Vamos de paseo

¿Puedo sacar a pasear a mi gato con correa? ¡Damos respuesta a tu pregunta!

Por lo general, sí, es posible pasear a los gatos con correa. Sin embargo, algunos felinos no lo toleran, y hay muchos 'pero' que debes tener en cuenta

Gato con correa.

Pasear a un gato con correa no es tarea sencilla y solo se recomienda en determinadas situaciones.

Piotr Musiol/Unsplash

Gato con correa.

Los gatos son animales de compañía que viven felices dentro de las casas. A diferencia de los perros, los mininos no necesitan salir a la calle cada día para hacer sus necesidades (para eso ya tienen su arenero), ni para socializar con otros animales. Pero la pregunta que nos concierne aquí es: ¿se puede pasear a un gato con correa? La respuesta a grandes rasgos es sí, pero con muchos matices que estás a punto de descubrir.

¿Se puede pasear a un gato con correa?

Tal y como afirman en la Clínica Veterinaria Olivares, el gato es un animal que se estresa con mucha facilidad y puede manifestar comportamientos agresivos ante situaciones de miedo. Esta es la principal razón por la que no se recomienda pasearlo por la calle. Además, ponerle el arnés y pretender que camine a nuestro lado, es misión imposible si no lo hemos acostumbrado desde pequeño, y aun así, puede que la hazaña no funcione.

Ahora bien, la cosa cambia si lo que deseamos es pasear a nuestro gato por el jardín de casa o por el campo. Es decir, en entornos controlados sin ruidos ensordecedores y sin riesgo de atropello. En estos espacios, la experiencia puede volverse muy enriquecedora para el gato, ya que descubrirá nuevos estímulos que saciarán su curiosidad natural.

Un gato con el arnés puesto.

Dhavalaganga Acharya/Unsplash

¿En qué casos se recomienda pasear a los gatos?

Del mismo modo que hay gatos muy asustadizos para los que un paseo puede ser una experiencia traumática, otros gatos tienen alma de exploradores, así que estos últimos disfrutarán de lo lindo de un paseo junto a su cuidador en un entorno controlado y vigilado.

En la Clínica Veterinària Poblenou, recomiendan pasear a los gatos cuando estos sufren de sobrepeso u obesidad, ya que se trata de un método estupendo para que los felinos practiquen ejercicio de una forma mucho más activa y entretenida que el interior de los hogares.

Por otro lado, los gatos que suelen escaparse de casa también se verán beneficiados por los paseos con correa. Así, conocerán de primera mano (o pata 😝) lo que hay tras los muros. Como ves, conocer la personalidad de tu gato es clave a la hora de decidir pasearlo o no.

Un gatito aprendiendo a pasear con arnés y correa.

Zoe Gayah Jonker/Unsplash

¿Cómo enseñar a un gato a pasear con correa?

Como ya mencionamos, para que un gato se acostumbre a los paseos con correa, lo ideal es enseñarlo desde pequeño, ¡y tener paciencia!

  1. Elige un arnés de seguridad a su medida, jamás optes por un collar y una correa, porque el gato se podría escapar y el collar podría ocasionarle daños en la tráquea.
  2. Ponle el arnés dentro de casa de manera gradual, unos minutos cada día, hasta que lo naturalice. También es buena idea darle un premio, pero nunca castigarlo en el caso de que no lo tolere.
  3. Si todo va bien, es hora de incorporar la correa. En este punto, es importante que no lo guíes, sino que lo dejes pasear a su manera.
  4. Las primeras salidas al exterior han de ser cortas, con 5 minutos es suficiente. Si el gato está cómodo, puedes ir aumentando poco a poco el tiempo de paseo según sus necesidades.

Y por supuesto, antes de sacar a pasear a tu gato, asegúrate de que tiene todas las vacunas y desparasitaciones al día. Consultarlo con el veterinario siempre es lo más adecuado. ¡Recuerda que todo es por su seguridad!

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?