8 /11

1.

La entrada.

Por fuera, nos encanta la casa. Una estructura clásica, una fachada de madera pintada, jardín... ¡Ideal para una familia numerosa como la de Angelina!

2.

Vista panorámica.

¡Qué buen verano va a pasar aquí la familia de Angelina! Ya tienen tumbonas con unas colchonetas blancas muy veraniegas, y el jardín es toda una tentación para hacer de él la mejor terapia anti estrés. Con unos cestos para las toallas, quedará perfecto.

3.

El porche.

Me encanta el porche. Esos colores tan engamados de paredes y colchonetas le dan un look como italiano. ¡Qué buena idea es tener sofás de obra esquineros! Les pones colchonetas, cojines y ya lo tienes. Este porche tiene además chimenea, para cuando venga el frío. Eso sí, diría No a la tele ahí fuera. ¡Mucho mejor hablar, leer, hasta hacer punto!

4.

La cocina.

Angelina se merece una gran cocina para empezar una nueva vida. La de esta casa se merece un gran sí, con esa isla comodísima, en U, para cocinar, desayunar y hasta tener entretenidos a los invitados mientras preparas unos cócteles. Mi única pega: tal vez la 'aclararía' un poco. La pintaría de blanco, muebles, estanterías y marcos de ventana incluidos. 

5.

El comedor.

El nuevo comedor de Angelina es elegante y agradable, ¡qué duda cabe! Con salida al porche y con vistas al jardín, las cenas aquí serán de lo más agradable. Pero dos cositas le cambiaría: las cortinas, completamente demodé, y el aparador, muy frío. En esta época de su vida la actriz necesitará calor de hogar, y nada mejor para eso que unos textiles sencillos, unas cortinas y unos manteles inspiradores. Y en lugar de ese aparador yo buscaría una pieza antigua, que dé un toque especial.  

6.

El salón.

 Amplio y con buenos materiales, está claro que al menos en el momento de las fotos no ha pasado ninguna estilista por aquí. Los muebles de la pared tan oscuros podrían tener una nueva oportunidad si, por ejemplo, los pintaran. Yo pasaría la brocha con blanco incluso en la pared de ladrillos, para darle un rollito más nórdico. Y desde luego faltan accesorios, alguna alfombra, cestos, plantas, ¡hasta le pondría una funda al sofá! Quedaría más relajado.

7.

¿Una copa?

La nueva casa de Angelina tiene esta salita de estar, suponemos anexa al bar (en la siguiente imagen). Yo haría desaparecer de un plumazo la pared del fondo, con todo ese cristal. Si tienes botellas, vale que hay que darles un sitio, pero así se enfría completamente esta estancia, que sólo con esas butacas y esa alfombra sería muy agradable. El papel pintado tampoco me gusta. Buscaría sin duda algo más engamado, más acogedor.

8.

Bienvenidos al bar.

Puede que mi NO más rotundo sea a esta parte de la casa, que me parece hortera no, lo siguiente. Es verdad que en su juventud Angelina fue muy macarra, y tal vez necesite un poco de buen rollito de vez en cuando. O que a sus hijos adolescentes les haga gracia, pero a mí me espanta. No le veo solución además.

9.

La calma.

¡Uf, menos mal! Después del estrés del bar, existe un remanso de paz en esta casa y está en el dormitorio. El color es bonito y tiene buen tamaño, pero le falta aún un toque de personalidad: cojines, algún plaid, tal vez otra alfombra gustosa encima de la moqueta, unas plantas de las que son buenas para el dormitorio y el descanso... 

10.

No a los brillos

. Angelina Jolie no es una Kardashian. No necesita este brillo ni este exceso en la bañera. Seguramente, le iría mucho mejor un baño relajado, de aires orientales, que le recuerde sus viajes a Asia. A este baño yo hasta le metería maderita en el suelo, pondría una cortina ligera, suave, y lo llenaría de plantas. Y cambiaría la bañera, claro.

11.

El tocador.

Me encanta la posibilidad de un tocador-vestidor en casa. Con su espejo de artista, ¡claro! Pero digo de nuevo no a los brillos y al negro, en este caso, de la chimenea. Cambiaría estor, lámparas, quitaría esos estantes de cristal, y para dar un aire afrancesado, metería papel pintado en el fondo del mueble.  

Querida Angelina,

No tengo ni idea de los motivos de tu separación de Brad. Pero sí sé que, cuando una mujer dice no, es no. O al menos, debería serlo. Tú has dicho no a una vida que ya no deseabas, y ahora llega la hora de volver a empezar. Llega la hora de los 'síes'. Pues ¡bien por ti!, querida. Porque ver a una mujer valiente, que se atreve a luchar por lo que quiere, siempre es una buena noticia.

