5 /13

1.

Librería de pared a pared: para grandes bibliotecas

Librería de pared a pared con baldas abiertas en el salón

De pared a pared y de suelo a techo. Este tipo de librerías son perfectas si dispones de una amplia colección de libros. Sus baldas abiertas se transforman en auténticos expositores donde podrás colocar tu biblioteca por orden alfabético, por editoriales, por épocas, por estilos literarios, o incluso por colores. 

 

Ten en cuenta que los libros de más peso deberán situarse en las baldas inferiores. También es fundamental que exista una compensación entre el tamaño del estante y su grosor: cuanto más alargado sea el estante, más riesgo existe de que parta a la mitad por el peso de los libros, y más importante se vuelve elegir el grosor adecuado.

 

Por otro lado, debido a su gran tamaño y presencia, estas estanterías suelen convertirse en el foco de atención de los salones. La clave para crear un ambiente armónico y evitar contrastes indeseados es elegir colores como el blanco, o en su defecto, pintar la librería del mismo tono que las paredes.

2.

Librería modular: adaptada a tus necesidades

Salón en blanco con librería modular

Si deseas tener una librería que te permita cierta libertad de movimiento a la hora de adaptarse a tus necesidades, apuesta siempre por las modulares. Podrás ajustar la altura de las baldas, añadir más o menos estantes si ves que te has quedado justa de espacio para colocar tus libros, y según el modelo que escojas, también tendrás la opción de anexar nuevos módulos. ¡Ideal para la vida moderna!

3.

Librería tipo vitrina: muestra y oculta a tu antojo

Librería oscura con vitrina y mesa redonda de madera con dos sillas

Aparte de que son fabulosas para proteger los libros del polvo, las librerías estilo vitrina también son muy funcionales, ya que podrás utilizar el interior de las puertas de madera para guardar todo aquello que no quieras que quede a la vista, y dejar las puertas acristaladas para exhibir tu colección de libros. Además, sus aires vintage le dan un aura romántica sumamente acogedora al salón y a cualquier estancia donde la pongas.

4.

Librería como divisor de ambientes

Salón separado del dormitorio por una librería

Si vives en un estudio o apartamento donde el dormitorio y el salón forman parte del mismo espacio, o si quieres separar el salón del comedor sin necesidad de recurrir a obras costosas, te proponemos una idea estupenda: utilizar una librería como divisor de ambientes. Se trata de una solución resultona tanto a nivel estético como espacial, y ganarás un nuevo rincón para colocar tus libros favoritos. ¡Dos en uno!

5.

Librería en escalera: el diseño más ligero

Comedor actual en finca regia abierto al salón y con dos librerías

Si te sientes con ganas de innovar con el diseño y quieres que la librería se convierta en una pieza clave del salón, opta por un modelo con estructura de escalera. En la imagen, un par de librerías Tuscany de El Corte Inglés aprovechan la amplitud de la estancia para ofrecer un espacio de almacenaje abierto superútil y con gran capacidad. ¿Tu salón es más pequeño? Entonces, una única librería será más que suficiente.

6.

Librería de metal para un toque factory

Librería de metal de estilo industrial en un salón clásico

El estilo factory, también conocido como industrial, se ha convertido en todo un referente de la decoración. Utilizado con mesura, genera espacios rebosantes de estilo y carácter. En este salón, por ejemplo, la librería abierta de estructura metalizada aporta un toque de frescura muy desenfadada al espacio. Además, como las baldas se encuentran a alturas distintas, el efecto óptico es aún más cautivador y permite jugar con distintos elementos: libros, plantas, jarrones, cuadros... Perfecta si no tienes muchos libros.

7.

Librería baja: para pequeñas colecciones

Salón con librería bajo la ventana

Si no cuentas con una colección de libros muy extensa, te recomendamos que elijas una estantería baja con baldas abiertas, colocada estratégicamente junto a tu rincón de lectura. De esta manera, tendrás a mano tus preciados tesoros y habrás diseñado una zona llena de encanto. Para completar el look, añade elementos como plantas, velas o candelabros en la balda superior. 

 

¿Quieres más ideas? ¿Qué te parecería transformar la estantería en un banco situado bajo la ventana con almacenaje interior para guardar los libros? Decora el área del asiento con cojines y una mantita, ¡y no te hará falta ningún otro rincón de lectura!

8.

Librería de obra a medida: para zonas rebeldes

Salón blanco con techo inclinado y librería de obra

Puede que vivas en un ático, o que la estructura del salón no admita librerías de tamaños estándar. En ese caso, y aunque sea la opción más cara, lo mejor es decantarse por una librería de obra diseñada a medida. Será la única forma de exprimir al máximo el espacio, ¡y el resultado será así de asombroso!

9.

Librería con escalera: el pack completo

Salón con librería de madera y escalera

¿Siempre has soñado con tener una de esas librerías que solo vemos en las películas o en las grandes bibliotecas del mundo? Con filas y filas de libros que parecen extenderse hasta el infinito... ¡Cómo te entendemos! Por desgracia, nuestras casas suelen tener espacios más reducidos, pero siempre puedes optar por una librería de suelo a techo, y colocar una escalera que te permita acceder a las últimas baldas con total comodidad.

10.

Librería decorativa: el auténtico postureo

Estantería moderna decorada con libros y plantas

Este tipo de librerías han sido creadas para disfrutar del postureo decorativo. Nos referimos a esas composiciones que parecen sacadas de Instagram, donde las baldas abiertas exponen dos o tres libros sobre arte y fotografía, cuyas portadas combinan estratégicamente con el color de un jarrón o una maceta en concreto.

 

Si eres de las que leen en formato Kindle y no sueles comprar libros en papel pero te apetece tener tu propio amago de librería, no lo dudes: es para ti.

11.

Librería tipo puente para aprovechar el espacio

Salón con librería rodeando la ventana

Enmarcando una ventana, una puerta, una pared con un cuadro llamativo en el centro... Las librerías estilo puente no solo ofrecen un amplísimo espacio para colocar tus libros, también crean ambientes románticos y acogedores gracias a su forma envolvente.

12.

Librería estrecha y alargada: práctica y visual

Estantería estrecha y alargada en el salón

¿Tu salón es pequeño? Entonces, aprovecha el espacio vertical eligiendo una librería estrecha y alargada. Cuanto más alta sea, más libros podrás colocar, y mayor impacto visual causará. Para optimizar aún más los metros cuadrados, coloca la librería junto a una butaca y una lámpara de pie, y ya tendrás listo tu rincón de lectura.

13.

Librería a modo de cabecero

Dormitorio con librería a modo de cabecero

¿Quién dijo que las librerías solo debían estar en el salón? Si acostumbras a leer antes de dormir, esta idea te encantará, y es que no existe mejor cabecero para una adicta a la lectura que una librería sobre la almohada. ¡Todo un flechazo!