espacios o rincones muy de invierno. Consíguelo con muebles de madera, una iluminación de luz cálida y una alfombra. Crearás un rincón decorativo que dará calidez al ambiente. 

Cómoda antigua y lámpara en Taller de las Indias y butaca de Valentina Shop. Espacio ideado por Carolina Juanes.

19.

Sí a la lana, el mohair…

Hay texturas que llevan el calor consigo. ¡Sácalas en invierno y combínalas! Como aquí, lana en la moqueta de este dormitorio; mohair en una manta; las pieles envejecidas en el cabecero –este es antiguo comprado en una almoneda de Francia–. Invierno en estado puro. 

20.

Renos, ciervos, arces…

No se trata de convertir tu casa en un bosque canadiense pero estos animales tan de invierno, dentro de casa, dan un aire invernal muy cálido. ¿De locos? ¡No, de animales! 

Sofá de MC Sofás, mesa de centro de Bloomingville, butacas de caña de Valentina Shop y cabeza de ciervo de Catalina House.

21.

Vigas vistas de madera

Y columnas. Y un techo revestido también en madera. Está claro que estas ideas acompañan una decoración cálida. Aquí, un sofá repleto de cojines, mantas y velas suben la temperatura. 

Alfombra y sofá retapizado con tela de Gancedo por la Cabana D'Aran, mesas de centro de Filocolore y lámpara de sobremesa en Cottage Little House.

22.

Los cuadros funcionan

Un estampado que recuerda a montaña. Úsalo en los textiles –cojines y mantas– y combina el tartán con almohadones de pelo largo y otros en fieltro o lana.

23.

Mantas a la vista

¡Sin miedo! Ni una ni dos. Varias. Para que todo el mundo pueda echarse una por encima. Puedes tener las mantas en un cesto junto al sofá o tiradas de manera casual (aunque las hayas colocado con mimo) sobre cualquier asiento. 

Sofá de Lara Vallés, puf de Zara Home y lámpara flexo de La Maison.

24.

Prepara un rincón para el invierno

Con un asiento en el que recostarte, una o dos mantas cerca y una lámpara que ilumine los ratos que pasarás dentro de casa leyendo, haciendo punto o un maratón con la serie del momento

. Banqueta de madera de pino de Azul Tierra, butaca de Gems tapizada con tela de Les Créations de La Maison y alfombra de Matèria.

25.

Superposiciones o capas y capas de tela

Dícese del arte de colocar una manta sobre un plaid, sobre una colcha y sobre un edredón, si hablamos de textiles. ¡Y funciona! Parece que con cada capa textil y mezcla de texturas, más calidez tiene la decoración del dormitorio. 

Cabecero tapizado en lana, papel pintado de Flamant, estores de Cortinas Sant Jordi y alfombra de Ikea.

26.

Que entre la luz durante el día

Subir las persianas y descorrer las cortinas es un gesto que hará que tu casa se caldee. Hazlo solo durante las horas de sol. Por la noche, todo lo contrario. Cierra para que no se escape ni un grado. Sofá de Manuel Larraga con tela de Andrew Martin como las butacas de Crearte, mesa de centro de Chehoma y lámpara de pie de Carmen Caubet.

27.

Paredes: color y decoración

Las paredes desnudas dan sensación de frío. Así que en invierno hay que vestirlas como corresponde. Dales un toque de color más intenso -al subir el tono, "llena" más y se traduce en sensación de calidez- y decóralas con objetos. ¿Qué te parecen estas cabezas de animales? Sofá Cool de Frajumar y lámpara flexo de Maisons du Monde.

28.

Los tonos que debes usar para decorar en invierno

El naranja y el rojo son colores cálidos, pero no son para las paredes precisamente. ¿Y entonces? Conseguirás el efecto con grises medios y oscuros, verdes –sí a los tonos botella u oliva– o azul petróleo.

 Vitrina de Taller de las Indias, sillas de Crearte, lámparas de techo de Karman y mesa de Meritxell Ribé-The Room Studio.

29.

Alíate con el papel pintado

Escoge diseños más llenos y en tonos oscuros para el invierno. 

Papel pintado modelo Wild Garden de la colección Legend de Lizzo.

30.

Innegable calidez de los tonos arena

Mejor en un tono neutro más subido, intenso. Combínalos en las paredes. El resultado es sosegado y acogedor. Mesa de centro y auxiliar de Coton et Bois, lámpara de sobremesa, cestos y alfombra en Sacum.

