9 /12

1.

La importancia de la tapicería del sofá

detalle-salon-sofa-cojines-00510462

Al elegir el sofá, es habitual que tengamos en cuenta factores como el tamaño, el diseño y el color. Pero poca atención prestamos al tejido que lo cubre, cuando, en realidad, es uno de los elementos que aumentará el confort y alargará la vida de tu sofá. Al elegir la tela para tapizar el sofá hay que hacerse una serie de preguntas: ¿Qué uso le vamos a dar? ¿Dónde está colocado? ¿Hay niños o mascotas en casa?

Sofá, de Becara.

2.

¿Cuándo renovar la tapicería del sofá?

salon-sofa-gris-y-libreria-00510216 O

Hay dos motivos por los que retapizar un sofá: bien porque es una pieza antigua o con cierto valor sentimental o porque está fabricado a medida y destaca por su comodidad. En cualquier caso, tapizar el sofá es una inversión a largo plazo, ya que consigues alargar su vida unos 10 años más. Si quieres saber cuánto cuesta tapizar los muebles, tenemos todas las claves.

Sofá, de Gómez del Pulgar. Mesa de centro, de Coton et Bois.

3.

La resistencia del tejido: primera decisión

cocina-moderna-abierta-al-salon-00510120 O

Aunque lo que te mueva sea su estilo o color, en lo primero que tienes que fijarte, tanto al elegir un sofá nuevo como al seleccionar la tela para retapizarlo, es en los ciclos Martindale. Este dato nos da pistas sobre la resistencia a la abrasión de cada tejido. A partir de 25.000 ciclos Martindale, una tela es lo suficientemente resistente para tapizar un sofá con un uso habitual. Pero si su uso va a ser intenso, elige un tejido con una resistencia de, por lo menos, 40.000 ciclos Martindale. Existen telas de hasta 100.000 ciclos Martindale, aunque este tipo de telas es más utilizada en espacios públicos, autobuses, etc.

Mobiliario, modelo Quetzal, diseño de Kökdeco fabricado por Ébano. Taburetes, de Ondarreta. Grifería Talis, de Hansgrohe. Campana empotrada en el techo, de Pando. Encimera de isla, de Corian. Salpicadero y encimera, de Neolith.

4.

La calidad del tejido, otra decisión importante

salon-clasico-con-alfombra,-sofa-y-butacas-00505437 O

Tejidos como el algodón o lino son resistentes gracias a su grosor y acabados decorativos. El algodón es, sin duda, el tejido estrella para retapizar un sofá, ya que no se deforma y aporta un plus de naturalidad. Lo mismo con el lino, que proporciona, además, un toque extra de frescura. Por su parte, los tejidos Jacquard son telas con dibujos o relieves creados en el propio tejido, mezclando hilos de diferentes grosores, colores e, incluso, materiales. Ofrecen un acabado fuerte y resistente, con textura y marcadas tramas, lo que las hace ideales para tapizar un sofá.

Sofás y butaca, diseño de Sube Interiorismo realizados a medida en Deco Lur. Mesa de centro, de Ethnicraft.

5.

Tejidos con personalidad para el sofá

sofa tercipelop verde dorado 00488802

El terciopelo es uno de los tejidos en tendencia, debido a su elegancia y suavidad al tacto. Destaca también por su resistencia, por eso es muy demandada para la tapicería de sofás, aunque su precio es superior a otros tejidos. Si buscas un acabado similar, pero con un precio inferior –también lo será la calidad– elige chenilla. Este tejido es una mezcla de poliéster, acrílicos y algodón muy agradable al tacto y que aporta calidez. Se compone de hilos de pelo cortado que simulan el pelo de una oruga (chenille en francés).

Sofá de terciopelo, de Miki Beumala. Cojines estampados, confeccionados con tela Morris Original, de Gastón y Daniela. Láminas impresas sobre madera, de Posterlongue. Cojines amarillo, de Filocolore y de Lo de Manuela. Plaid, de Teixidors, en Bon Vent. Mesa de centro, de Mercader de Venecia.

