3 /25

1.

Asiento + almacenaje

0178 6f225cfe

Poner en tu comedor una bancada pegada a la pared —con asiento y respaldo tapizado, como la de la imagen— te permitirá sentar a más comensales a la mesa.  Si además cuenta con posibilidad de almacenar en su interior, podrás guardar todas tus mantelerías, mantas y cojines ordenados y despejar así los armarios del salón. ¿No te parece una idea excelente? Lo mismo debió pensar la interiorista Cristina Pérez al escoger este modelo.

Banco, diseño de Thinking Home. 

2.

Sofá + cama

 00477383

Dentro de la categoría de muebles de doble uso, el sofá cama encabeza la lista. Los nuevos modelos son súper confortables y tienen una apariencia similar a los que no lo son, nada aparatosos. Gracias a esta pieza tendrás un sofá de día y una cama de noche, ideal para visitas imprevistas. El modelo de la imagen viene acompañado de un reposapiés que puedes poner en el lado que quieras. Puedes utilizarlo de asiento y en su interior guardar sábanas y almohadas. ¡Perfecto! Por cierto ¿te has fijado en la mesa de centro con almacenaje?

Sofá cama Sandbacken, aparador con módulos Bestå, butaca Stockholm, mesa de centro Kvistbro, mesa bandeja Gladom y alfombra; todo de Ikea. 

3.

Cabecero + mesillas

00510190

¿No tienes espacio en el dormitorio para poner mesitas de noche? ¡No importa! Este cabecero —uno de los muebles multifuncionales de Ikea— fue elegido por la interiorista Elena Eyre y las suple de maravilla. Cuenta a ambos lados con un cajón extraíble en cuyos estantes podrás guardar el móvil apagado, el reloj y tus libros de lectura. Y si cuentas con sitio suficiente en el cuarto para mesillas pero el modelo te encanta, mejor; así tendrás más metros y la habitación parecerá más grande.

Cabecero Malm, de Ikea.

4.

Repisa + almacenaje

00522566

Si quieres un salón desahogado, elige un mobiliario ligero como este mueble bajo que fichó la interiorista Pía Capdevila. Su superficie sirve de repisa o de asiento informal en un determinado momento. Así lograrás prolongar la zona de tertulia con el banco dispuesto bajo la ventana y el sofá. Puedes utilizar sus cajones y armarios para guardar libros, cargadores de móvil, vajillas... Y descongestionar la estantería o la vitrina.

Mesa de centro, de Notre Monde. Alfombra, de Sacum. 

5.

Mesa de centro + revistero

salon-buhardilla-blanco-con-ventana 00511403

Las habitaciones abuhardilladas suelen dar sensación de estrechez por lo que deberás primar el espacio ante todo. Suprime accesorios en el salón y apuesta por muebles de doble uso, como una mesa de centro con capacidad de almacenaje. Esta de la imagen elegida por los interioristas Asun Antó y Javi Baldrich permite guardar revistas, mandos a distancia o la manta del sofá. 

Sofá modular, de Ikea. Mesa de centro, de Coton et Bois. 

6.

Mesitas nido + taburete

00516991

Otra estupenda solución de muebles de doble uso son las mesas nido. Sí, esas que a modo de matrioskas se introducen una en la otra y solo salen a la luz cuando son necesarias. Esta alargada de la imagen, en forma de banco, cuenta con un mini yo que puede utilizarse como mesa de apoyo para la butaca o como asiento extra en una reunión de amigos. Fueron elegidas de forma certera por la interiorista Mónica Garrido para aprovechar espacio en este acogedor salón.

Sofás, de Pedro Ros. Mesas y cojines, de Batavia. Alfombra, de Tailak.

7.

Cama + canapé con almacenaje

00464751

La practicidad se convierte en necesidad cuando queremos tener más lugares de almacenamiento que los habituales. En el dormitorio, por ejemplo, además de los armarios te vendrá bien guardar la ropa de otras temporadas en altillos o bajo la cama. Sí, un canapé abatible o con cajones es mano de santo. Puedes ordenar la ropa directamente o bien introducirla en cajas etiquetadas para que no coja polvo. Una vez bajada la cama o cerrado el cajón, todo estará en orden y nadie sabrá lo que ocultas en su interior. ¿Sabías que también hay canapés con zapateros en su parte delantera?

