10 /15

1.

Cuando el bosque se cuela dentro de casa por Navidad

Cuando Elena nos invitó a su casa unos días ante de Navidad, ¡no lo dudamos! Y la decoración navideña que había preparado nos encantó. ¿Las claves? Una decoración muy natural en base a ramitas de pino, acebo, cuerdas de rafia y, sobre todo, mucho encanto.

Sofás de Coton et Bois. Alfombra de Francisco Cumellas. 

2.

Un centro de mesa con luz propia

Este centro de mesa está hecho con portavelas, ramitas de pino y granadas, lo que le da mucho encanto. Para confeccionarlo, Elena comparte un truco: mezcla portavelas de cristal con acabado plata, así el juego de luces será más especial.

Portavelas de Parlane.

3.

Un árbol de Navidad muy natural

"La Navidad, para mí, debe ser siempre con un árbol natural. El aroma que desprende, su encanto... No hay color", explica Elena. Para decorarlo, la decoradora usó ramitas de hiedra y tronquitos del jardín, que combinó con el resto de adornos, algunos de ellos recuperados. 

Cintas de rafia de Tinta Gris. El árbol es de Jardiland.

 

4.

Adornos muy personales y con historia

“No renuncies a los adornos especiales para ti, aunque se repitan cada Navidad”, aconseja Elena. Y es que esta bola de cristal es un adorno antiguo al que Elena le guarda mucho cariño, igual que la guirnalda de espejitos que compró en Francia, y que cuando le da el sol, ilumina de manera natural el árbol.

5.

Una mini corona de parra virgen

La guirnalda de la chimenea se ha acompañado de una pequeña corona confeccionada que decora el espejo. Se ha confeccionado con parra virgen, ramitas de hiedra y romero y algunas bayas, para darle el toque de color rojo tan navideño.

Corona confeccionada por Mayflower.  Espejo de Catalina House. Velador de Sacum.

6.

Una decorativa guirnalda de verde

La guirnalda que decora la chimenea está confeccionada con ramitas de eucalipto, olivo, hiedra y schinus molle. Las velas la completan y, al reflejarse en el espejo, crean un efecto mágico. 

Guirnalda de Mayflower. 

7.

Una mesa vestida de fiesta con sabor a campo

Para vestir la mesa del comedor, Elena siguió la misma línea del salón, para crear una mesa de fiesta elegante y, a la vez, muy sencilla. "Busqué una decoración con una rusticidad ligera. El mantel azul le da elegancia y viste el comedor de fiesta", explica la decoradora.  

Mantel de Libeco, en Home Design International. Corona de Adviento de Mayflower.

8.

Una cristalería con valor sentimental

La cristalería labrada es antigua y nunca falla en la puesta en escena navideña de Elena: “Me trae muy buenos recuerdos de las navidades vividas, de los que no están ya pero se les tiene muy presentes". 

La vajilla es de Côté Table y la cubertería, de Becara.

9.

Una corona para decorar las sillas

Para acentuar este look muy natural y con sabor a bosque, Elena confeccionó unas pequeñas coronas con las que decoró las sillas. Son muy sencillas de hacer. Basta un alambre que sirve de base y se reviste con hiedra y ramitas y hojitas del bosque", explica la decoradora. 

10.

Un servilletero artesanal

¡Y muy natural! Para confeccionarlo, Elena recogió frutos de eucalipto en el bosque y los unió mediante un alambre dándoles forma de corona. Basta atarle una etiqueta con el nombre para indicar dónde sentarse. Un detallazo que seguro que entusiasmará a los comensales. 

11.

Un dormitorio fresco y, a la vez, navideño

Para Elena era muy importante que su dormitorio no perdiera la ligereza y la frescura, por eso no renunció ni al blanco ni al azul. Eso sí, los arropó con velas, que dan mucha calidez, y texturas muy abrigadas, que suben la temperatura del espacio. 

Lámpara de Becara. En la cama, bandeja de Azul Tierra y pastas de La despensa de Eva.

12.

Una guirnalda de verdes y velas para vestir el cabecero

¿Por qué no llevar la inspiración navideña a tu cama? Esta guirnalda, a juego con la del salón, está acompañada con detalles como macetitas de terracota, conchas, una corona de ramas secas... "Todo lo que veis es artesanal. No hay nada comprado. Me inspira mucho la naturaleza", se sincera Elena. 

13.

Una cama abrigada por las texturas

"No quise renunciar al look fresco y ligero del verano. Así que lo que hice fue abrigar la cama con las texturas: mantas de lana, plaids de lino... He abrigado el dormitorio sin perder la ligereza que tanto me gusta", explica Elena. 

La ropa de cama es de Libeco y procede de Home Design International. 

14.

Detalles de plata y cristal

En la cómoda, la decoradora ha puesto un centro de velas, acompañado con una cama de ramas de hiedra y pino y granadas naturales deshidratadas. "Las granadas las tengo guardadas en una cajita y cada año las saco a pasear por Navidad", bromea Elena.

 Bolas antiguas y velones de Azul Tierra.

15.

Una original guirnalda de coronas

Es una idea fácil y muy resultona: haz un par de coronas, revístelas de hojas recogidas del bosque y átalas con un cordel a la barra de la cortina. Decorará y perfumará de manera muy agradable el dormitorio.

Coronas de Mayflower.

¿Cómo se viven las fiestas navideñas en casa de los decoradores? En el caso de Elena Jiménez, muy naturales. "Para mí, la Navidad no debe romper la armonía de una casa. Por eso me gusta que sea natural, ligera, tranquila y con una pátina atemporal. Prefiero huir de los excesos... ¡excepto con las velas! Me encanta el ambiente mágico que crean cuando empieza a caer la tarde”, nos confiesa Elena.

Podemos dar buena fe de ello. ¿No nos crees? Echa un vistazo a la casa de la decoradora antes decorarla de Navidad. ¿Qué opinas?