31.

Libros a la vista

Una gran librería -como en las bibliotecas- tiene encanto (y además aísla y caldea). Es como si cada historia y volumen desprendiese calor de hogar. Butaca y reposapiés de Crearte con tela de Les Créations de La Maison, lámpara de pie Grossman Grashoppa de Gubi, cojines de Laura Ashley, alfombra de Francisco Cumellas y cuadro de Inventory.

32.

Madera y gris para el dormitorio

En esta estancia, la combinación funciona. Estarás abrigando las paredes si usas tanto la madera como el color. Sábanas y cuadrantes de Zara Home, mesita de noche de Hanbel, tarima maciza de madera de roble y techo de madera de pino. De Carolina Juanes.

33.

Un baño más cálido

Pero es que esta mezcla en madera y gris oscuro también sirve para dar calidez al baño, una estancia que suele resultar fría. Y sino, ¡fíjate en este resultado! Mueble bajolavabo realizado por Vicenç Torrent, lavabo y grifería de Roca, alfombra de La Redoute y apliques de Lámpara y luz.

34.

Una decoración muy llena

En invierno sí se puede. Se trata de que no quede un rincón vacío. Mesas auxiliares, textiles -por supuesto-, lámparas en cada esquina y muchos objetos decorativos. Mira el efecto de calidez en este salón. Sofás y chaise longue de Maisons du Monde, mesa de centro y auxiliar de Coton et Bois. Puf, lámpara de pie y de sobremesa, cestos y alfombra de Sacum.

35.

Zócalos para abrigar las paredes

Dormitorio con arrimadero en verde grisáceo 00515235

Crea uno en la parte baja de la pared con pintura, en un tono más intenso. Y si recurres a la madera u otro revestimiento, además, estarás aislando la pared. 

Pintura, de Bruguer, banco de Amadeus, lámpara de Jardin d'Ulysse, consola de Oficios de Ayer y espejo de Becara.

36.

Un cabecero en madera

Pero muy especial porque no se trata solo del cabecero como tal sino de revestir la pared en la que apoya la cama con listones de madera. ¿Te atreves? La madera es cálida a la vista y al tacto pero además es un excelente aislante. Apliques y mesita de noche de Maisons du Monde.

37.

Decoración inspirada en una cabaña

Toma nota: si quieres que la decoración de tu casa resulte cálida, inspírate en una cabaña o casita de montaña. Dale ese aire de cuento a tu salón y tendrás la base perfecta. Mesa de centro y alfombra de Marina & Co.

38.

Un comedor muy cálido

Con mesas y sillas en madera. Acompañan las tonalidades de las paredes: gris y arena. Si tienes una comida o cena en casa, viste la mesa con caminos o individuales, que dejan a la vista parte del sobre en madera. Mesa y lámparas de techo de Pathson en Cado.

39.

Ventanas bien vestidas

Con cortinas, visillos o estores. Un truco para el invierno, muy cálido, es instalar en las ventanas dos estores, uno sobre otro; o caídas y visillos. Cuanta más tela, más sensación de calidez dará y más aislada del frío estará la estancia. Sillas en Sit Down y lámpara de techo de Marset.

40.

Punto XXL

Que no te falte en invierno en casa. En mantas o en cojines, el punto grueso resulta muy calentito a la vista y al tacto. Además de que si te acurrucas debajo de una manta de estas no habrá quien te mueva. Cabecero realizado por Vicenç Torrent, lámpara de Ikea y manta de Mikmax.

41.

Dar calidez al dormitorio de siempre

Aunque si de cara al verano no quieres lanzarte con pintura intensa en el dormitorio o porque crees que llenará demasiado, simplemente vístelo de invierno con los textiles. Más abrigados, más mullidos y en colores fuertes. El verde y los tonos arena son una apuesta segura. Banqueta de Coco-Mat, lámpara Tolomeo de Artemide.

42.

Colores intensos

Como este morado. Al pintar el cabecero con él y elegirlo para la ropa de cama, se crea una continuidad visual muy acogedora. Pintura de Flamant, colcha y edredón estampado de Coco-mat y parquet de roble. Decorado por Belén Campos.

43.

Un office muy confortable

Si haces vida en la cocina, a veces el office resulta algo frío. Hazlo acogedor en invierno con cojines y un banco con una mullida colchoneta. Mesa Frailera, sillas y banco diseñados por Anna Mercadé y lámpara de techo, todo en la Cabana D'Arán.