Canapé, de Kibuc. Banqueta, de Ikea.

8.

Perchero + zapatero

Armarios-a-medida-00501580 O

¿Cómo integrar en un recibidor un banco, un perchero y un zapatero a la vez? Evidentemente con un mueble multifuncional que triplica su capacidad, como este de la imagen elegido por la estilista Solange Van Dorssen. Fabricado en metal, cuenta con perchas para abrigos, bolsos y paraguas, un banco descalzador y estantes para dejar los zapatos. Además, su delicado color turquesa le da aire fresco a la entrada. ¡Es un todoterreno!

9.

Perchero + estante

recibidor con banco espejo y perchero 00454888

Si tu recibidor es la mínima expresión, como este de la imagen, simplifica el mobiliario: apuesta por un mini banco y un perchero con repisa superior que te permita dejar en cajas accesorios pequeños, como gorros y manoplas. Las mascarillas, ya sabes, en un sobre de papel, si les queda tiempo de uso y si no, al cubo de reciclaje no orgánico, una vez que separes las gomas del papel. Para ampliar el espacio no renuncies a poner un espejo en un lateral, como sugiere el feng shui.

Perchero con estante y banco, de India & Pacific. Espejo, de Muy Mucho. Alfombra, de Leroy Merlin.

10.

Estantería + zona de trabajo

Estantería con zona de trabajo, silla, cuadro y planta-521421

Ahora que has tenido que crear nuevas zonas de trabajo en casa, apunta esta idea porque te va a encantar. Se trata de aprovechar al máximo una estantería a medida dándole otro uso además del que ya tiene. ¿Cómo? ¿Qué te parece hacer la última balda más profunda para transformarla en escritorio? Conviene redondear la esquina del estante que sobresale para evitar choques fortuitos. Así lo intuyó la interiorista Belén Campos, autora de su diseño.

Mobiliario, diseño de la interiorista, realizado por Carpintería Luis Valverde.

11.

Hueco de escalera + librería

cuadros-expuestos-en-una-libreria-a-medida-bajo-hueco-escalera_464970

¿Tu casa cuenta con una escalera que comunica con el piso superior? Aprovecha el hueco libre que queda bajo ella para instalar un mini recibidor o crear una zona extra de almacenaje, cerrada o abierta. Podrás convertirla en un improvisado zapatero o una estupenda librería de obra, como se ha hecho aquí para despejar el salón.

12.

Escalera decorativa + toallero

Baño con mueble bajolavabo en madera con balda abierta, murete, sanitario, escalera y screen 00442305 O

Lo has visto hasta la saciedad, es verdad, pero no por ello te gusta menos. Y es que la idea de la escalera decorativa es otro buen ejemplo de mueble de doble uso. Además de decorar, puedes colgar en ella ropa y collares, si la colocas en tu dormitorio o toallas, si la dispones en el baño. ¿Cuenta con peldaños anchos? Entonces, mejor porque podrás disponer en ellos productos higiénicos y cosméticos y despejar así el mueble bajo lavabo. Este diseño de cuarto de baño lo firma la decoradora Van Castro, de Vivestudio.

13.

Encimera + barra de desayunos

cocina-pequena-en-blanco-00513349 O

¿Tienes una cocina abierta al salón? ¡Enhorabuena porque cada vez son más tendencia! Si quieres aprovechar su espacio al máximo, haz como en este proyecto firmado por los interioristas Ana Blanco y Fran Mengíbar: utilizar una parte de la encimera como superficie de trabajo y otra como barra de desayunos. Solo tienes que añadir un par de taburetes ¡y listo! ¿A qué es una magnifíca idea?

Mobiliario, de Mengíbar Blanco Estudio. Encimera Blanco Zeus, de Silestone. Campana, de Balay. 

14.

Taburete + mesilla de noche

Taburete/mesilla en dormitorio 00516831

Dale un look diferente a tu dormitorio con un mueble original que haga las veces de mesilla, por ejemplo, una caja de madera, un baúl, una maleta o un taburete, como el de la imagen. Los tres primeros te servirán para guardar ropa, accesorios o libros y este último para subirte en él con cuidado, si no llegas al estante de arriba del armario.

