Aunque he decidido titular con un llamativo NO en mayúsculas, la realidad es que en decoración nunca hay negaciones rotundas, y es que el gusto personal y las rutinas diarias son las que perfilan y diseñan, al final, la forma en la que decoramos nuestros hogares. 

De primeras te diré que NO puedes mezclar más de un estilo, que NO debes apostarlo todo al blanco o que NO es recomendable decorar con colores vivos u oscuros un piso pequeño. Y seguidamente te confesaré que mi piso de 50 m2 está repleto de muebles de color rojo y que sueño con una casa estilo Santorini donde la luz se refleje en techos, paredes y suelos inmaculadamente blancos. 

El gusto particular es la única regla que debemos seguir, pero como periodista especializada en decoración, me tomo la libertad de recomendarte e inspirarte con dormitorios acogedores y estilosos que tienen un denominador común: la ausencia de telas blancas en los cojines. Y repetimos, siempre hay espacio para las excepciones. 

1 /5

1.

Paredes oscuras, tonos claros

cama tonos tierra sabana blanca colcha lino cabecero marrón molduras
El Mueble

Cuando se trata de decorar espacios oscuros o estancias con paredes pintadas de colores fuertes, los tonos claros, que no blancos, son nuestros mejores aliados. El blanco nos aleja de esa calidez tan anhelada en un dormitorio, por lo que los matices tierra, desde el beige, pasando por el ocre hasta llegar al caldera, serán nuestros mejores aliados. 

En este estilismo se han colocado de forma estratégica dos grandes cojines en el tono más clarito, para crear contraste con la pared y los accesorios de menor tamaño. 

2.

Elige un color protagonista

dormitorio sin cabecero cojines tonos azules
El Mueble

La ropa de cama blanca es la que nos proporciona mayor sensación de limpieza y calidez. Y es por eso que en las capas que decoran la cama debemos huir de ese color. Para contrarrestar y para fomentar un ambiente estiloso y acogedor. En este caso se han combinado tres modelos diferentes en un mismo verde agua, por un lado, un tejido gofrado, otro liso y luego uno de estampado floral. El cojín redondo del centro aporta la nota natural a conjunto con las lámparas de techo.

Con este dormitorio confirmamos el acierto que es apostar por una tonalidad única y variar en texturas y estampados.

3.

Sí a los estampados

dormitorio cama tonos tierra terracota cabecero blanco
El Mueble

Dado que el cabecero era blanco, no había duda para escoger el color de los cojines de la cama. Estos se han colocado de más neutro a más vibrante y combina dos tipos de estampados separados por fundas de lino lisas. 

4.

Efecto lavado para más coherencia

cama cabeceros cuadros cojines naranjas y verdes
El Mueble

Si, como en este caso, hay una fuerte presencia de colores en el dormitorio, apuesta por cojines en tonos claros y lavados para aportar ese extra de luminosidad sin romper con las tonalidades protagonistas. 

Los cojines más grandes, así como los más pequeños, lucen un rosa empolvado muy flojo que contrarresta con el terracota, verde y gris azulado. 

5.

¿Un poco de blanco? En pequeñas dosis

dormitorio ropa cama naranja y blanca pared cabecero collage cuadros
El Mueble

Hemos dicho que mejor no usar el blanco, pero como ya he apuntado desde un principio, en esto de la decoración nunca se sabe. Y concluimos esta selección con una excepción. Los dos cojines blancos se 'aceptan' porque contrastan con la ropa de cama y las almohadas de color beige. En esta ocasión el blanco tiene presencia y poder decorativo, ya que actúa como un color protagonista y no como una base neutra.