¡BIENVENIDOS!

Cómo decorar un habitación de invitados: 15 ideas para aprovechar el espacio y hacerles sentir como en casa

Tanto si eres de los que están encantados con las visitas o bien recibes invitados esporádicamente, tenemos los mejores consejos para que seas mejor anfitrión que la Preysler

dormitorio juvenil con cama nido y muebles blancos 00535989

Decorar la habitación de invitados.

El Mueble

Recibir es un arte y hacer que tus invitados se sientan como en su propia casa (¡o mejor!) está en tus manos si sigues unos pocos consejos fáciles de llevar a cabo. Si estás triste porque las vacaciones han pasado y sabes que dentro de nada empezarás a echar mucho de menos a tu amiga que vive en Londres o a la tía de Cuenca, anima esa cara e invítalas a pasar un finde en casa.

Está claro que en estos casos el tamaño importa, pero aunque tu piso sea mini, es viable. Si tienes una buhardilla tienes una habitación de invitados; es el mejor lugar para habilitar una habitación polivalente que sea dormitorio cuando tengas visitas o sala de juegos y hobbies cuando no. Si no te sobran cuartos, siempre queda la posibilidad de dar un giro a la decoración del de tu hijo y convertirlo en una habitación de huéspedes que ni la suite de un hotel de lujo. Aquí van las claves para ello:

15 ideas para decorar un dormitorio de invitados

1. En vez de una cama individual, una de matrimonio

Es la pieza estrella para que tus invitados se sientan cómodos. Si tienes espacio, la decisión es clara, la cosa se complica cuando las habitaciones no sobran... Como está claro que tu chiquitín crecerá hasta convertirse en un adolescente comodón, ¿por qué no optar por una cama de 150 cm en vez de 90 cm? Tampoco es necesario que sea "King Size", pero sin duda este es el formato de cama más confortable para las visitas. Si te cabe, apuesta por una de 135 cm como mínimo. 

2. Si no te cabe, recurre a los clásicos

En estos casos son los socorridos sofás cama o las transformers camas nido los muebles que te salvan la papeleta. ¡Sofá de día, cama de noche! Si no te cabe una cama de matrimonio, apuesta por este mueble. Las literas, tipo nido o tipo tren, para los más peques, también son un clásico que aprovecha el espacio vertical para dar cabida a dos camas. Además, ¡se lo pasarán pipa escogiendo quien duerme arriba! Las colchonetas son opciones decorativas y prácticas cuando se tiene que improvisar. Existen modelos con tapizados preciosos que se pueden usar como chill out cuando los invitados no estén, o bien enrollar y guardar fácilmente si quieres despejar la zona. 

Cuarto de invitados.

Dormitorio de invitados con sofá cama, diseño de la decoradora Clara Valls. Alfombra, de Papiol. Lámpara, de Sacum. 

El Mueble

3. Ten a mano siempre un kit para un cambio exprés

Compra sábanas, toallas, almohadas, fundas y una colcha. Elige como tono base el blanco porque es sencillo, limpio y encaja con todo tipo de invitados. ¡Es sorprendente lo que puede cambiar un espacio simplemente con una funda nórdica bonita! Por último, para mantenerlo todo limpio, organizado e identificable, compra una caja de plástico grande, de las que cierran herméticamente y mételo todo dentro. Será tu 'kit para invitados' siempre a punto y así, cuando lleguen, aunque sea por sorpresa, podrás dar el cambiazo a la habitación en un minuto.

4. Una decoración neutra

Cuanto más neutra sea la decoración, más encajará con todos los gustos. Porque ya se sabe que los gustos de tu suegra no son los mismos que los de tu amiga londinense... Además, creará sensación de serenidad y relax, algo que se agradece cuando estás en un sitio que no es tu propia casa.

5. … Pero acogedora

Neutra sí, pero fría, ¡no! Para ello deberás dar toques maestros con pequeños muebles de cálida madera, textiles que sean supergustosos, como el lino o el algodón, la presencia de mullidos cojines y alguna pincelada de color.

6. Haz que huela bien

Además de pasar bien el aspirador y limpiar a fondo, ventila bien la habitación. Para que huela mejor puedes colocar un perfumador de sábanas o mikado con una esencia suave. Cuando tus invitados abran la puerta del cuarto, respirarán a limpio y la impresión no podrá ser más buena.

7. Pon flores

¡Que no falten! Un jarrón con flores naturales dirá mucho a tus visitas. Dan la mejor de las bienvenidas, son un mensaje de cariño, decoran y perfuman. Todo en uno.

8. ¡Y velas!

¿A quién no le gustan las velas? Otro clásico para agasajar a tus invitados con muy poco. Unas velitas vegetales y aromatizadas darán la nota íntima al cuarto y aportarán mayor bienestar.

Cuarto de invitados.

Mesita de noche con flores y velas.

El Mueble

9. Que no les falte (buena) lectura

Coloca alguna revista y algún libro sobre la mesita de noche por si quieren leer antes de ir a dormir. Será un detalle precioso y aún más si la revista es ¡El Mueble!

10. Carteles y notas, otro nivel

Coloca una nota de bienvenida sobre la mesita de noche con un mensaje breve y la contraseña del wifi. También puedes hacerlo en una cartulina con lettering y colocarla en un pequeño marco, una opción más decorativa y que puede formar parte del ambiente siempre. Otra idea, es colocar una lámina con mensaje: Make yourself at home, Be our guest, Mi casa es tu casa... y colgarla enmarcada sobre el cabecero. O puedes comprar letras con las iniciales de tus invitados y ponerla en la mesilla, zapatillas de tela de toalla tipo hotel preparadas en la alfombrilla... detalles que personalizarán el momento y con los que seguro se mostrarán encantados y agradecidos.

11. Espacio donde guardar sus cosas

Un pequeño armario, una barra-colgador como esta, una cómoda con cajones o cestos o como mínimo una banqueta donde dejar la bolsa de viaje serán bienvenidos. Así, si están varios días, se podrán vestir con total comodidad y no sentir que están de paso.

12. Un juego de toallas a mano

Coloca sobre la cama, la banqueta o una silla un juego de toallas de ducha+manos+aseo para cada invitado, doblándolas o enrollándolas y atándolas con una cinta o cordel. Este es un must para el confort y la higiene de tus visitas.

Cuarto de invitados.

Toallas bordadas. 

El Mueble

13. Acompáñalas de productos de belleza

Si tienes botes pequeños de jabón y champú colócalos junto a las toallas, como las amenities de un hotel, añadiendo un gorro de ducha o zapatillas, etc. Por último, si recibes mucho en casa y vas a hacer reformas, plantéate poner un pequeño aseo dentro de la habitación para que se sientan más cómodos.

14. Bandeja con jarra de agua y vasos sobre la mesita

Si les asalta la sed durante la noche no tendrán que ir sigilosamente a la cocina para refrescarse. Déjales en una bandeja un set de jarra con agua y sus vasos ¡y listo!

15. Un plaid o mantita y mullidos cuadrantes para los frioleros

Por si tienen frío coloca una manta o un paid y cuadrantes o cojines de varios tamaños para los momentos de lectura. Puedes hacer como en algunos hoteles, colocar dos tipos de almohadas, una más fina y otra más gruesa para cada invitado, así podrán escoger según sus hábitos.

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?