Papel pintado, de Leroy Merlin. Alfombra, de Carolina Blue. Lámpara, de Sacum. Taburete, a modo de mesita de noche, en La Maison. Cojín de pelo, de Zara Home. 

 

15.

Repisa + asiento

 Salón con mueble bajo/asiento 00516955

¿Te gustan las reuniones sociales? Ahora no podemos juntarnos mucho pero ¡todo esto pasará y volveremos a ser los de siempre! Para entonces conviene estar preparados. En tu salón, además de un sofá familiar y butacas, puedes añadir más puestos con un banco, como hemos visto antes... O bien con un mueble bajo de obra, tal y como propone la interiorista Meritxell Ribé en este proyecto. Un mueble con doble uso ya que habitualmente servirá de repisa y, en ocasiones, de asiento creativo, cuando seáis más de la cuenta. Haz que tus invitados se sientan más cómodos y calentitos, con unos mullidos cojines sobre él y el radiador bien cerquita.

Butaca, de Carl Hansen & Son. Mesa, de Meritxell Ribé-The Room Studio. Alfombra, de Smoon. Lámparas, de EBB & Flow. Sofá realizado a medida.

16.

Mesita de noche diferente + almacenaje

Dormitorio juvenil con maletas de almacenamiento/mesilla 00519757

Conseguir un ambiente más romántico y vintage en el dormitorio de tus hijas resultará muy fácil. Tan solo deberás cambiar las mesillas de noche por unas maletas de metal, tan ideales como estas tipo baúl, elegidas por la interiorista Laura Elhis, para este cuarto juvenil. Colocadas una sobre otra facilitarán su altura al nivel del cabecero. En la superficie podrá colocar su revista favorita, los cascos y el cargador, sueltos o metidos en un capazo de fibra. Y en el interior de las maletas podrá guardar todas esas cosas que no quiere que veas. ¡Top secret!

Cabecero tapizado, de La Maison. Apliques, de Nordic Nest. Baúles blancos, en Amazon. 

17.

Cama + sofá en versión mini

Literas en dormitorio infantil con escalera 00502018

Sofá y zona de juegos por el día y lugar de descanso por la noche pero en versión infantil. Así es como han proyectado los interioristas Natalia y Dulo Roma estas literas donde dos hermanos van a compartir lecturas, juegos y sueños.

Literas y escaleras, diseñadas por ND Disseny Interiors. Lámpara de techo y taburetes, en Maisons du Monde.

18.

Estantería + armarios

Salón con armario de pared a pared 00521123

Fíjate bien en este mueble multifuncional para el salón porque es el mejor recurso para tener todo ordenado en espacios mini. La pared de armarios, que van de pared a pared, no solo aloja la estantería y el televisor sino también el vajillero y la despensa. Ha sido diseñado por la interiorista Bárbara Sindreu, al igual que la mesa de centro. ¿Quieres ver el resto de este mini loft llenos de ideas?

Pared de armarios realizados por Industrias Muntané.

 

19.

Librería + escritorio

Librería/ escritorio 00521305

¿Justo al lado del sofá tienes el radiador y no sabes cómo aprovechar esa pared? Mira lo bien que lo ha solucionado la interiorista Marta Tobella: con una estantería a medida formada por dos baldas en la parte superior para libros y detalles decorativos y una balda más ancha en la inferior, que justo queda por encima del calefactor. Si colocas una silla cómoda, transformarás este rincón en un práctico escritorio en el que estarás bien concentrada y calentita.

Silla de fibra vegetal, de Pilma, en Sacum. Escritorio realizado a medida por Sacum.

20.

Mesa de centro + bandeja

Salón con sofá y mesa de centro con sobre de bandeja 00521381

¿Eres de las que te encanta sentarte en el sofá por la noche para ver tu serie favorita mientras cenas frugalmente? Necesitarás entonces contar con una mesa de centro que te facilite ese hábito. Este modelo redondo que ha elegido la interiorista Belén Campos es un mueble de doble uso muy particular. Su sobre de bandeja extraíble te permite ir a la cocina, colocar el plato y el vaso sobre ella y llevarlo al salón con toda facilidad. Y lo mismo cuando termines de cenar, así te evitarás paseos innecesarios. Mientras, por el día cumple perfectamente su papel de mesa auxiliar.  

