Nuestra habitación es un espacio de descanso y recogimiento: idealmente, debería ser un oasis que nos libere de las prisas y el estrés cotidianos. No obstante, hoy en día es difícil dejar el "ruido" fuera: la acumulación de objetos en espacios reducidos, las notificaciones del móvil... Para hacer de nuestro cuarto un espacio de calma y bienestar podemos basarnos en las reglas del Feng Shui, sobre todo en las que se refieren al emplazamiento y lo que rodea la cama. Descúbrelas a continuación.

10 /10

1.

Tu cama es tu espacio más íntimo

Dormitorio con cabecero tapizado y papel pintado.

Cabecero a medida y tapizado con terciopelo de Pedroso y Osorio, y lámparas, todo del Estudio de Miriam Alía. Espejo, de Leroy Merlin. Ropa de cama, de Zara Home. Papel pintado, de Osborne&Little..

El Mueble

El Feng Shui busca fomentar el bienestar a través de la armonía del ser humano con su entorno, haciéndolo consciente de cómo ocupa su espacio más inmediato. Según los principios del esta filosofía milenaria, la cama es el mueble más importante de la casa.

"El dormitorio es el espacio dedicado al descanso y a la intimidad por eso es importante que la energía o Chi de este espacio, sea yin, de reposo y de calma". - nos cuenta Astrid Izquierdo, experta en Feng Shui de Sincronía Integral).- "Este tipo de energía más suave la podemos encontrar en los objetos, materiales y colores donde predominen los elementos tierra y madera. La cama es el elemento principal del dormitorio y su ubicación también es clave para un buen descanso."

2.

Todas las claves del feng shui en el dormitorio

Todas las claves del feng shui en el dormitorio

Descubre todas las claves para decorar tu dormitorio según las enseñanzas del Feng Shui. Conseguirás convertirlo en un templo del bienestar y la relajación. 

3.

Colócala contra la pared y aporta seguridad con un cabecero

Dormitorio con la cama apoyada en la pared y cabecero de obra.

Cabecero y mesitas de noche, diseño de Grup Escrivá Interiors realizado a medida. Cuadros, en Cottage Little House. Lámpara, en Velafusta.

El Mueble

Cuando nos sentimos seguros descansamos mejor. Por ello, es bueno sentirnos protegidos y respaldados apoyando la parte delantera de la cama contra la pared. "La mejor ubicación de la cama es con el cabecero apoyado en una pared y fuera del recorrido puerta-ventana. Es importante colocar un buen cabecero para generar sensación de protección. Los más recomendables son los de madera, evita los de metal", aconseja Astrid.

4.

No coloques la cama bajo la ventana

Dormitorio principal con papel pintado.

Banqueta restaurada por Ruedeco. Lámpara de techo, de Natura Casa y papel pintado, de Lara Costafreda, en Coordonné.

El Mueble

Y no dejes espacios vacíos. Por el mismo motivo de fomentar la sensación de soporte y seguridad, evita colocar la cama bajo una ventana. Además, así te mantendrás alejado de ruidos, olores o luces del exterior que puedan entrar a través de ella. Tampoco la coloques en medio de la estancia con un paso por detrás o un espacio vacío en el que colocar otros muebles o un vestidor. Esto genera inseguridad. Lo mejor, como hemos dicho antes, el cabecero contra la pared.

5.

Evita que la cama esté en línea recta con la puerta

Vista de una cama desde el pasillo.

Vista de una cama desde el pasillo.

El Mueble

No coloques los pies de la cama directamente en línea recta con la puerta de salida. Nos hará estar atentos a ruidos y movimientos que se produzcan en el pasillo y sentiremos que la energía "se escapa" de la habitación. Tampoco la alinees la parte delantera de la cama con la puerta del baño, ni apoyada en la pared que da al mismo, para evitar estar en contacto demasiado directo con los bajantes de agua, posibles humedades y ruidos de cisternas.

6.

Apuesta por la simetría: deja espacio a los dos lados

Dormitorio rústico con vigas de madera.

Banco y alfombras, de Luderna Design. Espejos, de Carolina Blue. Mesitas de noche, de El Corte Inglés.

El Mueble

"La simetría genera paz, orden y asentamiento, así que pon dos mesitas con sus respectivas lámparas y alfombras."- nos recuerda Astrid. Deja también libres el espacio a ambos lados de la cama a menos que se trate de una cama o litera infantil, en ese caso podemos apoyar también contra la pared uno de los lados para reforzar el sentimiento de protección. Y acrecienta la sensación de paz y equilibrio evitando los colores estridentes en tu cuarto.

7.

No conviertas tu cama en un almacén

Cama con canapé.

Cama con canapé.

El Mueble

Evita también el ruido visual producido por la acumulación de objetos."No debes acumular debajo de la cama, zapatos, herramientas u otros objetos pesados. Lo ideal es no colocar nada, pero si no es posible por temas de espacio, mejor sustituir estos objetos por ropa de cama, como sábanas, edredones o ropa de otra temporada", enumera Astrid.

8.

El Feng Shui recomienda no poner la cama bajo una viga

Dormitorio con la cama debajo de las vigas.

Mesita de noche, en Ethnicraft.

El Mueble

Colocar la cama directamente bajo una viga del techo puede ocasionarnos sensación subconsciente de opresión. Cuanto más grande sea, la sensación será mayor. Evita dormir directamente bajo ellas. Por el mismo motivo, evita en lo posible los techos bajos o excesivamente abuhardillados. En caso de no poder evitarlo, coloca algún tipo de dosel.

9.

Amortigua la luz

Dormitorio con paredes blancas y cortinas tipo visillo.

Banqueta, de Estudio Alasne Legarreta.

El Mueble

La luz brillante, incluso la artificial, nos mantiene despiertos y puede incluso alterar nuestros patrones de sueño. Evita la contaminación lumínica con luces bajas en tonos cálidos, que crean una atmósfera acogedora que nos invita al descanso. Usa también cortinas o persianas que bloqueen completamente la luz exterior. Por la misma razón, evita también la luz brillante de los dispositivos electrónicos a última hora de la noche. Mejor aún si los dejas fuera del cuarto.

10.

No coloques espejos frente a la cama

Dormitorio con espejo en el cabecero.

Cabecero de espejos, de Cottage Little House. Banqueta, de Kenay Home. Alfombra, de ID Design.

El Mueble

Nuestro sentido de alerta forma parte de nuestro sentido de supervivencia. Instintivamente, evaluamos si lo que se mueve a nuestro alrededor puede constituir una amenaza, por lo que estamos entrenados para permanecer atentos a movimientos que se produzcan ante nuestros ojos. Los espejos según el Feng Shui se colocan en un sitio que no esté enfrente de la cama: no podrás evitar seguir con la vista todo lo que se refleje en él y no podrás relajarte.

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.