2 /12

1.

Desde la cima más alta

Via Pinterest

 De ahí parecen llegar estos copos de nieve hechos de galleta y azúcar glass. Colócalos sobre un papel de estraza en una bandeja de cerámica blanca. Una forma de presentarlas sencilla y muy decorativa para la mesa. 

2.

Elfos muuuuy dulces

Via Pinterest

 Es en lo que convertirás un tarro de cristal si le haces, con goma eva, un gorrito como este. Para el cono verde, marca con un punzón un pedazo de goma eva para que quede con el mismo grabado de la imagen. Hazte con un cascabel para darle el toque final. Y para decorar la tapa, washitape en los mismos tonos del gorrito. Genial. 

3.

Un árbol de galletas

Via Pinterest

Consigue o haz tú mismo una estructura en forma de árbol de Navidad con un alambre que puedas moldear sin problemas y engárzale galletas como estas. Galletas en forma de estrella pintadas con azúcar de colores. Tendrás que hacerles un agujerito para pasarles un pequeño cordel. 

4.

Narizotas de reno

Via Pinterest

 ¡Qué sencillo y qué mono! En pequeños tubos de plástico (no te costará nada encontrarlos), mete en ellos bolas de chocolate, pero ¡ojo! no te olvides de la nariz roja de Rudolf. Hazle una tarjeta tan graciosa como esta y remata el tubo con un trocito de washitape. Puede ser un buen detalle para los niños estas fiestas. 

5.

¡Para manitas!

Via Pinterest

Con cartulina que puedas doblar bien, haz unas cajas como estas, con forma de golosina navideña, y píntalas con pintura brillante para simular las franjas rojas de los bastones de caramelo. Ideales para sorprender a tus invitados con mazapanes dentro, por ejemplo. 

6.

Un detalle elegante

Via Pinterest

 Bolsas de papel blancas en las que puedas hacer un dibujo como esta silueta de ciervo. Ciérralas con una cinta roja y cuélgales un adorno navideño. No hace falta que los compres. Los puedes hacer tú. Para hacer estos, solo tendrás que pintar unas bellotas de blanco.

7.

Unas botellas con mucha vida

Via Pinterest

 "Disfrázalas" de reno con cuatro sencillos detalles: bolitas rojas para la nariz, pegatinas en forma de ojos y limpiapipas de color marrón para crear las astas. Decora con ellas una mesita auxiliar, durante las fiestas navideñas y verás cuántos "visitantes" recibe...

8.

Adiós naranjas, hola galletas

Via Pinterest

Un frutero de dos o tres pisos puede ser perfecto para sacar los dulces de Navidad. Puedes dedicar un piso a cada uno de los postres o bien, mezclarlos: turrones, mazapanes, mantecados, polvorones... Ideal si te falta espacio en la mesa.

9.

Cubos "ho ho ho"

Via Pinterest

 Parecen cubos dejados expresamente por Santa Claus. Pequeños y en rojo, quedarán perfectos en cualquier mesa. Quedarán mucho más vestidos si colocas los dulces sobre un papel blanco. Y dale un toque final con un lazo. Un cordel con colores rojos quedará perfecto.  

10.

Sencillísimo y muy práctico

Via Pinterest

 La Navidad merece magia, así que olvídate de guardar las galletas en un tarro normal que usarías el resto del año. Decora la tapa y dale un toque final con una cinta roja. Con poco, el tarro cambiará por completo. 

11.

Bolsas románticas

Via Pinterest

 Hazte con unas bolsas de papel kraft (es el mejor para este detalle), llénalas de dulces, ciérralas cubriéndolas con una base de papel para bandeja redonda como estas y para cerrar la bolsa, hazle dos agujeros, pasa un cordón con franjas rojas y ata con él un bastón de golosina. 

12.

¡Welcome home, hombres de jengibre!

Via Pinterest

 Si te animas a hacer hombrecillos de jengribre, ¿por qué no les haces también una caja-casa? Es una idea solo apta para almas de chef: haz cinco placas con la misma masa de jengibre y canela, y decóralas con agujeros para poder unirlas después pasándoles una cinta como esta. ¡Precioso!

¿Ya sabes qué detalles vas a hacer este año? Pues ¡súbete al carro! Y nunca mejor dicho. Porque, este año, los carros o camareras son piezas must. Decoran, dan un toque vintage a tu casa y son muy prácticos. No intentes hacer "un hueco" en tu mesa a tus dulces creaciones. Serán tan bonitas que merecerán un lugar especial. ¿O no?