Esta espectacular casa malagueña tiene vistas al mar, con una bañera para relajarse y una cocina y terraza amplia para disfrutar de la familia. Su propietaria, Beatriz Lario, es interiorista y también tiene su propia tienda de decoración online. Compró un terreno y partió desde cero para conseguir la casa que su familia merecía. ¡Y lo logró!

1 /13

1.

Un oasis familiar y relajado en Torremolinos

Porche con salón exterior con sofás y butacas de teca.

Porche con sofás y butacas de teca, de Tribù. Mesas, de Ethnicraft. Cojines y plaid, en Beatriz Lario. Plantas, de Viveros Vega.

El Mueble / Fernando Bedón

Más que una casa, este es un proyecto familiar. Ha colaborado toda la familia”, nos cuenta la interiorista Beatriz Lario, la dueña de este oasis en Benalmádena, que decoró ella misma durante años. "Mi marido y yo queríamos una casa que fuese como un balcón al mar. Y la encontramos: compramos esta parcela en una zona muy tranquila, un remanso de paz".  

2.

Toda la familia disfruta del buen tiempo en el porche

En el retrato, la decoradora Beatriz Lario con su marido, madre e hijos.

En el retrato, la decoradora Beatriz Lario con su marido, madre e hijos.

El Mueble / Fernando Bedón

"Vivir aquí es como hacerlo en un spa y, con el buen tiempo malagueño, desayunamos en el porche 10 meses al año, ¡un lujo!”, nos explica Beatriz.  

3.

Gran parte de la casa fue construida desde cero

Un bonito porche con vigas en una casa en la costa del sol.

Porche con sofás y butacas de teca, de Tribù. Mesas, de Ethnicraft. Cojines y plaid, en Beatriz Lario. Plantas, de Viveros Vega.

El Mueble / Fernando Bedón

El terreno incluía una construcción de los años 70 de ladrillo visto de la que Beatriz decidió conservar solo una parte. El resto lo levantó desde cero.

4.

En el salón llama la atención una preciosa chimenea francesa

Un salón con chimenea y techos altos.

Salón con chimenea antigua de Francia ,sofás de Flexform, butacas retapizadas, cojines y plaid Libeco, mesa de centro de madera de castaño.

El Mueble / Fernando Bedón

La luz era su prioridad absoluta. Por eso abrió ventanales por donde el Mediterráneo lo inunda todo y, en lugar de las típicas rejas, eligieron cristales de seguridad que acentúan la sensación de amplitud y de conexión entre el interior y el exterior. 

5.

La propietaria ha unificado los colores y materiales para crear paz

En el comedor, mesa de roble y un aparador de una vieja fábrica de Barcelona.

En el comedor, mesa de roble y sillas de Beatriz Lario, y un aparador de una vieja fábrica de Barcelona.

El Mueble / Fernando Bedón

“Para mí es muy importante rodearme de cosas bellas y también de armonía. Mi truco para conseguir esa paz es unificar los colores y los materiales. Por eso en esta casa el suelo de mármol envejecido de una cantera es el mismo tanto en el salón como en los porches”, sigue. 

6.

La dueña ha mezclado antigüedades belgas con diseños de muebles suyos

Una mesa con todo lo necesario para una comida.

En la mesa, lámpara recuperada, cojines vailla y mantelería de Beatriz Lario y jarrón y flores de Susana Sánchez.

El Mueble / Fernando Bedón

La zona de día (salón, comedor y cocina) ha quedado bajo un altísimo techo a dos aguas, y aunque lo normal es hacerlo al revés, ellos diseñaron los muros casi a medida de los muebles y antigüedades que compraron por toda Europa. La chimenea antigua la trajeron desde Dordoña, en Francia, y en función de su altura construyeron la media pared que separa el comedor del salón.

7.

Las puertas de madera son recuperadas de una antigua casa malagueña

Una puerta de entrada restaurada.

Una puerta restaurada con alfombra de Leroy Merlin. Lámparas y jarrón, de Beatriz Lario. Consola, de Arxe. Suelo de piedra de una cantera local.

