4 /9

1.

Zanahorias, su poder bronceador está en los betacarotenos

00494295

¿Cuántas veces has oído que las zanahorias ayudan al bronceado? Muchas, seguro. Y la clave está en los betacarotenos, un nutriente que se transforma en vitamina A al llegar al intestino, y al pasar al hígado se almacena en forma de retinol, un compuesto básico en la pigmentación de la piel. Por eso los alimentos ricos en betacaroteno, como las zanahorias, ayudan a activar la melanina, favoreciendo y acelerando el bronceado.

2.

Piel bronceada ¡y sana! gracias a los betacarotenos

00424029

Lucir un bonito bronceado está muy bien, pero en verano conviene proteger más que nunca nuestra piel de las agresiones solares. Y los betacarotenos son un buen aliado, porque además de potenciar el color de la piel, tienen propiedades antioxidantes que ayudan a fortalecer la piel, mantenerla sana y a neutralizar los daños provocados por la radiación solar.

3.

¿Qué alimentos son ricos en betacarotenos?

00486381

Además de las zanahorias, casi todas las frutas y hortalizas de color anaranjado, rojo o amarillo son ricas en este nutriente: calabaza, mango, tomates –¡que no falte el gazpacho!–, melocotones, cerezas, papaya, patatas, pimientos... Las hortalizas de color verde, como las espinacas o las acelgas, también lo tienen. 

4.

¿Cuándo es el mejor momento de añadirlos a la dieta?

00487175

Si quieres aprovechar al máximo el poder potenciador del bronceado de los betacarotenos, debes saber que este compuesto alcanza su nivel óptimo de concentración 15 días después de haber sido ingerido. Por lo que ten en cuenta el calendario a la hora de añadir estos alimentos a tu dieta.

5.

Pimientos, un potente antioxidante rico en vitamina C

00418884 O

¿Y las naranjas?, pensarás. También, pero los pimientos les ganan por goleada, ya que tienen tres veces más vitamina C que las naranjas y, además, poquísimas calorías. ¿Y por qué es importante la vitamina C? Porque es un potente antioxidante que, además, estimula la formación de colágeno en la piel. Esto se traduce en una mayor elasticidad y resistencia de la piel. Y esto es clave en verano ya que, al tomar el sol, la piel necesita aumentar la producción de colágeno para no dañarse tanto.

6.

¿Qué alimentos son ricos en vitamina C?

00485816 O

Todos los cítricos son ricos en vitamina C, pero también puedes añadir a tu "dieta bronceadora" otras frutas como el kiwi, la papaya o los frutos rojos; y verduras como las coles, el brócoli y las espinacas. Alimentos, todo ellos, que además te ayudarán si estás en plena operación bikini. 

7.

Aguacates: ayudan a regenerar la piel gracias a la vitamina E

00461501

Un buen bronceado debe ir acompañado de una buena protección de la piel. Y la vitamina E ayuda a proteger las células de la exposición solar. Y es que, además de ser un importante antioxidante, ayuda a la regeneración de la piel gracias a sus propiedades cicatrizantes. Además de estar presente en el aguacate, la vitamina E la encontramos en el aceite de oliva, la soja o el germen de trigo. 

8.

Frutos secos, potenciadores del bronceado gracias al omega 3

00490368

Los frutos secos son ricos en omega 3, muy importantes a la hora de tomar sol. La función principal de los ácidos grasos omega 3 es cuidar y proteger la piel, porque evita su deshidratación, consiguiendo a la vez un bronceado mucho más rápido. Además de algunos frutos secos, los pescados azules –caballa, sardinas, atún...– son ricos en omega 3.   

9.

Nueces, favorecen la absorción de los rayos UVA

00444056

El truco está en el manganeso que las nueces y otros frutos secos contienen. El manganeso es un mineral que se encarga de una mejor absorción de los rayos UVA, actuando como protector a la vez que potencia la pigmentación de la piel. Añadir un puñadito de nueces a la dieta, además de ser muy saludable, te ayudará a lucir un bonito bronceado este verano.

Si los habitantes de la Antigua Grecia levantaran la cabeza y nos vieran tumbados en la playa como lagartijas al sol se pondrían las manos en la cabeza. Y es que lo de broncearse, además de ser cultural, es relativamente reciente. De hecho, durante milenios, la piel clara fue un símbolo de clase social. No fue hasta pleno s. XX que el tono canela típico del verano se convirtió en un símbolo de prestigio social. Y también fue entonces cuando se descubrió la utilidad biológica de una tez morena.

Más allá de que estar moreno sienta bien, sirve para protegernos de la radiación solar. Y es que, cuando tomamos el sol, unas células llamadas melanocitos nos protegen de los daños derivados de las radiaciones solares. ¿Cómo? Generando melanina, que absorbe la radiación como un mecanismo de defensa del cuerpo. Y como consecuencia, nos pone morenos.

Por eso es muy importante a la hora de tomar el sol en verano, hacerlo de manera segura. Sigue estos consejos y no solo lucirás un bonito bronceado este verano, sino que además la salud de tu piel te lo agradecerá.

Cómo broncearse con seguridad

  • Evita tomar el sol entre las 12:00 y las 16:00, porque es cuando los rayos UV son más peligrosos.
  • Escoge el protector solar más adecuado para ti, aplícatelo en cantidad unos 30 minutos antes de tomar el sol y vuelve a aplicarlo cada dos horas, incluso si es resistente al agua.
  • Usa cremas y productos especiales para después del sol, además de hidratar la piel te ayudarán a reparar el daño celular.
  • Renueva tus cremas solares cada año. La mayoría de los bloqueadores solares tienen un periodo de vida de 12 meses después de ser abiertos. A partir de entonces, perderán efectividad.