MADE IN SPAIN

18 costumbres domésticas españolas que en otros sitios parecen raras

Porque el made in Spain va mucho más allá de la moda, en nuestras casas tenemos una serie de costumbres y objetos que en otros países del mundo no están tan extendidos. ¿Quieres saber cuáles son?

ventanas-arreglar-las-persianas fd43fda7 1000x1440

SEGUIMOS TENIENDO BIDÉS

Aunque en casas de nueva construcción ya no se ponen por normativa (hasta no hace mucho era así) el bidé más allá de Francia es un rara avis. Aunque sabemos que tiene muchos detractores en muchos hogares españoles es uno más de la familia.

Y teléfono fijo en casa

Hay muchos países europeos donde el 80-90% de los hogares ya no tienen teléfono fijo en casa y en EE.UU más de la mitad de las casas tampoco tienen, algo que en España todavía nos resistimos a desterrar del todo. El fijo es el último recurso cuando el móvil se queda sin batería o está en paradero desconocido o alguien nos quiere localizar. Aunque en la mayoría de casas ya han abandonado el clásico teléfono de cable por uno inalámbrico. Por algo se empieza.

LA LAVADORA ESTÁ EN LA COCINA O EL BAÑO

En España es habitual que comparta espacio en la cocina y el baño y, solo en casas con más metros, pueden tener una estancia propia. En muchos países de Europa, como es el caso de Suiza, los edificios tienen una zona de lavado comunitaria y no disponen de lavadora propia en casa. Eso también se da en zonas urbanas de Estados Unidos, donde también van a las lavanderías de autoservicio.

Salón con armario que oculta la televisión 00521123

Vemos pelis y series dobladas

Aunque es una tendencia que, con el auge de las plataformas de contenido, está cambiando lo cierto es que todas las películas y series que vemos en los canales de televisión están dobladas y no en versión original con subtítulos, como hacen los canales de televisión en otros países. Y eso está estrechamente relacionado con nuestro nivel de inglés.

Vivimos con nuestros padres más allá de los 18 años

En España nos cuesta salir del caparazón y no lo hacemos por norma a los 18 años, como sí sucede en los países nórdicos. Lo hacemos a los 25-30 años pero seguimos llamando a la casa de nuestros, CASA. Y, sí, aunque nos vamos, igual lo hacemos a la vuelta de la esquina y con los tuppers siempre listos para buscar algún plato estrella de nuestra madre. Y si hay que coser algo, también puede ser que se lo llevemos.

En España tenemos persianas

Somos el país con más horas de sol de Europa, por eso necesitamos las persianas para regular su entrada y no morir de calor cuando llega el verano. Además, las persianas también nos dan intimidad y nos aíslan del ruido. Basta por viajar un poco por Europa para ver que las persianas no están extendidas. En países del norte de Europa casi ni ponen cortinas. Ellos tienen poca luz solar y quieren potenciarla al máximo.

Panera de fibra

No perdonamos el pan a la hora de comer

A los españoles nos gusta comer pan a la hora de comer y no solo si tenemos un plato con salsa. Si vamos a un restaurante y no nos lo traen lo pedimos, aunque luego nos lo hagan pagar a precio de oro. Y hasta la gente más mayor, muchas veces, comen plan con la fruta. Todo muy Made in Spain.

Cocinamos con aceite de oliva

La mayoría de países no tienen la suerte de tener la cantidad y variedad de aceites de oliva que tenemos en España y muchos cocinan con mantequilla y aliñan las ensaladas con todo tipo de salsas. Nuestra dieta mediterránea también es la envidia del resto de Europa (y casi del mundo, podríamos decir).