Ahora déjanos, a las lectoras y a mí, buscar los nuevos síes que vas a decir en este, tu nuevo hogar, en Los Ángeles. Porque a una nueva vida le decimos sí con alegría, ¿no es así? Te mudas a una casa de alquiler, que según leo en una famosa revista italiana pertenece a otra actriz, Denise Richards. Está en un barrio tranquilo (y exclusivo, claro) y por fuera ya da buenas vibraciones. Es como una típica casa familiar americana, y eso me dice que te apetece darle una vida tranquila a tus hijos, que ya bastante tendrán con todo lo que se publica por ahí.

Una vez que entramos (y creo que las lectoras estarán de acuerdo conmigo), nuestro sí más rotundo es al porche. ¡Qué buena solución son siempre los sofás de obra esquineros! Les pones unas colchonetas encima, unos cojines, y ya tienes tu rincón chill-out. En El Mueble he visto varias casas con esta idea, y ya si me la encuentro de nuevo en la tuya... eso es que la idea es universal ¡y buena!

Dentro de la casa, te digo sí sobre todo a la cocina. Puede que tú no cocines mucho, ¿o te gusta? ¡Es superrelajante! Te lo aconsejo como terapia. Es lo mejor. Y en esta cocina enorme, con esa superisla en U, ventanas que dan al jardín para cuando quieras mirar para afuera y dejar la mente en blanco, y con una buena combinación de materiales (piedra-madera-mármol), puedes pasar tardes fantásticas. El brunch aquí y en la terraza con tus amigas te ayudará mucho, ¡vas a ver! Lo único que le cambiaría es que la veo muy oscura. Aquí va mi consejo: pinta los muebles de blanco y ganarás luz, paz, y hasta un toque de vitalidad. El chalk paint, al menos en estas latitudes, ¡se lleva mucho! Y si te animas a hacerlo tú misma, verás que la decoterapia también es lo más en los momentos de cambios vitales.

Decimos sí también a tu dormitorio, con esos tonos beige y rosa nude, enseguida te relajas. Aunque yo pediría consejo en El Mueble para hacerlo más personal: ¿qué tal unos plaids? O unas cuantas flores, ¡el toque de alegría que tan bien nos hace! Unos cojines con estampados inspiradores son buen comienzo y final de cada día... Seguro que sabrás hacerlo, que eres una mujer con mucho mundo y tendrás objetos guardados de todos los países donde has estado.

La idea del tocador junto al dormitorio me vuelve loca, pero, lo siento Angelina, no puedo darte un Sí 100%. Esos brillos de la pintura y la lámpara, ese aire de presunta elegancia no me van. Preferiría algo más natural, incluso con un toque retro, con algún mueble vintage. La chimenea podría ser acogedora, pero en negro me resulta agresiva. Con esa butaca afrancesada, una solución sería tirar por lo afrancesado, y meter, por ejemplo, algún papel pintado.

Y aunque seas una estrella, tengo que decirte mis 'Noes'. Seguro que las lectoras están de acuerdo conmigo: decimos No a los brillos absurdos de la bañera. Eres Angelina Jolie, no una Kardashian. No te hace falta ese delirio. Ni esas lámparas a lo palacio real, ni ese estor. El papel pintado puede quedarse, según con qué lo combines.

En la misma línea, tu nuevo comedor es precioso, pero esas cortinas a lo Luis XVI ya no se llevan. Volvemos a lo natural, lo relajado, y tú, en esta nueva etapa, es eso lo que necesitas. ¿Mi consejo? Buscar textiles suaves, manteles, pasos de mesa y cortinas que te alegren el corazón. ¡Qué bonito se vería un juego con dos manteles en esa mesa! Si abres la puerta al porche y la cena es veraniega, hasta se pueden poner jarrones con flores, variedad de copas, velitas, y detalles que te hagan feliz. Porque esa es la clave, querida Angelina, que busques la felicidad de las pequeñas cosas. Seguro que ahora, más que nunca, es lo que quieres.

Nos despedimos, las lectoras y yo, con mucho amor. ¡Fuerza, Angelina! Te quedará una casa preciosa.

Miss Termita

P.D. ¿Nos invitarás a verla?

Y a ti, ¿qué es lo que más te ha llamado la atención de la nueva casa de Angelina Jolie? Ah, que lo que te ha gustado es esto de colarte en la casa de un famoso... Pues tienes muchas más, pues ya hemos entrado a hurtadillas en la de Elsa Pataky, nuestra amiga Mónica de Friends (Courteney Cox, vaya), Leo DiCaprio y hasta en el piso de Julia Roberts, entre muchas otras. ¡Sigue disfrutando de nuestro celebrity house tour!