4 /11

1.

Este era un piso convencional y la arquitecta Sancha Dachs lo transformó

“Cuando lo compramos era un piso convencional, con su zona de día y su zona de noche. Pero quisimos abrir mucho el espacio, evitar los pasillos y que todo fluyera por su interior”, cuenta Sandra, que se mudó a este piso hace cinco años con su marido y sus tres hijas. En la foto, ante las puertas correderas de la cocina.

2.

Un salón para estar todos juntos

El primer objetivo fue crear estancias comunes amplias y abiertas. ¿Cómo lo consiguieron? Prescindiendo de espacios vacíos o instalando puertas correderas que puedan estar abiertas o cerradas.

3.

Una casa cómoda para una familia con tres niñas

Por la edad de sus hijas y con el objetivo de incentivar la vida familiar, la flexibilidad de los espacios es la clave en casa de Sandra: “Elegimos grandes puertas correderas, para que los espacios sean comunes pero también puedas conseguir intimidad”.

4.

Muy personal

"Los recuerdos están presentes en toda la casa, sobre todo en torno a los elementos decorativos… en el salón hay un cuadro que pintó mi abuelo y algunos míos de la carrera o, por ejemplo, un espejo restaurado que heredé de mi familia”, cuenta Sandra sobre las piezas de arte que se convierten en protagonistas en su salón.

5.

Abierto y a medida

Sobre todo, dividieron zonas con puertas correderas, también hechas a medida para cumplir un objetivo: “Son todas de madera pintada. Las hicimos hasta el techo buscando la verticalidad para ampliar la altura visualmente”, explica Sandra.

6.

Una cocina llena de inspiración

Además, cuenta Sandra que todos los armarios se hicieron a medida, incluidos los de la cocina: integrados en una estética que creó a partir de unas baldosas de estilo hidráulico de las que se enamoró y en torno a las que gira la decoración de este espacio.

7.

Todo pensado

“Es muy clara, los armarios también van casi hasta el techo y lo cubren todo para dar amplitud y conseguir un estilo muy limpio”. Integraron todos los electrodomésticos en la estructura y dejaron un pequeño hueco-desayunador libre para reunirse en la cocina por las mañanas.

8.

Sala de juegos

En el cuarto de juegos cada armario tiene su función. Todos se hicieron a medida: uno para esconder tele, otro para guardar los disfraces y algunos más para los juguetes... "Mientras que los armarios esconden cosas, los laterales abiertos son librerías", explica Sandra.

9.

Para tres

"Las dos pequeñas son gemelas, era importante que compartieran espacios y actividades con su hermana mayor, así que la división entre dormitorio y sala de juegos fue primordial".

10.

1, 2, 3...

Pensando en sus tres niñas, aprovechar bien el espacio era primordial. Lo consiguieron aplicando soluciones a medida e integrando elementos muy funcionales tanto en el dormitorio, que comparten las tres, como en el cuarto de estudio y juegos en el que crearon diferentes áreas.

11.

Toque de color

En la decoración de toda la casa priman los colores neutros y luminosos, pero siempre decorados con toques de color y accesorios que dan vida al espacio y crean una estética alegre.

Hace unos cinco años que Sandra Dachs compró su casa en el centro de Barcelona. Gracias a su visión y trabajo de arquitecta e interiorista lo reformó por completo para adaptarlo a su familia. Aquí no hay zonas de paso y todos los espacios están aprovechados… “para que estés donde estés puedas tener constancia de todo el piso”.

Lo logró con grandes puertas correderas que suele dejar abiertas y también aplicando soluciones a medida, como ella y su socia acostumbran a hacer en los proyectos de su estudio DS Architecture and Design: "en los armarios cada compartimento está pensado para cumplir un propósito específico".

Además, eligieron una decoración neutra y diáfana que favorece la apertura de estancias. Esa es la estética es protagonista en toda la casa. En cuanto a los elementos, hay una mezcla de estilos, tanto muebles modernos de diseño y líneas simples como piezas recuperadas con mucha personalidad. “La mayoría son muy funcionales, pero también hay algunos elementos antiguos que guardan recuerdos familiares y personales", cuenta Sandra.