1 /12

1.

Un salón lleno de luz

 La arquitectura, muy andaluza, se moderniza con grandes ventanales de cristal.

2.

Comodidad en el dormitorio

La casa es muy luminosa y sus espacios son amplios y cómodos, como el dormitorio, cuya amplitud permite disfrutar de una pequeña zona de estar. 

3.

Frente al fuego

 La propietaria, una canadiense afincada en España, adora leer delante de su chimenea.

4.

Detalles

 La casa, decorada por Linda Cockerell, de Cortijo de Las Flores, potencia la luz con blancos crema y beiges luminosos, que sirven también para crear espacios íntimos y familiares.

5.

Un salón comedor muy amplio

El estilo del mobiliario, de un clásico afrancesado, ayuda a dar un toque atemporal y acogedor.

6.

¡A desayunar!

 El privilegiado office es otro lugar de reunión de la familia, sobre todo a la hora de desayunar. El suelo se ha hecho con piezas hidráulicas recuperadas de un almacén granadino.

7.

Dormitorio

 Situado en el primer piso de la casa, se abre a la terraza. Las vistas son estupendas, sobre todo teniendo en cuenta que la casa está encaramada a una pendiente.

8.

Vestidor

 Situado en el primer piso, se abre al exterior a través de una enorme terraza. Forrado de prácticos armarios de carpintería blanca, da paso al baño a través de una puerta acristalada.

9.

Un amplio baño

Amplio y luminoso, en él contrasta el blanco de la pared con la madera oscura de la encimera y las baldas. La propietaria quería un baño grande y luminoso, por eso la bañera está rodeada de ventanales.

10.

De noche... cenas al aire libre

 Este agradable comedor de exterior está tan resguardado que es ideal para cenar al aire libre y en la intimidad.

11.

Un rincón para desayunar

Cuenta la propietaria: “para mí es lo principal: disfrutar del jardín y de la naturaleza y poder realizar actividades al aire libre”. Podéis imaginaros que este agradable rincón está de lo más solicitado.

12.

Los exteriores

Casa y terreno cubren una extensión de más de 2.700 m2 en la zona de Sotogrande Alto, bajo el sol gaditano y con unas vistas del todo espectaculares. El porche es una zona muy vivida, en la que la familia se reúne con los amigos mientras contemplan la piscina, situada justo delante.

¿Conocéis Cádiz? Pues, a las que digáis no, un aviso: no os lo podéis perder porque tiene una costa y un interior de privilegio. Vamos, no es casualidad que aquí se encuentren algunas de las urbanizaciones más exclusivas de nuestro país.

La casa de la que os hablo está situada en una de las más conocidas, Sotogrande, así que, como se suele decir, muchas de sus buenísimas cualidades se le suponen, y están bien supuestas: el paisaje exuberante y verde a rabiar, el mar cerca, la calidad constructiva garantizada. Sin embargo ya no es tan fácil suponer la decoración exquisita que guarda esta estupenda casa. Me detendré en las diferentes habitaciones, en la afortunada mezcla de muebles y de estilos, en el refinamiento de los detalles, pero primero me gustaría decir un par de cosas generales que son comunes a todos los espacios.

Voy a la primera cosa. Los colores claros envuelven paredes, techos y suelos. Y cubren mesas, sofás butacas y el resto del mobiliario. Así, la madera maciza de las vigas y de la tarima dejan de pesar, se suavizan y se hacen ligeras y leves. Toda una lección decorativa que debemos apuntar en nuestro cuaderno de buenas ideas. Y una tendencia muy europea, nacida en Francia, pero ya santo y seña de una decoración culta, cuidada y muy internacional. Volveremos sobre esto al hablar del salón.

Y ahora la segunda cosa, aparentemente secundaria, incluso accesoria. Las flores. Las velas. Los cristales. Es decir, los toques que dan vida. Mirad las fotos del salón comedor, también las del office o las del comedor exterior y reconoceréis que os quedáis fascinadas. Bueno, pues una parte de esa fascinación se la debemos a toda la serie de detalles magistrales a la manera de pequeños bodegones sobre la chimenea y sobre cada una de las mesas. Lo habéis preparado para las fotos, me diréis y yo digo vale, algo de eso hay, sí, pero ¿y qué? El resultado es el que es, lo hayamos logrado nosotras o san pito pato. Además os diré que la dueña había hecho ya casi todo cuando nosotras llegamos y nos contó cómo le encantan las flores, los pequeños jarrones y los más grandes, la mezcla de rosas y tulipanes, los lirios y los ranúnculos. Otra lección a apuntar y no olvidar.