Un revestimiento acogedor, un mueble contundente, un espejo señorial, una obra de arte divertida... dicen mucho de cómo vivimos nuestras casas. Más si es lo primero que se ve de ellas. Todos estos recibidores de El Mueble tienen ese "je ne sais quoi" que los hace atractivos a primera vista. Copia sus ideas tan inspiradoras para conseguir entradas llenas de encanto. ¡Y a presumir de ellas!

1 /12

1.

Con toda su esencia

Recibidor rústico con mesa de madera maciza, vigas y lámpara de sobremesa

Consola, de Els Espais del Vulpellac. Lámparas, de Malana's Workshop. Alfombra, de BSB.

El Mueble

Un recibidor acogedor es la mejor carta de presentación de una casa. Este, reformado por la interiorista Bárbara Sindreu, ha sabido conservar su esencia. Los portones de madera, las vigas y el suelo de toba recuperados, la consola antigua... le dan ese encanto rústico que tanto gusta. ¿Quieres ver más recibidores de estilo rústico?

2.

Delicado y evocador

Recibidor con cómoda vintage y espejo de cuarterones ovalado

Cómoda antigua restaurada por Malena's workshop. Lámpara y silla Gustaviana, de Omnibus. Espejo, de Vical, de Coton et Bois.

El Mueble

Aires románticos impregnan este recibidor proyectado por Solange Van Dorssen. Una cómoda decapada, un espejo de cuarterones ovalado y unas flores delicadas provocan esa atracción inevitable por lo vintage

3.

Práctico y bucólico

Mueble a medida con percheros para el recibidor

Banco y colgadores, de IKEA. Papel pintado, de El Mundo del Papel. Cojines, de Pepe Peñalver y Zara Home.

El Mueble

Los recibidores funcionales facilitan la vida y eso le pasa a este de la imagen con el sello de Dorotea Estudio. Te permite tener todo en orden: zapatos, fulares, objetos pequeños. Gracias a su banco con capacidad, sus perchas y su balda tienes todo lo necesario a mano. El papel pintado con motivos vegetales le da un aspecto relajante. Una entrada organizada también tiene su encanto.

4.

Pequeño y minimalista

Recibidor minimalista con consola estrecha y cuadros

Mueble antiguo, de La Europea. Espejo y alfombra, de Carolina Blue. Cuadro, de Carina Casanovas.

El Mueble

Dicen que la belleza reside en frascos pequeños. De eso va este recibidor mini diseñado por los arquitectos Ana Blanco y Fran Mengíbar. Su consola ligera y sus justos objetos de decoración le dan a la entrada el encanto minimalista de lo preciso.

5.

Elegante y atemporal

Recibidor pequen~o con pared con relieve acanalado

Consola y espejo con detalles dorados.

El Mueble

Un material y un acabado que nunca pasa de moda, el mármol y el dorado, ponen el toque actual a esta elegante entrada firmada por Natalia Zubizarreta. El revestimiento de palillería lacado de blanco le da textura, calidez y categoría a la pared, la consola ovalada movimiento y el espejo, amplitud. Una entrada con el encanto de la modernidad.

6.

Con sabor a campo

Recibidor rústico con alacena lacada en gris, perchero y silla de enea

Alacena, de Amazon personalizada con pintura Chalk Paint.

El Mueble

Las casas de campo están repletas de muebles con historia. Este recibidor, perteneciente a una de ellas, es un claro ejemplo. Se ha equipado con una alacena antigua, actualizada gracias a un lavado de cara. Pintada de un color gris azulado, luce así de bonita. Junto a ella, la lechera se ha reutilizado como paragüero, una silla de enea permite descansar y la cesta con la leña le da ese punto acogedor. ¡Da gusto entrar en casa!

7.

Una entrada muy natural

Recibidor con consola de madera, espejo de cuadrícula y cestos

Consola, de Asitrade. Espejo, de Taller de las Indias.

El Mueble

Lo sencillo también tiene su encanto. Y si no fíjate en este recibidor. Formado por una mesa de madera con cajones y un espejo de cuarterones negro rebosa calidez y modernidad. Unas cestas de fibra en el suelo y una alfombra a rayas completan esta entrada tan natural como discreta.

8.

Con un toque relajante

Recibidor con consola de madera y alfombra en la pared

Consola, de Asitrade. Bandeja y cestos, de Es Cucons.

El Mueble

Tener un recibidor que te haga pensar en vacaciones es todo un lujo. Si quieres conseguirlo, copia la receta de éste, diseñado por la interiorista Mireia Pla: una consola alta de madera y mucha fibra. El toque verde es primordial. Las cestas llenas de flores silvestres, las ramas en los jarrones y la alfombra reconvertida en tapiz de pared le dan un encanto muy original.

9.

De porte señorial

Recibidor señorial con cómoda XL de madera y espejo maxi vertical

Cajonera, lámparas y espejo, de Coton et Bois. Alfombras, de Zara Home.

El Mueble

Los recibidores generosos hacen posible la presencia de muebles y complementos contundentes. Este de la imagen de grandes dimensiones se ha equipado con una cómoda extra large, un espejo XL con detalles dorados y dos lámparas de sobremesa a los lados. El resultado es espectacular, con el encanto de una entrada majestuosa, con mucho charme.

10.

El encanto del buen arte

Recibidor clásico con mesa redonda, sofá biplaza y cuadro contemporáneo de gallo.

Mesa, en La Prendería. Sofá, en Maison Decor Zaragoza. Alfombra, de Baldaquino.

El Mueble

Si quieres subir el nivel de tu recibidor, nada como decorarlo con una obra de arte: un cuadro, una escultura, una pieza de cerámica heredada de la abuela... Elígelo a conciencia, tómate tu tiempo. Procura que los colores engamen con el resto de la decoración. En esta entrada, la interiorista Sylvia Preslar ha optado por un divertido y colorista lienzo de un gallo que contrasta con la mesa redonda y el sofá biplaza de estilo clásico.

11.

Envuelto en madera

Recibidor rústico revestido de madera

Cabaña de madera construida por Chalets Nordika. Consola, de PNP Furniture. Alfombra, de Carolina Blue.

El Mueble

Protectora y acogedora, así es la madera. Este recibidor de montaña abraza con los revestimientos elegidos en este noble material. Los listones veteados en paredes y techos, la alfombra de pelo y las velas le dan un encanto especial a este proyecto firmado por Isabelle Mattera.

12.

Una entrada muy chic

Recibidor con secreter antiguo y silla con respaldo de rejilla

Escritorio, de Maisons du Monde. Silla, de Casa Viva. Alfombra de yute, de La Redoute.

El Mueble

Los muebles antiguos, heredados o adquiridos en almonedas y mercadillos, tienen un imán especial. En esta entrada con vigas en el techo, la interiorista Cristina Ferreres ha colocado este bonito secreter de mango envejecido que le da un toque de distinción al rincón. ¡Parece que siempre ha estado ahí! Lo ha acompañado con una silla con respaldo de rejilla y una gran alfombra de fibra.