44.

Aire nórdico, infalible

Motivos de aire escandinavo, colores rojos combinados con gris oscuro, madera... Los nórdicos saben dar calidez a sus casas. ¿No imaginas esta habitación rodeada de nieve? 

Camas y escritorio hechos a medida por Integra y lámpara flexo de Brucs. Espacio decorado por Marina & Co.

45.

La iluminación artificial

Salón de cabaña de madera con luces encendidas 0517190

Si quieres que tu casa se sienta cálida y confortable, coloca una lámpara prácticamente en cada esquina. De mesa, de pie, de suelo o aplique. Se trata de crear una iluminación ambiental con bombillas de luz amarilla o cálida. 

Sofás de Home Spirit y mesa de centro, en Veronique Tafoiry-Daure. 

 

46.

Paredes 100% vestidas

En esta cocina decorada por Jeanette Trensig, las paredes combinan pintura y papel pintado –además del frente de Silestone–. Esta combinación en la cocina hace que para nada resulte fría.

47.

Muy de casa de montaña

Madera, cuadros, astas como tiradores en el armario y un color atrevido e intenso que crea una atmósfera sugerente y cálida en el dormitorio.

48.

Maxi pantallas de tela

Aquí sobre la mesa de comedor, pero en cualquier ubicación las pantallas de tela resultan cálidas y tamizan la luz de una manera muy agradable. Mesa, sillas, lámpara de techo y de pie de Ferhouse en Carmen Caubet y sofá con chaise longue de Manuel larraga con tela de Andrew Martin.

49.

¿Te atreves a pintar el techo?

Al darle conlor con pintura, el techo se acerca visualmente, se reduce la altura y la estancia parece llenarse. Da sensación de abrigo. Una pequeña locura que sube la temperatura. Mobiliario realizado a medida por Indecoba y encimera de Neolith.

50.

Cabecero tapizado

Con telas fuertes, como el de este dormitorio de lana, y acolchado. Cabecero de Lu-Ink y taburete de Cottage Little House.

51.

Muebles de madera

Sean piezas antiguas o nuevas, si son de madera darán calidez. Úsalas sobre todo si tu suelo no es de madera, para compensar. También en aquellas estancias donde los revestimientos resulten fríos como la cocina o el baño.

52.

¿Alguien dijo que el negro era frío?

Según cómo se combine en la decoración. En la cocina, este mix sube la temperatura: negro y madera. Lámpara de techo en Dbarcelona y alfombra redonda en Sacum.

53.

Un mueble grande en color

El sofá, por ejemplo, como en este salón. Pero puede ser otra pieza de mobiliario bastante visible -aparador o vitrina-. Incorpóralas a la decoración en un tono invernal y caldeará todo. Sofás y mesa de centro del estudio Santayana Home, telas de las cortinas y papel pintado, de Coordonné.

54.

Las terrazas se visten de invierno

Porque aunque el invierno se disfruta más calentito dentro de casa, si tienes una terraza o porche puedes aprovecharlo cuando se levanta un día soleado. Ponte un buen jersey de punto grueso y saca mantas y una hoguera fuera. Banco en Mercantic.

55.

Aire invernal

Un comedor con sillas tapizadas y alfombra siempre será más acogedor. La pared empapelada, un plus de calidez. Sillas y banco tapizados en capitoné con tela de Osborne&Little, como el papel pintado y la tela de la lámpara. Alfombra de Basarabian. Decorado por Laura Masiques.

56.

¿Madera en el baño? ¡Claro!

bano-rustico-abierto-al-dormitorio-00532279

Un laminado sintético de Quick-Step es ideal para el baño y para el mueble bajolavabo una madera de iroco, que también es resistente a la humedad. Y la alfombra de baño... ¡que sea XL! Cuanto más abrigada sea la pisada, más cálido se verá el baño.

57.

Madera en el techo

De verdad o de mentira. Pero que lo parezca. Porque verla hace que nos sintamos abrigados. ¿Qué tal si la llevas al techo? Y sin obra, solo necesitas un papel pintado que imite la madera. Armarios diseño de Grup Escrivá Interiors, cortinas en Filocolore, puf y lámpara de techo en India & Pacific y alfombra en La Bisbal.

58.