Y tenemos UN JAMÓN EN MEDIO DE LA COCINA

Sobre todo cuando llega Navidad el jamonero con su jamón, jamón se convierten en casi un elemento decorativo más. Aunque el jamón del lote suele volar, en muchas casas es una costumbre que se puede alargar el resto del año. Decorativo no es mucho, ahora bueno lo es un rato. No en vano el jamón ibérico es una de las comidas que más les gusta a los extranjeros de nuestro país (junto con la paella, las tapas o el gazpacho). No nos extraña nada.

tender ropa mal 00392873

TENDEMOS LA ROPA A LA VISTA

Otra costumbre mediterránea (también es frecuente verla en Italia o Grecia) que en el centro o norte de Europa no practican. De nuevo, nuestro clima favorece que la ropa se seque rápidamente en un día soleado.

Cenamos tarde y merendamos

Así es, somos el país de Europa que más tarde cena. Incluso más tarde que vecinos tan cercanos como Francia (se cena sobre las 19.00) o Italia (a las 20.00) por no hablar de Suecia (otra vez el norte). Allí pueden empezar a cenar a las 17.00. Y es que nuestra cena tardía tiene que ver con otra de nuestras costumbres. La merienda. Pensamos que en el norte de Europa tampoco meriendan.

Y hacemos sobremesa

Lo de estar dos horas después de comer haciendo la sobremesa también choca al que viene de fuera. Máxime porque en muchos países la hora del almuerzo es para comer algo rápido y volver al trabajo u otros quehaceres. En muchas partes del mundo la cena suele más copiosa que la comida del mediodía.

mujer-fregando-el-suelo_00393001_O

mujer-fregando-el-suelo_00393001_O

 

 

Usamos la fregona para limpiar

Se trata de un invento muy español creado por el ingeniero aeronáutico Manuel Jalón Corominas que ideó este sistema para limpiar el suelo en suelo sin tener que hincar la rodilla. Algo tan sencillo como unir un palo con unas tiras de algodón y un cubo para escurrir. Y algo parecido pasa con las bayetas absorbentes.

La hora de la siesta

Se trata de otra costumbre española que debería ser patrimonio de la humanidad, aunque se estima que solo un 16% de los españoles la práctica. Lo de dormirse un rato después de comer también se debe a evitar salir en las horas con más insolación. Leemos que incluso el ayuntamiento de Córdoba recoge en su ordenanza municipal sobre ruidos que “en periodo estival el horario comprendido entre las 15 y las 17 horas será considerado, a efectos de emisión de ruidos, como horario nocturno”.

Hasta ahora, no nos descalzábamos al entrar

Aunque la crisis del Coronavirus va a cambiar esta costumbre, en España siempre hemos entrado en casa con las botas puestas, nada de quitarse el calzado en la entrada como si que tiene interiorizados los países del norte de Europa o Japón. Ahora sin embargo, deberemos preparar nuestros recibidores para dejar los zapatos allí.

No emplear el paño adecuado

Limpiamos antes de irnos de vacaciones

Para cuando volvamos esté todo recogido. Aunque lo hacemos para quedarnos nosotros más tranquilos porque, todo el mundo sabe, que a la vuelta volvemos a limpiar. Y es que una buena limpieza es una costumbre muy española, incluso hay quien madruga para dejar la casa como los chorros del oro.

Enseñamos la casa a los invitados

Se trata de un signo de hospitalidad y cortesía. Cuando alguien viene a casa por primera vez le enseñamos las estancias principales y hasta vamos haciendo comentarios al respecto. Para el sociólogo Juan Carlos Barajas eso se debe a que "la casa sirve para mostrar confianza al invitado a la vez que exhibimos cierta posición económica".

¿Tenemos más vacaciones que el resto?

Bueno depende de a quién le preguntes, claro. Entre los países con menos días de vacaciones al año remunerados se encuentran China (con 7) o Japón y EE.UU, con solo 10. Muy por debajo de los 22 de España que está alineado con otros países como Portugal o Panamá. Los que nos ganan por goleada son Francia y Finlandia, con 30 días de vacaciones al año, Reino Unido con 28 o Dinamarca y Suecia con 25 días hábiles, por citar algunos. Otra cosa es la sensación de que siempre estamos de fiesta.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?