1 /11

1.

Como una casa en el campo

 Estamos en un pueblo a solo 40 kilómetros de Barcelona, pero por la placidez que se respira se diría que estamos en pleno campo. “Es precisamente esto lo que nos atrajo de la casa. Mi marido y yo buscábamos un lugar para desconectar, para recargar pilas y aquí lo encontramos, hace un año", explica la propietaria. Mesa, adquirida en Merc & Cía. Sillas de tijera, en Luzio. Al fondo, butacas de mimbre, en Azul-Tierra.

2.

Hizo falta una reforma

 "La casa necesitaba una gran reforma para adaptarla a nuestro gusto y tuvimos que hacer obras durante varios meses. El resultado, ya lo veis, es una casa cómoda, luminosa, donde nos sentimos a gusto tanto cuando estamos solos como cuando vienen amigos”. Sofás y mesa de centro, de madera de roble, adquiridos en Tons.

3.

La dueña ha cuidado cada detalle

Desde la elección de los colores claros de la pintura y las tapicerías o el diseño de las puertas correderas acristaladas, “que ayudan a ganar luz”, hasta el pavimento de roble “que da mucha calidez”.  Lámpara de pie y espejo, en Azul-Tierra. Butaca, en Coton et Bois. Puf de Coco-Mat y cojines de cuadros de Designers Guild.

4.

La casa y la cocina están abiertas al jardín

“Hacemos mucha vida al aire libre y por eso abrimos la casa al jardín, ampliando las puertas que ya había y abriendo otras nuevas. Ahora, el salón comedor, la cocina y el dormitorio tienen salida directa al exterior”. Encimeras de Corian blanco. Botellas, en Cado y platos de bambú, en Luzio. Cojines blancos, en Coton et Bois.

5.

Un office para cuatro

 Xenia tenía claro cómo quería que fuera su cocina: muy práctica, con el comedor de diario en el centro y un plantel de aromáticas junto a la puerta. La mesa y las sillas están en Azul-Tierra. Los apliques son de Deulonder Arquitectura Domèstica.

6.

En la cocina, armarios abiertos

 Mobiliario, diseño y realización de Lourdes Adell, de Deulonder Arquitectura Domèstica. Lámparas, en el estudio.

7.

Recibidor

 Alfombra, en Tons. El perchero se compró en Luzio. Bolso, en Francisco Cumellas.

8.

Un dormitorio diseñado por ella misma

 En el dormitorio, la dueña apostó “por un cabecero de la misma madera de roble del suelo”. Almohadones verdes, en La Maison. El resto son de Coco-Mat, como la lámpara. La bandeja está en Coton et Bois.

9.

El vestidor del matrimonio

 El puf es de Coco-Mat. Lámpara de Maisons du Monde. La alfombra verde y la mesilla están en Azul- Tierra. Farolillo, en Cado.

10.

Un dormitorio lleno de luz

 Funda nórdica de La Perla Gris. La cómoda verde es de Ikea. Las cortinas están en Tons y el plaid de lino es de Scapa, en La Maison.

11.

En el jardín

 Silla de hierro adquirida en Leiro. El cojín está en La Maison.

Justo al lado del jardín, tras uno de los setos, pasa un sendero que usan a menudo rebaños de ovejas. “Es muy divertido ver las caras de nuestros invitados cuando estamos tranquilamente en el jardín y, de repente, se empiezan a oír balidos y tañidos de cencerro”, cuenta Xenia Baeza, la propietaria.

Xenia dirige una empresa de eventos y su esposo es abogado, y se refugian en su casa tras el trabajo. Es su oasis particular, a las afueras de la ciudad. Ella no ha dejado nada al azar para conseguir el refugio ideal, el escondite donde desconectar el móvil, olvidarse de todo… y ver pasar a las ovejas camino de sus pastos.