Para copiar: un dormitorio cálido de libro

Toma nota para llevarte todas estas ideas a tu casa. Cabecero de madera, cojines, tonos neutros, textiles cálidos, un banco tapizado… felices y calentitos sueños. Cabecero de madera de Sacum, mesita de noche de Coton et Bois y banqueta en India & Pacific.

59.

Paredes con molduras

Instala listones en tu pared lisa y consigue este efecto. Aquí, la calidez del dormitorio se refuerza con un cabecero tapizado hasta el techo y un intenso color fresa. Cabecero a medida de Tapicería Marcasal, taburete de madera en La Maison, mesita de noche de Miv Interiores, lámparas de techo en DomesticoShop y alfombra en Matèria.

60.

El poder de la vista y del olfato

Para ti o para tus visitas. Prepara un té o un café caliente, humeante. Verlo te calentará y el aroma que queda en casa es muy reconfortante. Un pequeño truco que no falla.

1. El suelo de madera, el mejor aislante

Por el suelo es por donde la casa pierde más calor. Si en verano el suelo puede llegar a 16º, en invierno baja hasta 10º. Si tienes parqué de madera natural, tienes el mejor aislante. Si es laminado, su efecto madera generará sensación cálida pero para abrigar de verdad, cúbrelo con alfombras.

2. Renueva las ventanas y su aislamiento

Porque si por el suelo se escapa el calor, por las ventanas ¡ni te cuento! De día, levanta las persianas para que el sol entre en casa y caliente la habitación, pero cuando este se vaya, baja persianas y corre las cortinas para que el calor no se fugue. Soluciones: pon doble cortina o combina estores y caídas –muy decorativo y útil–. Y haz que lleguen al suelo. En cuanto a tejidos: linos gruesos o terciopelos finos.

3. Tapizados mullidos y gustosos

Los tejidos de chenilla o terciopelo son perfectos para darle al sofá o a la butaca el calor que necesitas en tus maratones de Juego de tronos. Las formas redondeadas y ergonómicas añaden confort. Y, por supuesto, todo mullido y blandito. Si tu sofá no tiene un tejido cálido puedes ponerle una funda para el invierno y, si es demasiado recto, pon mantas en los reposabrazos y añade muchos cojines.

4. Alfombras: donde hay pelo, hay confort

Para el invierno, apuesta por las alfombras de lana y de pelo largo. Su pisada es mucho más mullida y aíslan mejor del frío e incluso del ruido. ¿La tendencia? Con estampado patchwork y geométricos.

5. Colores con efectos secundarios

Lo sabemos: hay colores fríos y otros cálidos. Pero hay otro dato importante para el invierno: cuanto más oscuros, más calor absorberán. Los grises oscuros, por ejemplo, captan el 90% del calor que les llega y los verdosos, el 79%. Así que no lo dudes, un sillón, ropa de cama o una pared oscura elevará la sensación térmica en casa.

6. Zócalos acogedores en las paredes

Visten muchísimo y se convierten en aislantes en la pared. De 120 o 150 cm de alto o en madera o DM lacado, los zócalos son perfectos para el salón, el comedor o un office en la cocina (¡qué frío resulta el azulejo!). Llévatelo también a las habitaciones. En el cuarto de los niños evitarás roces en la pared. Otra opción de zócalo más económico: bolon o papel pintado.

7. Madera para tu casa

Los muebles de madera natural son los reyes para crear espacios cálidos pero si los tuyos no lo son, tienes un truco infalible: decora con detalles de madera. Y si tienes una pieza única como un mueble antiguo de madera, dale un sitio especial, ilumínalo y hazlo protagonista. Su efecto cálido calderará todo el ambiente.

8. Estampados muy de invierno

Cojines con ilustraciones de ciervos, papeles pintados con siluetas de abetos, ropa de cama con motivos nórdicos... Cualquier imagen que te transporte a ambientes rústicos o de montaña, "calentará" la estancia. Es fácil probarlo.

9. Mágica y cálida iluminación

Huye de la luz general, más enfría, y opta por luces puntuales: en la librería, sobre una mesita, en el suelo... Por supuesto, leds de luz cálida y una idea: instala dimmers para regular la luz y hacerla más ténue cuando no necesites intesidad. La iluminación también hará más cálida tu casa en invierno.

10. Tejidos calentitos, gustosos, gruesos… ¡infalibles!

El punto, el mohair, el terciopelo, los textiles de pelo... son magníficos calefactores. Una simple manta de pelo puede hacer que la cama más blanca se vea cálida.

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.