El Mueble / Fernando Bedón

“Fuimos en coche a elegirla y nos la mandaron en piezas numeradas que después montamos de nuevo aquí”, detalla Beatriz. Las puertas de madera rescatadas de viejas viviendas de Málaga también determinaron los huecos de paso del salón y la entrada y la mesa de centro está customizada por ella. “El sobre es en realidad una puerta centenaria de castaño a la que añadimos una estructura metálica”, dice.

8.

La cocina cuenta con una isla blanca con barra y a su lado un cálido office

Una cocina con isla.

En la cocina, muebles de Kokken Málaga. Lámparas, de Santa & Cole. Taburetes, en Beatriz Lario. Campana de Gutmann. Alfombra, de Leroy Merlin.

El Mueble / Fernando Bedón

No es el único toque personal de Beatriz. La lámpara del comedor también es una pieza vintage completada por ella y un amigo suyo artista. La casa, además, está llena de antigüedades holandesas, país del que es originario su marido, algunas compradas y otras directamente heredadas de la casa familiar en Bélgica de los padres de él, como las butacas del salón. 

9.

El office es amplio y agradable para desayunar en familia

Un office con vistas al mar.

En el office, una mesa belga de anticurio. Sofá, vajilla, cojines y lámpara de pie, en Beatriz Lario. Sillas Wishbone, en Gunni.

El Mueble / Fernando Bedón

Con tanto entrenamiento, no es extraño que Beatriz decidiera lanzarse a emprender como interiorista y decoradora. “En marzo de 2020, coincidiendo con el confinamiento, decidí reinventarme y creé una tienda online de decoración (beatrizlario. com), que era mi sueño desde siempre".  

10.

Todos los dormitorios tienen buenas vistas y acceso al exterior

Un dormitorio con cabecero gris y acceso directo al jardín.

En el dormitorio, cabecero de Beatriz Lario, como la lámpara con base de mármol antigua y la mesilla. Butaca de Crisal.

El Mueble / Fernando Bedón

Además, monté un atelier en esta misma casa, la mejor manera de compatibilizar mi trabajo con mis tres hijos pequeños, que todavía viven con nosotros, y que me ayudan a empaquetar y a montar piezas”, comenta. “En este proyecto familiar hasta mi madre está implicada”, se ríe. 

11.

Los colores son cálidos e invitan al descanso

Un dormitorio en tonos cálidos.

Colchas, edredones y manta de Zara Home. Cojines, de Beatriz Lario. Estores y cortinas de lino de Arañar Interiores.

El Mueble / Fernando Bedón

En mi manera de decorar solo entra la madera, el mármol, el cemento, la pizarra, la piedra caliza, el lino, el algodón, el mimbre... Yo siempre digo que hay que usar solo materiales nobles, nada de porcelánico”, prosigue. 

12.

El baño es una de las estancias más espectaculares de la casa

Una bañera spa con vistas al jardín.

Bañera es de Bañacril. Espejo de Susana Reina. Toallas de Zara Home. Plantas de Viveros Vega. Alfombra de Leroy Merlin.

El Mueble / Fernando Bedón

Otro de sus secretos, añadimos nosotros, es aportar un punto de riesgo, especialmente en elementos como la bañera a ras de suelo del baño, que abre la habitación al jardín y se mimetiza con la hierba, creando un pequeño oasis decorativo. “Probamos con una convencional, pero tapaba las vistas”, añade. 

13.

¡Volveremos!

Un baño con encimera de piedra caliza.

En el baño, encimera de piedra caliza con cajón de roble de Tino Marbella. Mueble-espejo diseño de Beatriz Lario.

El Mueble / Fernando Bedón

Beatriz ha diseñado los cojines, mantas y lámparas de su casa, y ahora los vende en su tienda, donde aspira a traer muebles y antigüedades del Norte de Europa y el resto de España, quizás siguiendo el hilo de su madre, galerista. ¡Ya decíamos que esta es una historia familiar!

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.