Sofá, de Miki Beumala. Mesa de centro, de India & Pacific. Alfombra, de Carolina Blue. Lámpara de pie Tolomeo Mega, de Artemide. 

21.

Escalera decorativa + juguetero

Escalera con estantería 00522584

Una escalera con tableros anchos como peldaños es el divertido mueble de doble uso que la interiorista Pía Capdevila ha elegido para esta habitación infantil. Sus baldas son perfectas para colocar bien ordenados en cestas los juguetes y peluches de la pequeña Inés. Conviene que fijes la escalera en la pared para evitar accidentes.

Escalera, de Kenay Home. 

22.

Espejo + Perchero

Espejo + Perchero 00522409

Verte de cuerpo entero cuando te vistes para salir a la calle y darte el OK es algo primordial. Te gustaría contar con un espejo en tu propio dormitorio para cambiarte de outfit las veces que precises antes de elegir el look perfecto. Para ello puedes integrar un espejo en tu armario ropero, ya sea en el interior o en el frente de la puerta o decantarte por esta idea que propone la estilista Solange Van Dorssen: un espejo de pie en el que además puedes colgar en su trasera esa camisa que acabas de planchar. Un mueble de doble uso ideal que apenas ocupa espacio, ¿no crees?

23.

Isla + almacenaje

00480628 O

¿En tu cocina, qué es lo que te gustaría que integrara la isla? ¿El fregadero, la placa de cocción o que solo tuviera superficie de trabajo? Esta última opción fue por la que optó la interiorista Pía Capdevila en este proyecto. Lejos de ser solo encimera, añadió en la isla una zona de almacenamiento y una mini nevera/ vinoteca en la que guardar una interesante colección de vinos.

Mobiliario realizado por La Cuina. Encimera, de Krion Blanco. Electrodomésticos, de Bosch.

24.

Asiento + revistero

00404515B

Si los cuentos de tus hijos ya no caben en la estantería de su habitación o lo mismo ocurre con tus revistas de El Mueble en el salón, aquí tienes un mueble de doble uso, elegido por la interiorista Cristina Pérez, que seguro te va a encantar. Coloca en el recibidor un banco que, además de descalzador, te sirva para ordenar todos tus libros y revistas en cajas de fibra natural. Elígelas con tapa para que no cojan polvo.

Banco de obra con cojines de Lu Ink y La Maison. Cestas, de Sacum.

25.

Banco + vajillero

banco-para-almacenar-bajo-la-tele-del-salón-y-cojines-encima 455392 O

¿Y si en lugar de elegir un mueble para colocar encima la televisión, optas por aligerar el salón y darle más espacio? ¿Cómo? Muy fácil. Primer paso: cuelga la tele en la pared. Segundo paso: elige un mueble bajo, a modo de banco, con capacidad de almacenaje. Un mueble de doble uso que te permita sentarte o tumbarte a leer, por un lado, y guardar la vajilla o la cristalería por otro, en lugar seguro. Es lo que se hizo en esta casa reformada por la arquitecta Mar Marcos. ¡Con la chimenea al lado, no habrá quién se levante de aquí!

Tener menos muebles pero más versátiles es una manera infalible de sacar el máximo partido a los metros y disfrutar de espacio para todo. Te contamos qué piezas elegir.

Un baúl a modo de mesa de centro

Para baúles y arcones adoptar otra función es lo más sencillo: basta con que cambien de ubicación. Así, un baúl a pie de cama es un espacio de almacenaje y una práctica descalzadora, mientras que si lo colocas entre dos sofás se convierte en una decorativa mesa de centro y un desahogo en el salón para guardar cojines, mantas o incluso una colección de revistas.

Si se trata de una pieza recuperada le darás personalidad a la decoración. Y si lo recuperas tú misma, aplícale un barniz incoloro para destacar las vetas de su madera y comprueba sus herrajes y la apertura de la tapa. Si no quieres una pieza demasiado robusta, puedes combinar dos baúles más pequeños de fibras o de madera.

Pufs y algo más

Pufs con capacidad. Son muy prácticos para guardar revistas, mandos o plaids. Al ser desenfundables resultan muy cómodos a la hora de renovarlos o lavarlos.

Con una cama. Increíble pero cierto: un puf de 70x70 cm se puede convertir en una cama de 70 x 198 cm. La cama se dobla dentro de la estructura del puf como un libro y es muy fácil de desplegar.