6.

La elegancia de la piel

verde ingles 00474950 O

Aunque es una de las alternativas con un coste más elevado, un sofá tapizado con piel puede llegar a durar 20 años con el mantenimiento adecuado. Si quieres un acabado similar aunque con un precio mucho más económico, los tejidos de polipiel o piel sintética pueden dar el ‘pego’, pero dan mucho calor, se estropea con más facilidad y es mucho menos resistente que la piel natural. 

Sofá, modelo Oxford, de El Corte Inglés.

7.

Tejidos sintéticos: microfibras y poliéster

salon con techo de madera sofa gris y cojines de colores_00499170_O

Entre las telas para tapizar sofás, destacan tejidos sintéticos, más económicos y resistentes. La microfibra es muy empleada en la tapicería de sofás, gracias a su textura suave y aterciopelada, resistente a las rozaduras y muy fácil de limpiar. Los tejidos confeccionados en poliéster son económicos y muy resistentes al paso del tiempo.

Sofá, modelo Cool, de Frajumar. Mesa de centro, en Brucs. Tronco como mesa auxiliar, en Luderna Design. Puff, en Miv Interiores.

8.

Loneta: resistencia y practicidad

salon-casa-de-campo-con-sofa-gris-00501999

Es uno de los tejidos más utilizados para la tapicería de sofás, ya que aguanta bien el desgaste y no se arruga. Es un tejido muy fuerte utilizado debido a su resistencia y grosor. Es ideal para sofás con mucho trote y en sofás cama. Además es una alternativa bastante económica.

Sofá, en Miki Beumala. Taburetes, en La Confianza. Alfombra, de Zara Home. Lámpara de techo, en Catalina House.

9.

Tejidos con tratamiento antimanchas

Con niños, mejor tapicerías oscuras

Existen telas para tapicería de sofás que vienen dotadas con un tratamiento antimanchas, lo que las hace perfectas para hogares con peques o mascotas. Son fáciles de limpiar –simplemente con un poco de agua desaparecen las manchas– y muy resistentes. Lo son incluso ante los incómodos pelos de perros y gatos, ya que el tratamiento que se les aplica impide que estos se introduzcan en el tejido.

Sofá, butaca de ratán y alfombra, en Cachemir. Mesa de centro, en DM Interiors. Pavimento, de mármol.

10.

El color de la tela para el sofá: ¿cómo es tu salón?

00503859 O

Si estás pensando en retapizar el sofá y tu salón es pequeño y tiene poca luz, nuestra recomendación es que elijas un tejido claro. Parecerá que el salón más grande y ganarás en luminosidad. En cambio, si hay espacio de sobra y la estancia tiene luz natural elige una tela para el sofá más oscura. La pieza recuperará su innegable protagonismo.

Sofás y mesa de centro, de Coton et Bois.

11.

Niños y animales: colores sufridos

sofa gris con cojines de rayas y verdes_00508545_O

Es importante que tengas en cuenta la presencia de peques y mascotas en casa. Una tela de un color claro será más sensible a las manchas –y serán más difíciles de quitar y disimular–. Mientras, los tejidos oscuros aguantan mejor el trote del día a día ante posibles rozaduras y pequeñas manchas.

Mobiliario, de Estudio Milans del Bosch.

12.

Apúntate al color

00495420 O

Elegir una tela para tapizar el sofá de un color que no sea neutro puede ser una decisión arriesgada si no tienes cuidado con el resto de tonos que incluyas. Con una pieza de color mostaza, como en la imagen, lo ideal es elegir para el resto de la decoración colores neutros y suaves que permitan que esta pieza destaque sobre las demás.

Sofá y puf color mostaza, de El taller de las Cortinas. Espejo, sillas y butaca del comedor, de D’aq Decoración y Antigüedades.