AHORRO

Los 11 errores que te hacen perder dinero con el aire acondicionado

El aire acondicionado se convierte en imprescindible en verano y eso lo nota nuestro consumo energético y, en consecuencia, la factura de la luz. Si evitas estos 11 errores podrás ahorrar ¡y mucho!

Txell Huguet Actualizado a

Aire acondicionado casa exterior

salon-comedor-con-elementos-fibras-naturales-y-madera-y-aire-acondicionado 442285 O

En verano el aire acondicionado se convierte en uno de nuestros mejores amigos. Pero es un amigo que suele salir caro, ya que supone un gasto extra en la factura de la luz. No podemos evitar que exista ese desembolso, pero sí que podemos darte algunas pautas que que sea menor. Estos son los errores que podrías estar cometiendo y que hacen que gastes de más al usar el aire acondicionado:

1. Bajar demasiado la temperatura

Por norma, cuanto más frío lo pongas, más gastará. Algo que realmente no es necesario porque con menos contraste de temperaturas y dejando un poco más de tiempo al aparato conseguirás una temperatura adecuada y sin llegar a pasar frío. ¡Y será mejor para tu salud!
Según la OCU, una temperatura de entre 24 y 26º C es suficiente para combatir los efectos del calor, sin excesivos gastos de energía. Basta con seleccionar 5º C por debajo de la temperatura exterior para obtener una sensación de frescor.

2. Encender y forzar la máquina

Llegamos acalorados del exterior y no se nos ocurre otra cosa que poner el aire acondicionado a 17 grados para que la casa se enfríe lo antes posible. ¡Error! Aunque te pases el día fuera, te saldrá más barato tener el aire encendido a una temperatura alta y agradable que evitará que la casa se caliente en exceso que ponerlo a toda máquina cuando llegues. Así mantendrás el ambiente a un temperatura agradable y no tendrás que forzar el motor. Aunque si tu aparato lo permite lo mejor es siempre programarlo.

3. No pasar un mantenimiento

Como mínimo, una vez al año, tu aire acondicionado debe pasar un mantenimiento para asegurar su correcto funcionamiento. Lo ideal es que llames un profesional antes de que empiece la temporada de más calor para que verifique tu aparato. El estado del líquido refrigerante es lo que primero mirarán, también que no haya fugas o defectos que puedan alterar su funcionamiento.

Dormitorio con comoda blanca y cojines y plaids azules y aire acondicionado

4. Olvidarte de limpiar los filtros

Cuando uses el aparato a diario deberás limpiar sus filtros una vez al mes. Para hacerlo deberás levantar la pantalla frontal, quitarlos y eliminar el polvo del interior del aparato.
A la hora de limpiar los filtros la OCU recomienda aspirarlos o lavarlos con agua fría. Nunca con agua caliente, ya que podría encoger o deformarlos. No lo hagas con productos inflamables, como el benceno. Después de lavarlos, déjalos secar a la sombra y no los coloques de nuevo hasta que no estén secos del todo.
Un truco para saber si los filtros están sucios es sacudirlos sobre un folio en blanco. Si cae polvillo, es que llegó el momento de limpiarlos.

5. Colocar cosas frente al aire acondicionado

Si tu split está colocado en una ventana, intenta que las cortinas no el vayan encima ni que las persianas tapen la salida del aire. Si el aire encuentra 'obstáculos' no enfriará como es debido y, además, funcionará más forzado para obtener la temperatura adecuada. Y lo mismo sucede con la unidad exterior.

6. Enfriar habitaciones vacías

Lo mismo que el aire no debería estar encendido cuando no estáis en casa, tampoco debería refrigerar habitaciones que están vacías. Es un gasto energético innecesario. Lo mismo que dejar el aire encendido toda la noche. Desde la OCU recomiendan que cuando te vayas a la cama uses el modo sleep o noche, que apaga automáticamente el equipo a las seis horas de funcionamiento.

Aire acondicionado casa exterior

7. No programar el aire

En relación con el punto anterior, debes aprovechar todas las prestaciones de tu aire acondicionado y la más interesante para reducir el consumo es la de programar. Con ella puedes encender, apagar y cambiar de temperatura de tu aparato de aire acondicionado. Lo mismo que haces en invierno con la calefacción, para no llegar a una casa fría como un témpano, lo puedes hacer con el aire acondicionado para todo lo contrario. Además, muchos aparatos puedes controlarlos de manera remota desde tu móvil u otro dispositivo, así que no tienes excusa.

8. Olvidarte de los ventiladores

Aunque tengas aire acondicionado en casa los ventiladores siguen siendo de gran ayuda durante los meses de verano. No solo para ayudarte a repartir el aire frío por toda la casa, sino también puedes usarlos en aquellos momentos en el que no hace tanto calor y con un ventilador la temperatura en casa es más que agradable.
En la mayoría de hogares se tiende a abusar del aire acondicionado y, en ocasiones, un ventilador es más que suficiente para asegurar un confort térmico. Además de mucho más barato a nivel de consumo.

Comedor aire acondicionado

9. No regular la entrada de calor

Pequeños gestos y hábitos pueden hacer que tu casa se 'caliente' menos y tu aire acondicionado pueda funcionar a una temperatura más elevada y, por tanto, menos forzado y con un consumo inferio. Así que es importante que no dejes puertas y ventanas abiertas y que regules la entrada de luz, sobre todo en las horas de más calor. Ten en cuenta que si tus ventanas están orientadas al oeste o suroeste, estás recibiendo más calor que luz. Por eso es importante que bajes persianas y corras cortinas en las horas de más insolación.

10. Tener un mal aislamiento

Para la OCU el aislamiento es clave para que tu aire acondicionado no consuma más de lo necesario, ya que si tu casa no está bien aislada el aire frío, literalmente se te escapa. Por eso debes comprobar que las puertas y ventanas de la habitación están cerradas mientras el aparato está funcionando y que quedan perfectamente aisladas. A veces unos sencillos burletes pueden evitar esas fugas y facilitar el enfriamiento.

11. Ubicar mal el aire acondicionado

Los aparatos de aire acondicionado siempre debe estar en un lugar alto de la habitación, mejor si están centrados para que así el aire se reparta de manera uniforme. Nunca deben estar cerca de fuentes de calor como estufas, cocina o chimenea. Es muy importante que el flujo de aire frío no se dirija hacia las personas, por eso no es recomendable colocarlos frente sofás, butacas o la cama. Y también tener en cuenta la estética.

50 trucos (muy fáciles) para ahorrar en casa estos días

Coronavirus

50 trucos (muy fáciles) para ahorrar en casa estos días

PULSA PARA GUARDAR EL ARTÍCULO

EL ARTÍCULO SE HA GUARDADO EN FAVORITOS

Podrás encontrar tus favoritos en el menú

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?