Un pasaplatos para trabajar y guardar

¿Cómo ganar una isla de trabajo sin hacer obras en la cocina? La respuesta es una práctica mesa-carrito con ruedas. Las hay de todos los tamaños, de 40x40 cm para cocinas minis, hasta mesas más generosas. Ten en cuenta que alrededor debes dejar unos 90 cm libres para poder circular sin problemas. Si el carrito cuenta con cajones y baldas te permite tener a mano los utensilios de cocina que más uses, así como el menaje que necesites cuando el carrito se utilice de pasaplatos. Equipado con ruedas, te facilitará su traslado y la limpieza.

Ahorra espacio

Con un banco a medida. Bajo una ventana o en un rincón del office, un banco arcón es una buena opción para sumar plazas de asiento y ganar espacio extra para almacenar cajas y botellas. También puedes ponerlo en el recibidor o el dormitorio, a modo de práctico descalzador.

Asiento y escalera. Una pequeña escalera de madera de 3 peldaños es muy útil para acceder a los armarios altos de la cocina y sirve también como asiento auxiliar, allí donde lo necesites.

Repisa con ala. Plegada y pegada a la pared, apenas ocupa espacio. Al abrirla, tienes una superficie de trabajo extra o una pequeña mesa para desayunar y comer en la cocina. Con 30 cm de fondo es suficiente.

Una mesa que triplica su superficie

Las grandes ocasiones siempre plantean la misma duda: ¿dónde coloco a todos mis invitados? Y es que las mesas de comedor, normalmente, acogen con cierta comodidad entre seis y ocho personas, como mucho. Como no se trata de tener una mesa desproporcionada todo el año solo para dos días, la solución más versátil son los modelos extensibles o abatibles. Los primeros esconden en su interior un anexo que encaja en el centro de la mesa y alarga su longitud. Los segundos cuentan con alas abatibles a ambos lados, lo que reduce a un tercio su tamaño cuando no se despliegan. En función de sus medidas, puedes usarla la mayor parte del tiempo a modo de consola, y utilizarla como mesa auxiliar –para los niños, por ejemplo– en caso de tener una celebración.

Dos en uno

Guardar a dos bandas. Un mueble de doble cara, con baldas a un lado y cajones en el otro, es la opción más práctica para separar salón y comedor. Sirve de librería en el salón y de aparador en el comedor.

Sofás con truco. Además de los sofás cama, existen modelos que incorporan una chaise longue que se levanta a modo de canapé y ofrece un valioso espacio interior para guardar cojines y mantas.

Un cabecero con luz y mesillas integradas

Sustituir el típico cabecero por un medio tabique con las mesillas y las lámparas integradas es un buen modo de enmarcar la cama en el mínimo espacio y con un único mueble que aúna tres funciones. Un tabique de estas características mide unos 120 cm de alto. Puede estar pegado a la pared o servir de murete separador, por ejemplo, entre dormitorio y vestidor. En general, es necesario un grosor de unos 20 cm para ocultar las instalaciones de las lámparas en su interior. Y, en cuanto al ancho, dependerá del tamaño de la cama –entre 135 y 160 cm–y del tipo de mesillas que quieras. Al estar voladas, lo mejor es que sean ligeras, con un par de cajones y con el mismo acabado que el cabecero. Para que sean prácticas, el sobre de la mesilla no debe estar a más de 20 cm de altura del colchón. En cuanto a los apliques, lo ideal es que queden a unos 90 cm del suelo.

Piezas con cajones

Cómodas. Son grandes aliadas el orden y, si colocas un espejo encima, pueden utilizarse también como improvisado tocador. Serán más funcionales si las eliges con cajones de diferente altura.

Secreter. Gracias a su característica tapa, puede convertirse en pequeña mesa de estudio cuando la necesites. Sus cajones son ideales para mantener en orden tanto accesorios de escritorio como papeles. ¡Qué pena que este mueble esté en vías de extinción!

Consolas. Si son de poco fondo (unos 30 cm), puedes usarlas para dejar las llaves y la correspondencia en una zona de paso. En el dormitorio y con una silla se convierten en un pequeño estudio.

De todos estos muebles de doble uso ¿cuál te parece el más práctico?